13 de abril de 2012

Entremés del ascensor espacial AL


Advertencia: este texto puede ofender a alguien. Ruego que las personas sensibles no continúen leyendo esta entrada. Saludos sinceros.

Este texto lleva escrito unos días y ha llegado su momento. Ha llegado el primer entremés de una pequeña serie:

Expresarse y disfrutar de canalillos, glúteos apretados y formas femeninas no es sinónimo de querer compartir la vida con el otro sexo. Tampoco es sinónimo de ser el maestro Muten Roy o Ulong, personajes salidos de Dragon Ball. En este momento de mi vida, cuya duración ignoro, oír la palabra: mujer, llena mi mente de patata con demasiados ruidos mentales, demasiadas negociaciones, menos libertad desde mi esclavitud, desde mi evidente esclavitud. Como no comprendo la vida, pese a su belleza, no puedo negar el juego de las hormonas, ni el diseño natural de senos, glúteos y canalillos. Ese diseño supera mi pesimismo con tacones lejanos; con glúteos apretados. 

Es imposible el vacío de mi mente, aunque sea un bulbo, cuando contemplo alguien bonito, alguien pacífico que enturbia mis hormonas siendo primavera. Siento ineludibles tantos colores, tantas formas, tantas carnes deliciosas destapadas de diseños. Me sudan las manos y pienso en humedades.

Para completar la ausencia deseada de una compañera con que mover la cadera, entre otras tareas, creo mi propio mundo siendo consciente de él y me suda bastante que mi mundo os parezca absurdo, pesado o inútil. Yo no me meto en vuestras opciones, en vuestras vidas aunque ustedes, algunos, os metáis en la mía. Sé que la simetría es imposible. Que os den.

Liberada mi libido y mi ira en los dos párrafos anteriores continúo expresándome en libertad desde mi pobreza que aumenta, desde la pobreza que aumenta, desde mi desconocimiento y su ignorancia, desde el desconocimiento de los que se creen sabios en su sillón sin haber pisado la arena de la plaza. Que os den.

Como hay demasiados cabrones, demasiados hipócritas con poder. Como hay hombres muy listos que lo saben todo y son especiales. Como no puedo hacer nada para cambiar esa realidad; solo puedo aguantar mi existencia siendo un hércules verbal; solo puedo aguantar gritando y aportando ideas sin miedo a la crítica. Que os den. 

Por estas y otras razones surgen ideas como el ascensor espacial AL. Aunque sea redundante e inútil expreso la idea y la continúo. No he buscado en mi vida el pragmatismo ¿Por qué voy a buscarlo ahora? Que broten las ideas y los textos aunque añore comentar en otras bitácoras. Tuve que elegir en el camino del tiempo y de los bytes.  Ya he elegido. Elijo que os den.


Posdatas y preguntas:

¿Si no tengo miedo soy feliz?
¿Hasta dónde llega mi felicidad?
¿Dónde comienza la felicidad del otro?
¿Debe preocuparme la felicidad del otro, o no?
¿Hay felicidad sin pan? ¿Y sin techo?
¿Hay felicidad sin pan ni techo ajeno?
¿Afecta la felicidad del ajeno a la mía?
¿Son primas la felicidad y la empatía?
¿Es mi felicidad la distancia entre mi cerebro y mi nariz?
¿Qué hay más allá de mi felicidad?
¿Habrá algo más que un ombligo cultivado?

Sigue habiendo demasiados griegos. 
Unos están en el reconocimiento público, 
otros en el desconocimiento púbico.

¿Qué hacéis con vuestro aburrimiento?
Deberíais construir antes que otra cosa, 
pero es imposible.
Destruir es más fácil.
Solo sois unos infelices. 
Pobres homínidos de gran entrepierna.
Si encontráis la felicidad. Llamadme.
Posiblemente tenga forma de falo.

11 comentarios:

  1. Padre Mundina13/4/12 9:43

    ¿Hay felicidad sin pan? ¿Y sin techo?

    Sólo si eres una margarita, un geranio o un gladiolo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo13/4/12 9:48

    "Si encontráis la felicidad. Llamadme.
    Posiblemente tenga forma de falo".


    ¡Llamadme a mi también!
    Cerolo.

    ResponderEliminar
  3. Anatomía de Gay13/4/12 18:13

    "¿Hasta dónde llega mi felicidad?
    ¿Dónde comienza la felicidad del otro?"

    Si la felicidad es un falo:

    1. Tu sabrás, pero no creo que llegue muy lejos
    2. Justo encima de los huevos.

    ResponderEliminar
  4. No se confirma que Carenado esté asesorando a la Casa Real y a Repsol.

    ResponderEliminar
  5. "Sigue habiendo demasiados griegos. "

    No te agaches.

    ResponderEliminar
  6. "¿Qué hacéis con vuestro aburrimiento?"

    Escribimos en tu blog

    ResponderEliminar
  7. Homínido de gran entrepierna y lengua de serpiente13/4/12 22:07

    "Sigue habiendo demasiados griegos".

    Alcalde de Sitges

    ResponderEliminar
  8. "¿Es mi felicidad la distancia entre mi cerebro y mi nariz?"

    Teniendo en cuenta que piensas con el nabo, debes ser unas castañuelas.

    ResponderEliminar
  9. "¿Afecta la felicidad del ajeno a la mía?"

    Sólo si el ajeno es griego

    ResponderEliminar
  10. La prima de riesgo y Froilán se disparan14/4/12 13:30

    "¿Si no tengo miedo soy feliz?"

    No. Eres valiente

    ResponderEliminar
  11. "Por estas y otras razones surgen ideas como el ascensor espacial AL"

    (Entiéndase por otras razones la intoxicación por consumo de güisqui de malta de semiimportación y tapa de ensaladilla caducada de Los Lagares).

    ResponderEliminar