19 de enero de 2012

Paradigma


A/A del que lea esto alguna vez. Solo es un grito entre gritos desesperados.

Hubo un tiempo romántico del pasado en que se me ocurrió intentar la Licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación. Para poder acceder a ese título y su conocimiento inicié el curso puente, o curso de adaptación, desde Magisterio (Diplomatura en Profesorado E.G.B. del plan de 1971). Por cosas de la formación certificada, donde siempre me quedaré con la formación antes que con cualquier papel o título acreditativo, me matriculé en varias asignaturas, que no todas, e inicié mi asistencia rutinaria a las aulas de la Facultad...A fecha de hoy me hace gracia que se construyan edificios antes que conocimiento, pero nuestro sistema socieconómico bipolar es así (frase que ha venido sola al recordar las instalaciones marítimas del centro de formación). 

Este prefacio de situación pretendida va dirigido a señalar una palabra, y su concepto Didáctico, que usaban mucho los docentes del curso puente comentado. La palabra y su concepto: Paradigma, tenía una importancia impresionante. Hablaban y hablaban, decían y decían definiciones para aclarar varios paradigmas educativos vigentes en aquel momento histórico. Como chimpancé tecleador, amigo del fracaso, creo que son necesarios nuevos paradigmas socioeconómicos que consideren un entorno social más solidario, constructivo, cooperativo e impregnado de justicia social. Un paradigma contra-natura pero viable, porque el paradigma socieconómico llamado neoliberalismo ha demostrado su naturaleza evidentemente injusta. La última jugada de los ingenieros financieros ha sido como una "bomba atómica programada" cuyos efectos perduran en la población inocente porque, a las pruebas me remito de la situación, los que "han apretado los botones están en su búnker" con el prestigio intacto, incluso aumentado, pan y putas...

¡Hace falta un nuevo paradigma socieconómico!

Un paradigma apoyado en la cultura, el juicio crítico, la autorealización generalizada (que incluye la palabra trabajo), pan y paz. Espero que Punset y Sanpedro tengan razón en un futuro cercano.


Posdata 2: Pese a la necesidad de ese paradigma socieconómico soy pesimista porque, sinceramente, si algo es permanente en nuestra especie es su conservadurismo. Hay una frase popular muy al caso, usa frase de chiste que expresa nuestra condición temerosa y conservadora:

- Virgencita, virgencita. Que me quede como estoy. 

Hay miedo al cambio porque el cambio puede ser a peor...como pasó con el Comunismo durante la segunda mitad del siglo XX. Es evidente que fracasó porque nunca dejó de ser una dictadura; y ... de dictadura a dictadura, el pueblo sufre porque "le toca". Oca.

1 comentario:

  1. EL HERALDO DE OREGÓN20/1/12 8:58

    Avistan al ministro de economía huyendo de España en barca junto al capitán italiano del "Costa Concordia".

    ResponderEliminar