21 de agosto de 2013

Metáfora del flotador de patito



En realidad el texto del otro día era este:

No puedo estar en todas partes, es un imposible, pero sí pudiera
o pudiese hacerlo pintaría las uñas del asfalto de los kilómetros que
hay hasta la justicia social.
De metáfora en metáfora buscaría ese lugar
, ese sitio, donde estar es estar con los demás, más allá de alguna o ninguna
religión. Buscaría sitios de intercambio de bienestar e, incluso, de felicidad.
Supongo que encontraría sitios con esas características, formales o informales, y si
después de miles de años de búsqueda no encontrase ese lugar, me tiraría a un barranco
con flotador de patito para, sencillamente, reírme del absurdo de la injusticia social.

¿Gobernarán las democracias los justos?
¿Ocurrirá eso alguna vez?
¿Tendré que tirarme con el flotador , de patito, al abismo?
...

Espero que el flotador tenga paracaídas.

La entrada anterior a este texto antedicho forma parte de un sumatorio, recurrente, de estupideces. No puedo esperar menos de mí mismo. Puede que sin los anexos, de la entrada anterior a esta, el texto signifique algo distinto. Aunque no lo creo. Además, así consigo una entrada más para este mes de extrañas vacaciones.


2 comentarios:

  1. "¿Tendré que tirarme con el flotador , de patito, al abismo?"

    Recuerda intentar caer de culo.

    ResponderEliminar
  2. "Espero que el flotador tenga paracaídas."

    Tírate mejor con tu muñeca hinchable que es como si llevara airbag.

    ResponderEliminar