14 de abril de 2013

Contubernio.


Roger estaba comiendo como los doscientos días anteriores. Este viaje en solitario hacia Marte suponía un cierto riesgo para él y para la misión, pero maximizaba mucho otros costes. Después de años de discusión sobre el proyecto HomoMarteI, Roger iba a ser el primer humano en pisar la superficie Marciana junto a un androide antropomorfo y uno rodador. Sus compañeros eran dos robots humanoides, y dos robots rodados, que obedecían todas su instrucciones. Para dichos robots, Roger era el dios de la nave Contubernio. La comida de Roger era su favorita: una hamburguesa de pollo a la plancha con aros de cebolla y mucho tomate frito. La visión proyectada durante el almuerzo de hoy era su visión favorita: la barra de una hamburguesería llena de gente pidiendo, y recogiendo sus pedidos. Roger, con esta frecuente proyección, se sentía acompañado mientras comía en soledad interplanetaria, durante la primera órbita en torno a Marte, habiendo llegado al destino de la fase de ida. Marte estaba abajo y Roger comía virtualmente acompañado.

El niñato de dos metros de alto se apoyaba en la barra de recogidas mientras parecía escuchar a la preciosa mujercita que estaba a su lado. Decía a todo que sí, y se sentía el amo del universo.

- Luis. ¿Has visto el color de mis uñas?
Luis - Si. Son bonitas. - mirando hacia otra parte para enseñar su perfil de justiciero del oeste.
- Pues me ayudó a pintármelas Luisa.
Luis- ¡Guay! - sin mirar a su compañera que no dejaba de ver lo guapo que era él. A Luis le gustaba que le mirasen. Le gustaba sentirse observado por las mujeres. Era guapo, estaba bueno, y se aprovechaba de ello. Ya había estado con media clase del instituto.
- ¿Vendrás esta noche a mi habitación? -mirándole con cara de pollo de Simago (antiguo supermercado económico parecido al Mercadona).
Luis- Vale. - sonriendo levemente y mirándola de frente medio segundo. ¿A qué hora me paso?
- ¡Bien! -dando saltitos de alegría adolescente. Pásate a las once.
Luis- ¡Guay! Llevaré una botellita de champán.
- Eres como el espía cero cero siete.
Luis- Cero,... Cero. - riéndose los dos ante la insinuación de él.

El guaperas y la muchacha desaparecen de la visión proyectada, y aparece un hombre gordo, básicamente redondo, que junto a su gorra rociera comienza a cantar sevillanas rocieras mientras espera su hamburguesa.

- Ayyyy.
- Der porvo der camino, tengoo la bocaaa seca.

Mientras observa al feliz rociero con su cante, mira a su izquierda y, tomando consciencia del ruido de los sistemas de ventilación del habitáculo de simulación que tanto frecuenta, pues es su lugar favorito en la pequeña nave Contubernio, observa a su izquierda la presencia de una mujer no programada. La mujer parece participar en un 'wasap' continuo con el móvil y permanece ajena al observador. Roger, abandonando el último bocado de la hamburguesa, pregunta a ordenador de la nave:

- ¡Atención sistema! ¿Estás proyectado algo fuera de pantalla?
- Negativo. La proyección es la de siempre. Proyección Ordinaria V. Se está proyectando en el plano de siempre. Plano situado frente a Roger.
- Stop. Interrumpe proyección.

Mirando a la mujer 'Wasap' que teclea y teclea sin parar. Esperando que cuando El Sistema interrumpa la proyección...la mujer desaparezca. Pero la proyección se interrumpe y la mujer no desparece, sino que se gira sin abandonar su asiento y comienza a hablarle a Roger.

- Saluton. Roger.
- Saluton. Saluton. - pli Blanka ol iam, kaj la testikoj en la gorĝo.
- Kiel vi fartas, Roger?
- Mi estas malbone. Mi estas timigi.
- Mi komprenas. Mi ne estas dangero. Trankvilo Roger. Trankvilo.
- Kiu vi estas?
- Soy de otro planeta. (*)
- ¿Y cómo has aparecido por aquí? ¿Qué quieres?
- Vengo a presentarme ante ti, y ante tus compañeros terráqueos.
- ¿Con qué propósito?
- Ayudaros a resolver vuestra estupidez.
-¿Qué estupidez?
- La de vuestra sociedad. La de vuestro sistema.
Sistema - Esperando instrucciones. - responde el Sistema de la nave.
- Permanece a la escucha. - ordena Roger al Sistema, insinuando a la mujer que continúe su argumentación. ¿Cómo vas a ayudarnos? - pregunta Roger con preocupación.
- Con un poco de magia y una advertencia.
- ¿Qué magia? ¿Qué advertencia?
- Primero la advertencia. Después la magia. Dile al Sistema que grave y envíe en tiempo real mis palabras hacia la Tierra.
- Sistema. Envío de datos masivos en tiempo real...¡Ahora!
Sistema- ¿Todos los datos? Solicito redundancia Seguridad. No estaré en linea hasta dentro de diez minutos. Espero instrucciones.
Roger- Sistema. Envío de datos masivos. Redundancia Seguridad...¡Ahora!- el Sistema entra en silencio al usar todos los recursos disponibles en enviar todos los datos posibles a la tierra.
- El Sistema estará ocupado...Tienes diez minutos para hablar y ser escuchada. - expresa Roger mirando con respeto a la extraterrestre declarada, a la intrusa.
- Sobrarán nueve. Esta es nuestra advertencia:

Somos gente de paz pero estamos cansados de vuestra estupidez generalizada. Estamos cansados de vuestras injusticias justificadas. Llevamos mucho tiempo observando despropósitos y hemos decidido intervenir.
Advertimos que si en cinco años no resolvéis las injusticias sociales provocadas por vuestros dogmas económicos y egoístas, a todos lo niveles sociales... Intervendremos bloqueando vuestro poder de manipulación sobre la naturaleza...

¡Bloquearemos vuestro desarrollo Científico y Tecnológico durante cien años!
¡Y muchos volveréis mentalmente a la Edad de Piedra!

Establecemos que tendréis que cumplir estos dos requisitos antes de mi vuelta:

-Uno- Todo pobre y/o marginal deberá ser sacado de su situación sin dar NADA a cambio de la ayuda. A posteriori no deberá realizar una acción social involuntaria. Tendrá un mínimo de dignidad real que le dará el sistema. Si está enfermo, será ayudado sin intercambios a corto, medio, o largo plazo.
¡Importante y redundante!
Todo pobre será ayudado a fondo perdido, y no se le solicitará devolución del favor de alguna manera maquiavélica.

¡Stop!

-Dos- Los Seres Humanos con poder que hayan actuado como psicópatas respecto a los demás seres humanos deberán perder su posición de privilegio, y llevar una vida diga sin nuevos accesos al erotismo del poder.

Y ahora es el momento de la magia de que he hablado...Ahora voy a efectuar varios plegamientos espacio-temporales para demostrar el poder de nuestra raza. Saluton!

Marte desaparece de los sensores y del sistema solar. La nave Contubernio aparece orbitándo la tierra otra vez. Roger ha llegado a casa antes de tiempo, y la mujer 'Wasap' ya no está.

¿Volverá en cinco años?
Kiu scias?


(*) Interrumpo el Esperanto pues en esta bitácora, de momento, uso el español ,o el castellano, lo mejor que puedo. Entiéndase que la mujer 'Wasap' habla en Esperanto con Roger, pues sabe que es la lengua internacional del futuro (si todo va bien). Una lengua neutra que Roger habla perfectamente en el presente.