25 de marzo de 2013

Juventud Rebelde II


Advertencia:
Este texto puede molestar a personas sensibles. Ruego encarecidamente que las personas delicadas no continúen la lectura. Además, sinceramente, no pretendo ser irónico, sino sincero.

Gracias.

Dice mi antiguo libreto de Juventud Rebelde (escrito por E.Galindo y F.Donaire) en su página 132:

541 El amor es también el camino más corto para ir a Dios. Cuanto más se ama, más cerca se está de El.

Esta breve frase, de carácter lapidario por su evidencia semántica e incumplida -a nivel general-, ha lugar en esta Semana Santa que comienza.
¿Por qué se sacrificó Jesucristo en lugar de huir? (Según las escrituras publicadas en el Nuevo Testamento)
¿Alguien lo sabe de verdad?

Ha muchos años que fui a una Pascua de Semana Santa en Granada. En dichas jornadas, donde me acogió una señora creyente y muy amable, mi moral se fue haciendo más fuerte, y la ética fue a la saga. Recuerdo un momento concreto, con una chavala de muy buen ver, que discutimos aspectos de los Derechos Humanos para compartir reflexiones con los demás miembros del grupo. Unos Derechos Humanos que son papel mojado o, lo que es peor, papel higiénico usado (a los hechos me remito de esta crisis que ha incrementado la pobreza en muchos lugares, fuera parte de unos abusos u otros abusos...)
Ahora, que el agnosticismo escéptico me ha inundado- que pesado soy-, puedo escribir en libertad, mientras me dejen. Y me resulta muy curioso que:

Los de izquierdas piensen que soy de derechas.
Los de derechas piensen que soy de izquierdas.
Los creyentes piensen que soy ateo.
Los ateos piensen que soy un místico.
Los sindicalistas piensen que escribo como un empresario.
Los empresarios piensen que soy un sindicalista.

¿Por qué sucede esto?
Sencillamente... porque soy un hombre que piensa y opina y eso, queridos lectores y escritores- si pasa alguno por aquí-, no está supeditado a lealtades ideológicas. Solo soy leal a la vida, la paz y la ética. El concepto de amor que me enseñaron, cuando era cristiano, no soy capaz de ubicarlo aún ante el absurdo mundo del que formo parte (me guste, o no me guste).

Tras esta perorata vienen mis gritos de hoy:

¿Es capaz de amar el que solo ve su ombligo?
¿Es capaz de amar el que dice que es cristiano, y no lo es con sus actos?
(Pese a la panacea del perdón).
¿Es capaz de amar el hipócrita?
¿Es capaz de amar el empresario sin ética que explota a los otros?
¿Es capaz de amar el trabajador sin ética que no trabaja?
¿Es capaz de amar el cofrade que miente por poder?
¿Es capaz de amar el no-cofrade que miente por poder?
¿Es capaz de amar el mentiroso?
¿Es capaz de amar el sinvergüenza?
¿Es capaz de amar el asesino?
¿Es capaz de amar la víctima del asesino?

Creo, sinceramente, que son tiempos de libertad. Son tiempos de elegir libremente lo correcto y ser más coherentes con la fe, o la ética (para el que no profese fe).

¿Es capaz de amar un indignado?
¿Es capaz de amar un amante del dinero sobre todas las cosas?
¿Es capaz de amar un amante del placer sobre todas las cosas?
(Ejemplo: Conde Sade...Drogadictos -víctimas de los permitidos traficantes y sus socios-...etc.)

Los creyentes que gestionan las compañías eléctricas, que el año pasado ganaron más de dos mil millones de euros pese a los recortes (La Razón 28 Febrero 2013), ...
¿No entienden que la energía es un bien de primera necesidad?
¿Cómo es posible que la luz cueste cuatro veces más que hace diez años?
¿Pero esto de qué va?
Creo, sinceramente, que hay mucho cristiano de pacotilla... y que me disculpen, sinceramente, los auténticos cristianos. Hay mucho cristiano que ha perdido el norte con la obsesión por el dinero. Hay algunos cristianos hipócritas. No seáis tan falsos, hombre. Siendo ateos, por ejemplo, no tendríais que atender tantas moralidades cristianas. ¿Verdad?

Saluton. (Saludos en esperanto).

Posdata: Saludo en esperanto es Saluto, pero se dice Saluton porque la -n final, que se usa muchísimo  ,significa algo así como: 'yo te saludo a tí' , o 'yo os saludo a vosotros'. Creo que es el modo acusativo:

Mi volu saluton! --- 'Quiero saludarte'...

Saluton!