28 de febrero de 2013

Andalucía Carenada


Viendo la tele con mis padres, y padres de mis queridos hermanos, ha salido la entrega de medallas para el andaluz más reconocido (o algo así). Tristemente, en mi fuero interno, han realizado la propaganda de un hombre de éxito, de un hombre que ha conseguido el sueño americano...
No tengo nada en contra del Sr. Banderas , de hecho me cae muy bien, pero, para mí, es un despropósito que le hayan dado una medalla.
¿Por qué?
Porqué Andalucía no es Estados Unidos de América, ni nada parecido. Andalucía es algo diferente al mundo de La América del Norte. 
Andalucía es Julio Anguita, aunque yo no esté de acuerdo con su idea de la tercera república (para qué, si todo el mundo sueña con ser El Rey). Andalucía es la Paqui, vecina de mi barrio que sin tener dinero acoge en su piso a una madre, y su hijo, que necesitan techo (hermana del novio de su hija -vale-). Andalucía es Manuel y Mercedes, dueños del kiosko de mi barrio que dialogan por los codos, de forma graciosa y sensata (impresionante). Andalucía es Sergio y Dani, yernos del dueño de los Lagares. Andalucía es Isabel o los gemelos, ferreteros de Felipe Segundo y del Tiro de Linea. Andalucía son mis amigos Ele y Elle junto a sus grandes familias. 
Andalucía son casi todos los compañeros de todos los cursos y trabajos históricos. Andalucía es Alejandro, el Tocayo de los granados, Mario el de los fósiles, o Eme, historiadores nacidos en Sevilla. Andalucía es Ana, Marco, familia, y amigos lebrijanos.Andalucía es Rafael y su Misión Esperanto. Andalucía es Antonio el Judoka, pintor y padrino. Andalucía es algún que otro apreciado Padre Blanco, siquiera para mí. Andalucía es El Lejía y sus hijos. Andalucía, incluso, es El Harkonen (personaje breve del proyecto Esperpento -ya terminado-) y Javi el Guitarra, pedigüeños pesados de los alrededores. Andalucía son médicos jubilados con gran verbo y ética, como el padre de mi gran amigo Ao, o el padre de un vecino apreciado. Andalucía es La Pili y sus hijos de Málaga. Andalucía es el Copy, o Antonio (amigo de Ao), amantes de la fotografía. Andalucía es religiones creyentes, o no creyentes (ateos -para mi una religión al fin y al cabo-). Andalucía es mi familia materna y paterna con todos sus miembros, aunque yo nací en Madrid.

Andalucía es historia, es mina, es campo y es cofrade y, sinceramente, puede ser mucho más de lo que es. Pero tristemente todos los andaluces, incluso muchos españoles, son su propio partido político (como le gusta decir al blogger de nombre Markos- malagueño-) . Hay un gran potencial que está perdido en la jarana y en la juerga, en el trastorno bipolar, o en la guasa desproporcionada. Si el andaluz fuese capaz de mantener un equilibrio entre la disciplina, no pillar cacho ante tentaciones, y el esfuerzo mental... Tendríamos un potencial envidiable. Lo curioso de esta última frase es que un ingeniero de Jaén  llamado Antonio, y su amada esposa, argumentaron hace muchos años que la clave del éxito personal está en la dedicación y en el esfuerzo constantes (sobre todo el esfuerzo mental, o el estudio). En cuanto los andaluces sean capaces de tener paciencia y dedicación en algo diferente a las tradiciones, campos y minas (que respeto profundamente)...Será un hito histórico. Y los catalanes tendrán que envidiarnos, con todos mis respetos hacia ellos (aunque algunos de ellos no sepan guardar las formas).

Saluton!

Posdatas:
1 - Quizás moleste a alguien que me considere una animal con pelo, o sin él, pero mantendré esta auto-degradación voluntaria mientras el mundo funcione como el culo. Solo cuando vea que hay un incremento de la sensatez, 'desbancando' la enfermedad mental del egoísmo desmesurado -dogmatizado con la falacia del máximo beneficio corporativo, o no corporativo-, renunciaré a mi propia lacra de la auto-degradación voluntaria (seguramente sea algo perpetuo). 

Mi estas sata de ŝtelo!

2- No puedo incluir a todos los buenos andaluces, y andaluzas, que conozco. Disculpad las ausencias en el listado redundante de arriba.