15 de junio de 2012

La primavera termina


Por mucho que piense en el ascensor espacial Almeriense, que curiosamente tiene forma de falo, no dejo de reconocer la presión de mi libido sobre la base de mi cráneo. Cuento esta pequeña historia en honor a los momentos descriptivos que pasé con mi amigo elle, y  que ahora paso con mi amigo "Jota Ce" cuando vamos a una discoteca a observar el paisaje y el paisanaje.

Hace unas semanas mientras iba a almorzar tras salir de mi amada biblioteca pública, caminaba pensando en la las ideas: ciston-jaula-piston, la propulsión electromagnética en broca y en los diversos interfaces del ascensor espacial Almeriense cuando, de repente, abandoné todos mis pensamientos y fantasías racionales sobre el pasado, sobre el presente e, incluso, sobre el futuro. Sufrí un scok, mis fantasías se disolvieron en algún lugar desconocido, la mente se me quedó en blanco, el pequeño nazi me llamó la atención y la vista, con su ojos, se centró obsesiva en dos culitos que me seguían por delante...Y no me equivoco al escribir que me seguían. 

¡Lo juro por los antepasados Homo! 

Creo que mi mente en blanco duró unos treinta segundos, según calculo,  pues fue el tiempo que tardaron en alejarse los dos culitos en movimiento pendular de pantalón corto, con pequeña sección de glúteo exterior, externo o fuera. Reconozco que en ese medio minuto no pensé en nada más que en lo que tenía en frente, esas formas que me seguían y que no me seguían.
Solo recuerdo mis pelos de punta y lo que no son mi pelo. Solo recuerdo dos melenitas charlando juntas y moviendo sus glúteos semi-desnudos aparentemente ajenos al observador empalmado. Aún me excito pensando en la escena y noto como llega el verano y las ropas ligeras. Agradezco de verdad que dejaran de seguirme, que se alejaran lentamente en otra dirección y sentido para poder calmarme un poco.

A fecha de hoy reconozco que en ciertos asuntos la naturaleza es sabia, es muy sabia y el cerebro del pequeño nazi, como le gusta decir a mi amigo Paco que no se llama Paco, tiene un cerebro muy eficaz. Dado su pequeño cerebro, celebro la libido y su impulso hacia unas nuevas generaciones que la mayoría de las veces no llegan. 

Posdata: puede parecerle a las mujeres, esas maravillosas creaciones, que para mi las mujeres sois objetos. Para mi sois personas pero mi libido no entiende de razones. Franqueza ante todo y , en mi caso, menos príncipes azules. Siento expresarme con franqueza desde mi racional educación perturbada.

5 comentarios:

  1. ey! t he enviado un correo torpedo! un día quedamos en la biblio par ver cul....digo libros

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Zerolín de Chueca16/6/12 10:38

    "¡Lo juro por los antepasados Homo!"

    ¡¡¡Oigh, y yo también!!!

    ResponderEliminar
  3. "Creo que mi mente en blanco duró unos treinta segundos"

    Si, pero tus calzoncillos en blanco durarán hasta que los laves.

    ResponderEliminar
  4. Mr. Magoo16/6/12 14:06

    "Solo recuerdo dos melenitas charlando juntas y moviendo sus glúteos...Aún me excito pensando en la escena"

    Eran el cantante y el batería de Mojinos Escocíos.

    ResponderEliminar
  5. Carenado Esteso17/6/12 23:36

    Y todo esto para decir que estás más salido que una lesbiana ciega en una pescadería...

    ResponderEliminar