15 de noviembre de 2011

Singularidad gratuita.



No hay nada más breve que el silencio o el vacío; más pese a ello escribo lo poco que puedo en la pesadilla emocional del absurdo antropocéntrico.
Hace unos meses, varios meses, fui de nuevo al Río Grande, un río pequeño de Málaga, para pasar el fin de semana en el  cumpleaños de una adolescente a la que aprecio y de la que me he acordado al ver EVA (ciencia ficción española).
Esta breve entrada de hoy solo quiere transmitir las palabras de una amiga suya. Palabras surgidas tras una conversación sincera, sana y espontánea. Una conversación típica de la infancia que crece y solo quiere vivir y dejar vivir. Vivir colaborando y no compitiendo, aunque lo pida el sistema que hemos montado.
Esta escena ocupa a ella, amiga de la protagonista del cumpleaños, su hermano Tom y un servidor en conversación sincera, franca y fresca. 

Ella- Tienes que tener mucho dinero al ser escritor.
Constantino- No es así. Escribir no tiene que ver con ganar dinero. De hecho no sé si podré venir nuevamente por aquí. Estoy parado y no tengo dinero para viajar.
Ella- Pero entonces...

Se queda pensativa mirando a otro lugar lejano a la furgoneta, mientras su hermano y yo observamos como piensa su rostro, como piensa su esplendor.

Ella -¡Jo! ¿Por qué las cosas no son gratis?

...

Y la idea de ella no estaría mal para casi todo. Expreso un corolario sobre su idea:

"Lo básico es gratis y si quieres cosas de valor o lujo...hay que esforzarse hasta un límite de adquisición basado, por ejemplo, en un dinero con fecha de caducidad." 

Ella se llama Ana y su idea es sencilla. Su madre tiene un negocio y va tirando con la crisis. Buena gente de Málaga. Espero que el malagueño más conocido por mí, después de Picasso, pueda hacer algo por su provincia natal. Espero que el Sr. Banderas ,y el Sr. Markos, puedan hacer algo por sus vecinos.

Besos a Ana, hermano y madre, malagueña guapa.


Posdata 1: recuerdo a mis excompañeras Polacas recolectando fresas y realizando peonadas porque, aunque nadie pasaba hambre en Polonia, la única forma de ganar dinero, tener cosas o viajar ... era trabajar , por ejemplo, por una peonada que suponía el triple de lo habitual en su país.
Posdata 2: siempre es posible que no gane dinero como escritor porque soy "muyyy malooo", pero eso no me importa cuando escribir es, en ocasiones, comparable a un orgasmo "pajillero". Me causa placer y, a que negarlo, dolor. Medusa se encargó de eso, Medusa mis paranoias, el proyecto Esperpento y el caos de las adicciones de los dos (mujeres ,estupefacientes y sexo). 
Pero eso no importa, importa tan poco como la vida ajena. Somos así, soy así aunque intente evitarlo. Caos y evidencia... Paulatinos Sicarios.