18 de marzo de 2012

Bibliotecas y pensamientos


Este texto de hoy puede ofender a personas sensibles a palabras mal sonantes o políticamente incorrectas, ruego encarecidamente que no continúen leyendo dichas personas pues no deseo que se sientan ofendidas. Ese nunca es mi propósito. Mi propósito es expresar ideas y pensamientos de aquella y aquesta manera inadecuada, incorrecta.

Reconozco en mi transparencia que muchas frustraciones me poseen y ayudan, inevitablemente, a realizar estos textos. El que quiera analizarlas que mire las suyas,y a partir de ahí hablaremos de las mías con total transparencia. Espejo y eco. Eco y espejo.
Siendo consciente de mis múltiples frustraciones conocidas y desconocidas, como ser Rey de España y no poder serlo -las tías acudirían a mí como moscas aún siendo feo; solo tendría que elegir la más mona y ser educado con las otras. Follar más ,o follar menos, sería la cuestión; incluso elegir con quien follar hasta cansarme o cansarla, también sería la cuestión-. 

Comienzo este texto frustrado de hoy, un día de una Primavera anticipada que cuece mi cerebro de patata bañado en libido y tirantes, incluso tirantas. 

He asistido a muchas bibliotecas públicas en mi vida: c)Alfonso XII (Sevilla), Morón de la Frontera (Sevilla), Provincial de Huelva (Huelva), Bibliotheken (Stuttgart, Alemania), Ciencias de la Educación (Sevilla), Perito (Sevilla), Matemáticas (Sevilla), Química (Sevilla), Las columnas (Distrito Triana de Sevilla), Villaverde Bajo (Madrid), Reina Sofia(Madrid), Facultad de Derecho (Sevilla), Escuela Universitaria de Prof.EGB(Huelva) etc...

De todas ellas me he llevado algo, me he llevado el sabor de la cultura. Un sabor que no tiene nada que ver con el de la Wikipedia u otros entornos virtuales. No tiene nada que ver aunque, evidentemente, no los desprecio pero, evidentemente, tampoco los idolatro. Sinceramente:

¡Prefiero idolatrar el sabor de la cultura en las bibliotecas públicas!

Debe ser que soy un conservador frustrado en papel blanco.

Reconozco también que de todas ellas he deducido algo: 

-Mi pequeñez en el tiempo y el espacio; la necesidad que tienen muchos de ser grandes a cualquier precio. 
-He sentido la grandiosidad idolatrada y la envidia en estado sólido. Mucha necesidad de permanecer en la historia de los humanos, donde no sé si incluirme. Bichos egocéntricos y libidinosos. La naturaleza sabe mucho de continuaciones y pruebas, sabe de instintos puros, sabe de hormonas y glúteos.

Independientemente de la libido hay tal necesidad individual de ser más que otro, que su magnitud impide que exista una inteligencia como especie que acerque el bien común hacia todos, siquiera en base a los parámetros actuales, en base al sistema vigente apoyado en la idiosincrasia homo (gracias por el término, amigo Dom).

Somos, inevitablemente, una especie estúpida. Es una pena:

1- Tener mil millones de personas pasando hambre y necesidad.
3- Padecer guerras frecuentes para que la industria del armamento consuma a costa de los débiles.
2- Tener una crisis económica que está destruyendo derechos históricos y evolucionados en la "gran Europa" que tiene que "competir" con Oriente (mayoría esclava, que no eslava). 
3- Tener religiones que aman el poder, que devoran a sus miembros con rituales e incoherencias prácticas o pragmáticas. Mucho tiriri y poco tarara.
4- Repetir, en democracia, la idea de que la mayoría somos peones de ajedrez en un tablero llamado tierra. ¿?
5- Un neoliberalismo que solo entiende de dinero sobre todas las cosas. 
¡Oye! ¡Eso fue lo que firmaste! ¡Quiero el dinero que te presté! Es lo razonable, es lo justo. Deberías controlar tu deuda.
6- Un comunismo, incluso socialismo, que no sabe como ejercer su poder porque se supedita a súper-egos, entiéndase dictadores de izquierda, que se emborrachan de poder, pierden el control de su ideología y castigan a los que opinan distinto con el paro. Von Neumann huyó de Hungría porque los comunistas cortaban cabezas en su país. Su padre era banquero y había educado lo mejor posible a sus hijos (según he leído porque entender, entiendo poco). 
7- El bonito socialismo Andaluz ha tenido treinta años para crear algo más que infraestructuras. 
¿Dónde está la industria más allá de Abengoa?
¿El PER cumplió su función, o solo parte de ella?
¿Qué ha pasado con la condescendencia del "amigote"?
¿Por qué usáis el discurso de siempre? Ese discurso desgastado.
8- No entiendo muy bien a los señores del PP que apoyados por parte de la iglesia son amigos del capital.
¿Qué os ha pasado?
¿Siempre fuisteis así?
¿Qué pasa con la idea de la religión de los pobres?
No entiendo nada. La izquierda es tan contradictoria como ustedes. Debe ser la humanidad equívoca o, quizás, la animalidad equívoca.

Todo esto es una pena. Es una pena que un vago como yo esté mantenido por el sistema.
¡Aisladme!
¡Repudiadme!
¡Hundidme!
Desde el fondo de mi animalidad centrífuga solo deseo gastar grafito sobre cuadernos celulósicos, solo deseo contemplar cachas femeninas en movimiento espontáneo, canalillos y tangas hasta saturarme de primavera. Ya llegará ese verano en que colmaré mi libido entre cuerpos contemplados por doquier. Mientras. Entre tanto. Escribiré moviéndome en el alambre de mis necesidades básicas, buscando el equilibrio imposible en las bibliotecas o en el taller de mi casa, añorando a mis blogueras Anna y Cris con sus narices egipcias y endiosadamente afiladas, guapas. Mujeres de pluma y quizás emplumadas. Os añoro en el mundo virtual. Hoy solo observo mujeres reales a dos metros y, a veces, a diez centímetros. Prohibido tocar. Bofetada.

A/a conocido de una discoteca de Sevilla:
El inicio de esta entrada se debe a la charla que mantuvimos en la Avda. Parque Maria Luisa. Sinceramente no me importa lo que suceda con mis libros de Rosaet. Quizás un día hasta los quemen además de usarlos para sujetar estanterías desequilibradas. Me da igual lo que hagan con esos objetos impresos para ofrecer las fantasía escrita de un homínido como yo. Es hasta posible que sea un escritor nefasto, no me importa. Escribir es una manera de liberarme, evadirme y crear con la que gozo y saboreo orgasmos literarios. Sinceramente no puedo atender todos los universos de cada una de las personas que aprecio o conozco, lo siento. Acudiré a la biblioteca que me de la gana cuando me apetezca. Llevaré libros regalados donde me apetezca o surja, pues soy pobre aunque no lo parezca. Un abrazo sincero si pasas por aquí. Te deseo lo mejor desde mi franqueza, desde tu franqueza. Gracias por pensar, por discrepar.