17 de enero de 2013

SAM, si.


El 26 de Marzo del año 1997 realicé un trabajo para una asignatura de una carrera que no he terminado. El trabajo era para la asignatura de Sociología de la Educación. Asignatura del curso puente que estaba establecido para los Diplomados en EGB que querían licenciarse en Ciencias de la Educación (conocidos como Pedagogos).
El trabajo consistía en un taller de Electromecánica para niños de más de 9 años que vivían en las Vegas (3000 viviendas de Sevilla), y recibían clases en el SAM (Servicio de Atención al Menor). Concreta-mente el taller trataba de que cada niño construyese su propio vehículo controlado por cable para que entendiese el hecho de que, normalmente, cierto esfuerzo en el tiempo lleva a resultados interesantes (en este caso concreto a un juguete, un coche, que él ha realizado paso a paso)...
Con la que está cayendo actualmente y ante la vulnerabilidad de una población marginal que crece, siquiera en muchos casos de nueva pobreza, creo que ha lugar trascribir algunas palabras propias del apartado 12, o conclusión, de mi patatero e histórico trabajo.
Me copio a mí mismo en el tiempo, cuando todo se ha vuelto más estúpido. Este mundo, esta España, no sabe establecer prioridades más allá del capital. Desde el momento en que los inventos, como el dinero, se anteponen a las personas...algo no funciona. Y, desgraciadamente, algo no funciona desde hace mucho tiempo. Lloro y gimo por dentro.

La iniciativa del SAM, de la Asociación Entre Amigos, constituye una alternativa muy interesante para la socialización de los náufragos potenciales...
El barco llamado SAM , con su tripulación, constituye una alternativa real de recuperación potencial de seres humanos inmersos en un entorno muy desfavorecido, para que asuman las normas del 'continente' próximo como suyas y necesarias...
He visto con mis propios ojos dialogar con un chaval que se arrepiente de un acto y es perdonado; también he visto cantar fandangos. He contemplado como el cariño está siempre presente pues los tripulantes perdonan cuando el pasajero acepta su error. He encontrado un barco que casi es una isla.
Este tipo de iniciativa es un primer paso para la salvación real de estos pasajeros tiernamente humanos y consecuencias de sus circunstancias.
El segundo paso sería potenciar-les posibilidades laborales en trabajos manuales. (Como ya hacían con los adolescentes).
El tercer paso sería formarlos para trabajos más cualificados...
Debería hacerse un esfuerzo institucional, no hay otra opción, pues la administración pública es la única (junto a las diferentes iglesias) que no tiene ánimo de lucro y posee poder económico suficiente. Un día pensé (lo hago a veces) que podía hablarse con empresas privadas que buscan su natural beneficio, tardé poco en reírme de la absurdez de la idea...
Como consecuencia de esta apreciación deduje que si resulta que la administración pública no llega, con sus fondos, a sitios como este, y las empresas privadas pasan porque no hay beneficio -aparte del mundo del hurto o la droga-, nuestro sistema social falla por algún sitio, o está podrido por algún lugar.
Estando en el SAM he vuelto a alimentar la esperanza de que con la extensión de servicios como este, aumentaría la flota de embarcaciones con náufragos , se generaría cambio social, se transformaría la realidad. El mundo transmutaría en algo mejor.
Y... la iniciativa SAM, y semejantes que hay por doquier, sería un primer paso, la base de la eliminación de discriminaciones en un futuro mejor que ha de llegar...
Y , en esta labor, los científicos de la educación (auténtica-mente profesionales) serán un elemento singular de transformación social junto a otros profesionales de las ciencias sociales, esas que están en pañales y creciendo.

Transmutemos todos con esfuerzo y cariño comprensivo.

Hace unos meses observé un artículo de prensa en que Luis , gerente de la Asociación Entre Amigos, opinaba sobre la situación actual del barrio de Las Vegas. Tengo el artículo en algún lugar, cuando aparezca realizaré una entrada al respecto.

Saludos Utópicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario