8 de febrero de 2013

Wall-e está en Sevilla


Este texto solo pretende expresar paranoias rodeadas de derechos propios, derechos ajenos y obligaciones ajenas. Surge en solitario desde el hedor y desde las moscas que acompañan cierta basura acumulada. No pretendo posicionarme ante conflictos entre empresas y trabajadores, pero si declaro que los trabajadores de Lipasam pueden dar palmas por tener derecho real a una huelga tan larga. Si hubiese, o hubiera, hecho huelga alguna vez en mi vida, habría estado en la calle  antes de la quiebra de alguna de las empresas en que trabajé. Habría estado en la calle sin dudarlo. Me alegra que los trabajadores de Lipasam puedan sujetarse al derecho a la huelga, derecho real o manipulado, sin ver peligrar sus empleos, siquiera el empleo de aquellos que realmente trabajan pues, a buen seguro,en Lipasam habrá de todo: desde muebles con nómina, hasta grandes y dignos currantes, sin dejar pasar todos los niveles aceptables e inaceptables de eficacia laboral remunerada. Comienzo este pequeño relato rodeado, empíricamente antes que mentalmente (o mediante extrañas conjeturas como las de la entrada anterior), de basura y de basuras.

Esta mañana me dijo un niño que había visto a Walle en la Avenida de la Paz. El niño, sin dudarlo, me dijo redundante:
- Si. Si. ¡Qué si! Que he visto un robot haciendo montones de basura encima del carril bici.
- Pero hijo. ¿Eso cómo va a ser?
- Qué si. Qué sí. Qué trabaja mucho y habla muy poco.
- ¿No será un Chino?
- ¡Qué va! ... Vaya. Vaya. Está por ahí. -señalando en una dirección y en un sentido muy evidentes.

Digo dirección y sentido porque me gusta la idea de vector, y el mundo está lleno de vectores , vencedores, y vencidos (de los que se dice muy poco, aún siendo la realidad de la mayoría de los participantes en concursos o guerras -desgraciadamente-).
Siguiendo las directrices del niño tomo rumbo hacia el carril de las bicicletas que recorre toda la avenida de la Paz. Ando ansioso y ligero como si fuese contra reloj. Me siento un avestruz desplumado. Con tanta prisa apenas observo el paisaje, o el paisanaje curvo de algunas féminas caminantes sobre zapatos, o sobre ruedas...

- #Guauuuu#.- debería haber pensado.

Tras dejar el hipermercado francés a mi izquierda continúo la avenida hacia una polvareda lejana. Es tal la polvareda que recuerdo la feria de Abril sin agua de lluvia: polvo, polvos, fino, rebujito, tapas, sonrisas, y sevillanas. En cierto momento veo furgones de policía local y observadores variados haciendo un semicírculo en torno a un objeto en movimiento rápido que va haciendo montones cúbicos de basura : dos por dos por dos; dos por dos por dos; dos por dos por dos, otra vez.
Dado que el robot no parece hacer daño a nadie me atrevo, en solitario, a acercarme a él para ver si en su velocidad habla.
- ¿Walle? ¿Eres tú?
- Waaalleee - dice mirándome durante un segundo antes de seguir en su tarea entre bolsas de basura.
- ¿Quién te ha traído?
- Naaadieeee. Yo trabajaaa basuraaa. Waaallee.
- ¿Eh?
- Basura llama a Waaalee. - mirándome otra vez durante un segundo antes de reiniciar sus cúmulos de ocho metros cúbicos.
-Basura necesita a Waaalee. -dice de nuevo.
- No puedes hacer lo que quieras. Para, por favor.
- Yo solo para, sino basura mucho tiempo.
- Es que hay una huelga.
- ¿Huelga? ¿Qué es una huelga? ¿Qué es? Wallee no comprende.
- Pero...
- Tu. Humano, mucho habla. - cogiéndome como si fuese una bolsa de basura.
- Tu. Humano, mejor aquí. No habla más. Yo mucho trabajo. Aquí mucha basura-colocándome encima de un mojón cúbico recién terminado y apestoso.
- Pero...
- Walle terminado aquí. Toma...para que tú no solo. - dejándome una muñeca hinchable, y usada, a mi lado...

No sé si continuará la huelga muchos días, pero si sé que me ha resultado muy extraño encontrarme encima de un mojón de ocho metros cúbicos de basura, junto a una muñeca así, mientras me miraban un montón de curiosos. Aún recuerdo las carcajadas cuando Walle me abandonó junto a la muñeca de plástico.

7 comentarios:

  1. Jacinton Post8/2/13 23:30

    Detienen a un piquete de Lipasam por quemar contenedores y a un robot, y a un desequilibrado por enseñarle el miembro a una cajera del Carrefour. "Creía que en los supermercado franceses se podía hacer", declaró el detenido mientras relataba sus angustiosas experiencias a la hora de agacharse para coger yogures griegos en un supermercado de Chueca.

    ResponderEliminar
  2. A mi lo que me preocupa es que Carenado estrenara la muñeca sin esperar a bajarse del mojón cúbico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi que le quiera regalar a la muñeca bombones el día de San Valentín

      Eliminar
  3. No se confirma que Carenado sea enlace sindical de Lipasam

    ResponderEliminar
  4. Tampoco se confirma que la renuncia de Benedicto XVI tenga que ver con que el nuevo papamóvil adquirido por el Vaticano, vaya motorizado con un aquanardo. "Yo ya estoy mayor para empujar el coche", dicen algunos testigos que le oyeron decir.

    ResponderEliminar
  5. Carenado, a ver cuando ponemos la antena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuestión de hablarlo y quedar un día en que podamos los dos.
      Un abrazo.

      Eliminar