15 de octubre de 2011

Movimiento perpetuo


Una poesía Carenada antes de manifestarme con los indignados, y como indignado, dentro de unos minutos:

El movimiento irrumpió solo,no podía parar.
Estaba disgustado por el caos que le rodeaba,
y él mismo generaba...

¡Casi siempre estaba disgustado!
No podía estarse quieto,
a pesar de que no sabía lo que significaba eso.

El movimiento continuó moviéndose siempre.
No sabía hacer otra cosa.


4 comentarios:

  1. Pajilleitor advance15/10/11 23:04

    "El movimiento irrumpió solo,no podía parar.
    Estaba disgustado por el caos que le rodeaba,
    y él mismo generaba..."

    Si, vamos, que al mazucarte el cimbrel a 7,6 yardas por litro le moviste los muebles al vecino de ariba.

    ResponderEliminar
  2. No existe el móvil perpetuo de segunda especie15/10/11 23:16

    "El movimiento continuó moviéndose siempre.
    No sabía hacer otra cosa."

    Te acabas de cargar el Segundo Principio de Temodinámica.

    ResponderEliminar
  3. Francesco Petranca16/10/11 11:18

    "Una poesía Carenada antes de manifestarme con los indignados"

    Si eso es poesía, mi lista de la compra también.

    ResponderEliminar
  4. Esta entrada va ligada a la dualidad:

    Anaxagoras/Anaximandro.


    Sobre movimiento y quietud.

    En nuestro presente hay demasiado movimiento cuando, realmente, nada se mueve.

    Un saludo.

    ResponderEliminar