8 de marzo de 2013

El Amo


En el principio todo fue constituido. Fue hecho el mar. Fue hecha la tierra. Fue hecho el cielo. Fue hecha la constitución. Y los animales fueron sometidos a los designios de él, que no de ella (lo siento). Fueron sometidos a los designios del Amo. Solo él podría decidir el futuro de los animales más inteligentes y menos inteligentes. Él, en su juicio justo, decidiría el futuro de sus bestias.
Algunos de esos animales hablaban con él, porque podían hablar con él.
- Señor. ¿Por qué no permites que nosotros, los elegidos, seamos los gobernantes de los animales inferiores?
- No tiene sentido. Lo haríais mal. Lo haríais peor que yo. Os lo aseguro. Vuestros instintos y pasiones decidirían por vosotros. Los animales no pueden tomar decisiones importantes porque, sencillamente, 'la cagan'. Además no hay animales inferiores ni superiores, solo hay animales.
- Pero... ¿No nos has hecho a tu imagen?
- Ciertamente sí. Pero estáis 'capaos', o recortados en el diseño.
- ¿Capados?
- Si. Así es. No podéis desarrollar todo vuestro potencial. No me interesa. Si pudieseis desarrollar vuestro potencial seríais dioses como yo. Eso, querido discípulo , no tiene sentido porque, sencillamente, yo dejaría de ser el Amo.
- ¿Y si nos 'decapamos'?
- Sencillamente os destruiré. Sois unos caníbales. Os mataríais los unos a los otros.
- ¿Caníbales?
- Así es desde el momento en que conseguir vuestros objetivos pasa por olvidar los derechos de los otros.
- ¿Los otros?
- Si. Esos que perteneciendo a vuestra especie os importan un mojón.
- Nosotros conocemos la caridad y somos honrados contigo.
- La caridad, querido discípulo, no es suficiente aunque, visto lo visto,sí es necesaria.
- ¿Qué la caridad es necesaria pero no suficiente?
- Si. Más sencillo el agua clara de la montaña nevada.
- Entonces. ¿Qué va a pasar con nosotros?
- Viviré siempre entre vosotros para dirigir vuestros actos.
- ¿Qué me recomiendas para ser un buen discípulo?
- Intenta que la gente no piense. Mantén los ocupados. Así todo irá mejor. Se harán menos daño entre sí.
- Pero...Entonces... ¿Para qué sirve la filosofía?
- Para nada. La posibilidad de pensar que ofrece la filosofía no es más que un entretenimiento para aquellos animales que tienen tiempo para pensar.
- Señor. En mi obediencia hacia ti me gustaría ser un dios a tu servicio.
- Ya veré lo que hago en unos siglos. Tengo que marcharme ahora, pues he quedado con una de mis concubinas.
- Esquíe bien, mi señor. Esquié bien, Señor Zeus.

Y viendo el discípulo que su dios iba a copular, él fue a copular con su esclava favorita. La puso mirando hacia el templo de los dioses en varias posiciones, y ocasiones. Fustigó a su preferida. Su preferida era suya. Él era un animal que quería ser un Dios. Él creía que estaba por encima de los otros sin ser el Amo. Él quería ser un ser superior. Quería, y creía, tal patraña, la buscaba, aunque no dejaba de ser una hez enjabonada entre bestias de cerebro grande. Él era un animal, creado por el Amo, y pensaba que era algo diferente a los otros. El discípulo estaba equivocado, y el Amo lo sabía...
El discípulo se llamaba Hombre, y fue conocido como Adam...Además, evidentemente, a los dos les gustaban las costillas.

2 comentarios:

  1. Anónimo8/3/13 13:54

    "Y viendo que Carenado estaba como la jaca de La Algaba y más caliente que el tubo de escape del Apolo 13, Dios le dio a Eva clases de taekwondo y una caja de sprays de pimienta".

    Libro 1 del Génesis Carenado

    ResponderEliminar
  2. Ay, Señor, Señor...8/3/13 14:50

    Definitivamente ayer saliste a cuatro patas de los Lagares

    ResponderEliminar