28 de noviembre de 2011

Pobre paranoico. Paranoico pobre.



Masacradme,
Hundidme.
Resistiré los límites del caos.

Dinero,
DINERO,
DInero
¿Dinero?
¡Dinero!

Resistiré los inventos mal usados
como globo de jabón,
como pompa que rompe en Plaza Nueva,
entre manos de niños,
entre saltos y gritos.

Masacradme,
Hundidme.
Resistiré los límites del caos.

Y desde la miseria de muchos...
Continuaré gritando.

¡Dinero!
Vaya invento enfermizo
¡Herramienta de despropósitos!
DINERO,
¿Fin ,o Medio?

...

Masacradme,
Hundidme.
Resistiré los límites del caos,
mientras grite con otros solitarios.
Antes de mi propia pobreza,
después de ella.


Posdata: esta poesía absurda y Carenada se la dedico a todos los que están obsesionados con el dinero, que son muchos, porque si no eres obsesivo con este asunto... si no  lo cuidas en extremo... si no lo buscas por todos los medios...puedes encontrar tu más profundo sino. Puedes encontrar la pobreza no comprendida. La pobreza que implicará una sola expresión ajena:

¡ Póbrecito !