12 de febrero de 2012

Quiero ser funcionario


En tiempos de profundo paro visito la biblioteca Infanta Elena para las tardes. Eso me permite ver sus tripas. Tripas que no conocía. Desde las aceras hacia su interior descubro sus órganos fundamentales: vitrinas, lamparas, estantes, libros, mesas grises, sillas pardas, un corazón lleno de usuarios. Aunque los usuarios más apetitosos para mí son los femeninos, sería más correcto expresar usuarias, esa idea de usuaria no deja de ser una visión egoísta de parte de los asistentes al lugar, al templo del estudio y del escepticismo. 

La luz artificial, interna y densa de la biblioteca durante las tardes cortas de invierno, la desnuda por dentro. Que placer. Se ven lectores, y lectoras, de edades varias pero lo que más sorprende es la presencia de opositores y opositoras torcidos sobre sus bancas, sobre tochos crueles de conceptos manidos y esclavos, sobre temarios. Esos temarios cerrados que cambian cada año son la única salida hacia un trabajo seguro. 

¡Qué placer!

Placer de la seguridad antes que de "panacea" de auto-realización. La auto-realización vendrá después si llega. La idea: ¡Quiero ser funcionario! Se nota en la luz de la biblioteca durante las tardes de invierno. Forma parte inevitable de su corazón rugiente. Un opositor puede crear poco pues tiene vedado el camino, solo hay una luz, un agujero definido, un aro; y hay que pasar por él...
Envidio al funcionario pero no al opositor.Los opositores son tan distintos en las tardes de invierno, que el corazón de la biblioteca late conjugado entre sus temarios cerrados, casi opacos. Por eso las tardes de invierno son cortas, son oscuras, tristes. 

El opositor sufre e incluso se prostituye. El funcionario tiene trabajo seguro, puede trabajar cobrando, puede comprar. Debe ser mi envidia, y  su celo, la que escribe este texto de hoy. Pobre animal "tecleador".

19 comentarios:

  1. enhorabuena constantino tecleador. escribe ud. cada vez mejor...

    ResponderEliminar
  2. Contra el género no hay número13/2/12 18:22

    "Se ven lectores, y lectoras, de edades varias pero lo que más sorprende es la presencia de opositores y opositoras torcidos sobre sus bancas, sobre tochos crueles de conceptos manidos y esclavo"

    Seguro que has querido decir "...torcidos y torcidas sobre sus bancos y bancas, sobre tochos y tochas crueles y cruelas de conceptos y conceptas manidos y manidas esclavos y esclavas. Claro. O clara.

    ResponderEliminar
  3. Eme y Ema13/2/12 21:31

    Pues si. El estilo semianalfabeto con pretensiones posmodernas de Bibiana AyDios que tanto gusta a mi buen Carenado es el pollo o la polla. Aunque José Ignacio Wert también apunta maneras cuando se inventa palabras como "inveraz" para referirse a algo falso. Para dirigir el Ministerio de Educación y Cultura debe ser requisito indispensable estar mal escolarizado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. zorro-man14/2/12 11:27

      Joder!, inventarse palabras no es estar mal escolarizado, sino ser imaginativo, creativo,etc. como denuestra ud. continuamente con sus opiniones constructivas y necesarias sobre los textos Carenadiles (pido perdón de aqntemano por inventar palabros...). ¿Acaso está ud. mal escolarizado?. La verdad es que cuando leo sus insultos y críticas me viene a la cabeza este periodista de telemadrid...no me sale el nombre!!, este que le pegaron una paliza...

      Eliminar
  4. Estupendo, ya somos cuatro14/2/12 13:05

    "¿Acaso está ud. mal escolarizado?"

    Pues no. No invento palabras, no confundo el género y se para que sirven los artículos determinantes, entre otras cosas. Y aunque no lo creas hablar y escribir mal no es sinónimo de imaginación, sino más bien de garrulería.

    Por cierto, ¿has oido hablar alguna vez del sentido del humor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. erre que erre14/2/12 14:00

      ¿Sentido del humor o del horror?. Qué jodido es tener sentido del humor sin insultar. Qué jodido...aunque a veces lo consigue, no crea. No, a mi entender, cuando llama analfabetos a personas que no lo son con comentarios que , escudándose en "que era broma, hombre!", son insinuación de un cierto toque prepotencil. Pero ya le digo que a veces lo consigue. Sólo a veces, por supuesto. Un saludo.

      Eliminar
  5. Relajate tío/a, que lo de analfabetos sólo va por alguna ministra de cultura. Te honrra querer defender a Carenado, pero no hace falta. Es amigo nuestro y sabe de sobra que es de coña. Aunque cuando dice "tripulantas", "juezas" y empieza a machacar con el género femenino y masculino, se merecería al menos una Dirección General dentro del Ministerio de Educación y Cultura.

    Muchas veces se ríe de las tonterías que escribimos y alguna que otra le tocamos las narices porque somos unos pesados (al menos yo). Pero en cualquier caso, creo que por lo exagerado y surrealista de nuestros chascarrillos, está claro que no tienen como fin joder de verdad ni hacer sangre.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, el periodista de Telemadrid hostiado fue Hermann Tertsch. Pero no le pegaron por calumniar al prójimo, ni por ser el Dan defensor del ultraliberalismo ibérico. Fue una pelea de borrachuzos en un garito de Madrid a las 4 de la mañana, como el mismo tuvo finalmente que reconocer ante la investigación policial. Desmintiendo así a esa víbora manipuladora de gran talento que es Esperanza Aguirre, que pretendía adjudicarselo a los "matones de Wyoming".

    ResponderEliminar
  7. "Aunque los usuarios más apetitosos para mí son los femeninos"

    Gracias a Carenado es la única biblioteca del mundo que, además de libros, presta sprays de pimienta.

    Por cierto, terciando en la polémica: Cómo dice M Carenado es nuestro amigo y por aquí no decimos nada peor que lo que le decimos a la cara, como el debería haber apuntado ya si no estuviera en la biblioteca mirando culos.

    ResponderEliminar
  8. "El opositor sufre e incluso se prostituye".

    ¿Pero que clase de opositores has conocido?

    ResponderEliminar
  9. Debe referirse a la oposición anticastrista.

    ResponderEliminar
  10. BlackandDecker15/2/12 9:30

    "solo hay una luz, un agujero definido, un aro".


    Debe de ser el agujero que has hecho en el servicio de mujeres de la biblioteca para mirar.

    ResponderEliminar
  11. daquinomemuevenidios15/2/12 12:12

    Los que quieren se funcionarios por serlo, me refiero a sin tener vocación, pueden acabar siendo unos auténticos desgraciados. Y si no, me remito al tópico de los funcionarios de papeles que mas que atenderte, muerden. Lo ideal es ser funcionario si te encanta el trabajo. A saber: papeleo, dar clase, curar gente, bombardear cosas, repartir cartas, etc. Hay muchas opciones y sólo hay que buscar la que más se adecue a los gustos de cada uno.

    ¡¡HAZTE FUNCIONARIO, YA!!
    POR UN TRABAJO PARA LA ETERNIDAD

    TE LO AGRADECERÁN TUS NIETOS
    TE LO AGRADECERÁN TUS HIJOS
    Y SABRÁS QUE EL PARAISO
    ERA SOLAMENTE UN MITO

    ¡¡HAZTE FUNCIONARIO, YA!!
    LUEGO ME LO AGRADECERÁS

    PA COMPRARTE ROPITA
    Y BOCADILLOS DE JAMÓN
    Y QUE NADIE EN ESTE MUNDO
    DIGA QUE ERES UN GORRÓN

    HAZTE FUNCIONARIO, YA!!
    Y DÉJATE DE MARICONÁS

    (dedicado a todas las personas del mundo

    ResponderEliminar
  12. que se plantean abrir los temarios para estudiarlos)

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡¡!!!!

    ResponderEliminar
  14. Abierta hasta el amanecer16/2/12 10:43

    "La luz artificial, interna y densa de la biblioteca durante las tardes cortas de invierno, la desnuda por dentro. Que placer".

    Carenado, para mi que has confundido y te has metido en un bar de top-less en vez de en la "Infanta Elena". Lo que le metían en el tanga a las "bibliotecarias" que estaban bailando no eran papeletas de préstamo.

    ResponderEliminar
  15. ¿Y qué me dices de la insistencia de un motorista con mostacho y vestido de cuero en que Carenado le recogiera un ejemplar de "Mujercitas" que se le acababa de caer al suelo?

    ResponderEliminar
  16. lostoiintentando.com16/2/12 15:20

    Los opositores son tan distintos en las tardes de invierno, que el corazón de la biblioteca late conjugado entre sus temarios cerrados, casi opacos. Por eso las tardes de invierno son cortas, son oscuras, tristes.


    pero en qué biblioteca ha estado ud., señor carenado? una biblioteca siempre es: mesas vacías llenas de libros y gente en la puerta fumando y ligando a saco!!Luego, eso sí, no hay dios que encuentre un sitio libre. EStán todos llenos de papeles. Sigue yendo a la biblio que allí seguro que mojas!!

    ResponderEliminar