28 de octubre de 2012

Sitio Frustración


Esta poesía tiene sus años. La escribí esperando a mi amigo el Nórdico en un bar mientras pensaba en el fracaso con una de mis Ex-musas. La he modificado un poco intentando conservar su base o sustrato.

I

En la mente espesa
las ideas se estancan,
Y la estima se pierde
en el pozo del vacío.

Y en el vacío del pozo
de aquesta mente espesa
,que es la mía,
las ideas se quedan perdidas,
Solas, extraviadas.
En la desesperación más fina.

Y...Cuando...
Las ideas se estancan,
Cuando solo hay desesperación,
Cuando solo hay vacío, desesperado.
Entonces surgen, canallescas,
ciertas ganas de agredir.

¡Solo ganas!
Pero ellas quedan dentro,
Pero ellas acompañan,
A la gran frustración
Del penoso ego y su sino.

Es entonces cuando llega
Solitaria, y entre ruidos
La gran frustración del ego
Aplastado, y plano.

Es entonces, solo entonces,
Cuando suceden tristes pensamientos,
Cuando suceden aquestos .
Es entonces, solo entonces, cuando:
necesito una saca,
necesito un tambor,
necesito un baile,
necesito...un grito.

¡Todo eso Preciso, en mi dolor!

Preciso una saca,
Preciso un tambor,
Preciso un baile,
Preciso un grito.
¡Preciso!


Preciso y Necesito:
¡ UN Grito indignado!
¡UN Grito sólido!
¡UN grito es estado sólido!
¡UN grito controlado!
Preciso, y Necesito,
como cualquier hombre frustrado.

Es entonces que viéndome a mí,
Los otros me asustan mucho.
Es entonces que viéndome a mí,
Los otros me causan terror.

Quizás por eso,
Quizás por todo eso
, y esto,
Este mundo es tan extraño.
Este mundo es tan raro.
Quizás haya en él,
Demasiados hombres frustrados.


II

Creo que toca auto-realizarse,
o, ¿Por qué no?
Auto-estimularse en múltiples sentidos.
¡Ustedes mismos!
Yo comienzo, ahora.

1 comentario:

  1. "Esta poesía tiene sus años. La escribí esperando a mi amigo el Nórdico en un bar...La he modificado un poco intentando conservar su base o sustrato".


    El texto original era este:

    Él vino en un barco, de nombre extranjero
    lo encontré el puerto un anochecer,
    cuando el blanco faro sobre los veleros
    su beso de plata dejaba caer.

    Era hermoso y rubio como la cerveza,
    el pecho tatuado con un corazón,
    en su voz amarga, había la tristeza
    doliente y cansada del bandoneón.

    ResponderEliminar