13 de octubre de 2011

Comentarista Indignado


Un amigo me ha enviado este interesante y curioso vídeo. Puede que sea un montaje, o puede que no lo sea. La cuestión es que lo que cuenta, y como lo cuenta, es completamente real e insultante (además de gracioso).
Los políticos actuales, casi todos los políticos, no nos representan. El poder de los estados, que surge básicamente de los impuestos de las clases medias, es administrado por ególatras que han olvidado su función REPRESENTATIVA.
Esta idea solo afecta a aquellos políticos que están sacando tajada de su situación de privilegio, ellos sabrán. La clase política no está para ganar dinero con su cargo si no para representar los intereses de los votantes o, si lo prefieren, del pueblo soberano.  Evidentemente si la democracia es democracia y el pueblo es el auténtico soberano, es normal estar indignado ante la estafa sistémica del sistema actual.
Por cierto... Este señor podría ser Constantino Carenado, pero Constantino Carenado no tiene tantos testículos.