18 de diciembre de 2012

Misión: Esperanto.


El título de esta entrada de hoy obedece a los propósitos del instructor que me ha iniciado, junto a muchos compañeros de aprendizaje, en el Esperanto. Dicho instructor ha demostrado que su devoción por un idioma neutral semejante al Sistema Internacional de Medidas es, sin lugar a dudas, su misión, su sentido, su lucha constructiva, su afán entre afanes de existencia. Como persona bien intencionada, llena de humor y reflexión, está luchando para que el Esperanto retome una nueva ola de expansión, tal cual sucedió a principios de siglo pasado, tal cual pasó en los años sesenta del siglo veinte. Espero que esa lucha sea fructífera, lúcida y provechosa para él y sus alumnos del pasado, del presente y del futuro (entre los que espero encontrarme). Deseo que esa lucha sea fructífera para todos los hablantes de Esperanto.
Desde este entorno animal, básicamente por mi condición repetida e insaciable de opinador indignado, animo a su progresión aritmética y geométrica entre los humanos de este momento histórico. Ha lugar, y es evidentemente necesario, que dejemos de estar aislados por las lenguas locales. Unas lenguas locales que deben seguir sin olvidar, precisamente, su localidad tribal y geográfica. Es muy triste, siquiera para mí, tener que aprender la lengua de las cultura dominante de mi momento histórico. Me parece limitado y lamentable que reine el dominio de una lengua sobre otras, aunque parece tristemente lógico desde la anciana filosofía del dominio de:

Una SuperEstructura (el fuerte) , sobre Una InfraEstructura (el débil).

Creo que es el momento de una nueva Ola Esperantista donde este idioma artificial , llamado Esperanto, tome su valor necesario y consecuente.

Enseñar, hablar, o aprender el Esperanto, debe obedecer a la necesidad imperiosa de una neutralidad lingüística que acerque a todas las culturas del mundo, que permita evitar el aislamiento entre los miembros de una cultura, y los miembros de otra cultura diferente e igual en importancia.
Este propósito de neutralidad no niega la circunstancia real de que a todos nos gusta que un extranjero hable nuestro idioma local, nuestra lengua materna. Evidentemente la necesidad de una Lengua Neutral entre los pueblos no niega el loable propósito de aprender otro idioma , u otros idiomas.
Escribir sobre la necesidad de una Lengua Neutral expresa la necesidad de fomentar la comunicación lingüística entre los pueblos del mundo. Para más inri este idioma artificial , que es el Esperanto, requiere un proceso de aprendizaje mucho más corto que el que necesita otro idioma Fuerte ( propio de la SuperEstructura dominante del momento histórico).
¿Por qué?
- Porqué aproxima raíces y vocabularios de muchas lenguas europeas y, curiosamente, tiene cierta estructura China en el uso de los verbos. Los Chinos no conjugan los verbos,y el Esperanto tampoco. Así pues cada verbo solo tiene ciertos 'Modos': Presente, Pasado, Futuro, Subjuntivo, Imperativo y Condicional (que sepa hasta el momento). Y estos 'Modos' usan los mismos sufijos para todos los verbos. No hay excepciones.
- Porqué no tiene excepciones gramaticales (que yo sepa).
- Porqué en su escritura las letras se pronuncian como se escriben.
- Porqué todas la palabras son llanas. El acento silábico siempre recae en la penúltima sílaba.
- Porqué ,cuando se escribe, no hay tildes...

Evidentemente estoy vendiendo la idea de la necesidad de expansión de este idioma Neutral más allá del miedo a perder la identidad local de la lengua madre. El propósito de este idioma Neutral (el Esperanto) es el acercamiento entre las culturas y como no somos telépatas, siquiera de momento, pues la idea es MUY BUENA. En consecuencia es el momento de que las Ideas Buenas comiencen a funcionar en el mundo de los humanos, en el mundo de los 'mojoneros' (por que siempre la están cagando anteponiendo intereses, conceptos ,y cosas, a ciertas condiciones compartidas por todos:
- SER  seres HUMANOS.
- ESTAR en el mismo espacio-tiempo. Estar en este espacio-tiempo llamado: Tierra de Hoy, siglo XXI).

Espero que no cometamos los mismos errores del pasado. Ya está bien. Es necesaria la esperanza. Es necesario el Esperanto, que significa esperanza en Esperanto.

Saluton! (Saludos).