1 de diciembre de 2012

Místicas en tiempos de crisis

Como no podía ser de otra manera, próxima o lejana en el tecleo, hoy toca un poco de filosofía 'chimpancipesca' con la que reflexionar sobre el mundo y sus circunstancias, o siquiera intentarlo.
Desde mi perpetua animalidad, y peluda, se me ocurre que la única grandeza del ser humano, la única grandeza posible y deseable en él, es que cada ser humano, en sí, sea grande. No hay otra opción en mi mente. Otra opción perturbada se convertiría en una mentira e, incluso, en una mentira caníbal. Y así nos va. Siento deciros que por mucho que les pese a algunos, o a algunas, somos animales con alma o sin ella. Esta parrafada, solo necesaria para mí, es el simple anticipo de ciertos intentos de reflexión ilógica . No os molestéis con ellas, con mis reflexiones ilógicas, porqué las escriba un auto-degradado consciente e irresponsable.
Hace muchos años, cuando practicaba el voluntariado y su utopía, contacté con la asociación: Cristianisme i Justicia. Una asociación relacionada con la Fundación Lluis Espinal. Si mal no recuerdo fue durante unas jornadas de voluntariado que organizaron en el Pabellón de Exposiciones y Congresos que hay pegado al teatro Lope de Vega, ese que se construyó para la exposición de 1929 . Tras ese contacto puntual he estado recibiendo sus cuadernos C.J., o sus Cuadernos de reflexión Permanente (así lo entiendo aunque pueda estar equivocado desde mi mente de patata o tubérculo). Reconozco que no sé cuanto tiempo más seguiré recibiéndolos, pues no puedo colaborar económicamente ante mi pobreza. No obstante eso no importa pues (ahora es cuando voy al cogollo del asunto) su cuadernillo 180, cuyo título es: UNICIDAD DE DIOS, PLURALIDAD DE MÍSTICAS, ha llamado mucho mi atención recientemente. Pese a mi agnosticismo confeso, reconozco en dicho documento un esfuerzo sincero de expresar las relaciones de las distintas culturas, del tiempo de los humanos, con el Misterio. Y todo pese a mi duda metódica sobre la existencia, o no existencia, de Dios.
El Sr.Faus hace una primera división entre MÍSTICAS DEL SER Y MÍSTICAS DE LA FE. Dentro de las Místicas del Ser va desde el Hinduismo, pasa por el Budismo, y llega al Taoísmo.
Entre estas místicas del Ser llama mi atención, en el documento de Faus, la traducción de unas palabras de Lao Tse (Taoísta). Unas palabras que supongo que son una traducción correcta de las palabras originales de Lao Tse. Unas palabras que han conseguido emocionarme. Son estas, o estas son:
"El mar se convierte en rey de todos los ríos porque está más abajo de ellos. Por tanto, el sabio gobierna a la gente rebajándose en su discurso y la dirige poniéndose detrás".
Y también encuentro otra fase emocionalmente intensa, siquiera para mí, cuando Lao Tse , en la página 11 del cuadernillo 180, vuelve a escribir tal cual 'meme':
"No hay mayor defecto que la codicia".
Tras la reflexión sobre la mística del Taoísmo, según las palabras del Sr.Faus, comienzan las místicas de la fe donde la Primera Mística  es el Judaísmo, a continuación el Cristianismo y, finalmente, el Islamismo.
Con un claro sentido cronológico de las místicas, equivalente al de muchos libros de historia,  vuelve a llamar mi atención la página 15 donde Faus vuelve a citar a un nuevo autor (o sea un autor cita a otro autor haciendo lo que hoy se llama 'meme'). En este caso cita a Vazquez Montalbán y añade una frase interesante entre paréntesis:
"Israel ha sido el único pueblo que contó su historia no para glorificarse a sí mismo sino para mostrar su indignidad ( y a la vez, añado yo, su confianza en Jahvé a pesar de esa indignidad)."

Tras dejar el cuadernillo parado en este punto, como yo, me sorprenden varias paradojas reflexivas:

1- pretender, como animal 'tecleador', escribir de grandeza total, o de todos, citando grandes palabras de unos pocos.
2- no comprender como el sincero pueblo judío, siquiera al contar su historia indigna, continúa siendo indigno. Y, ojo, los demás pueblos en su hipocresía religiosa también son indignos (que nadie confunda el sentido general de estas palabras). Así pues, con todos mis respetos críticos, el pueblo judío debe ser el primero en comenzar a ser digno de Jahvé. Quizás, en ese momento concreto de las civilizaciones, sea cuando demuestre que es el pueblo elegido.
¡Sed el primer pueblo digno entre las distintas místicas!
Dejaos de estupideces y envidias. Comenzad a ser un pueblo de Dios pues "Dios es un Dios de las víctimas, y el hombre un ser necesitado de perdón" (página 15 del cuaderno 180. José I.González Faus).
Saludos a todos los pueblos y al Sr.Faus. Disculpad las palabras de un chimpancé filósofo que pretende la grandeza desde todos, desde El Todo formado por sus todos (conocidos como: sus partes). Siento haberos ofendido,si os he ofendido.

Posdata: Hay indignidad en el poder religioso de cualquier religión, pero eso no significa que todos su miembros sean indignos... aunque, tristemente, la mayoría si lo es. Tristemente la indignidad humana  está muy cerca del poder y de su frecuente pérdida de perspectiva. Me indigna que se sirvan en lugar de servir, me repugna tanta hipocresía. Debería seguir siendo un niño antes que 'esta cosa idignada' que soy, un ser con mucho pelo en el cuerpo. 

¡Doy un pelo por cada problema ajeno, y resuelto, a través de vuestra empatía!

No hay comentarios:

Publicar un comentario