30 de septiembre de 2011

Historias de "M". La primera parte contratante.



Esta es una historia de "M" y la cuento en honor al mismísimo "M" que me encontré el otro día cerca de Plaza de Armas. Un lugar donde es muy probable cruzarse con personajes de Sevilla:

- El Negro Sonriente de los Disfraces.
- La Señora de los Cartones Perfectos.
- La Pasajera que Eternamente Espera.
- Espectros de muchos personajes relatados en libros de este lugar llamado:     Sevilla.
- "M" ...

Pues eso,que me crucé con "M" ,que va a ser papá, y nos tomamos unas cervezas y unas hamburguesas que pagó él. Gracias "M", gracias por la invitación. Te debo un libro de Rosa.et (lo siento),o ya te invitaré cuando gane algo de dinero, pues el subsidio no da para mucho. Yo le pasaba el subsidio a la Sra. Aguirre, solo unos meses, para que valorase la pobreza ajena, y su grito inevitable, antes que tachar al movimiento 15 M de "golpista" ¿?. 
Señora Aguirre: deje que la gente grite y sueñe con una democracia auténtica, más allá del endeudamiento de "los dioses representantes", sus despilfarros, y sus estafas.

Mientras tomamos esas cervezas , que no eran de la marca local, me contó una historia que voy a relatar sin muchos arabescos. Esta es una de las historias de "M". Esta es la mejor historia que jamás me ha contado "M". Esta es la historia de un buen historiador:


El otro día, antes de entrar a trabajar, se acercó a mi la Señora de los Cartones Perfectos y me dijo:

-Me parece usted buena persona y quiero contarle una cosa. Me parece que es usted.
- Hola. Dígame. No tengo mucho tiempo.
- Seré rápida, muchachito. Resulta que anoche vino por aquí un niño vestido de payaso. Serian las nueve de la noche, o algo así. El niño, que venía solo,  se acercó a mí y me dijo que "M" fuese a NISO  a las diez de la mañana de hoy.
- ¿NISO?
- Eso mismo le pregunté yo, muchachito. Eso mismo. Él me explicó que es un edificio de la antigua Expo que tiene una parabólica muy grande al lado.
- Eso es el antiguo pabellón del Universo.
- Así es , muchachito. Así es...Pues eso que me dijo que tenía que dar un mensaje a un historiador llamado "M" y que no le importaba su renombre entre los expertos.
- ¿Es usted historiador? ¿Es usted "M"?- Después de respirar la mujer de los cartones perfectos-.
- Si. Lo soy. ¿Cómo lo sabe? - estupefacto y petrificado-
- Me dijo que pasaría por aquí sobre esta hora y que estaría en su mundo. Me enseñó hasta una foto.
- ¿Y por qué yo?... ¿Una foto? ¿Qué foto?
- Yo no la tengo. Será su sino.
- ¿Mi sino? No veo problema en acercarme y no creo que sea mi sino.
- Yo que sé muchachito. Yo que sé. El niño payaso fue muy explícito. Huelo problemas, huelo su sino.
- Muchas gracias. Me acercaré al lugar y en la hora.
- Mi bien muchachito, muy bien.
- Oiga.
- ¿Si, muchachito?
- ¿Qué pasó con el niño payaso?
- ¿Desapareció? Si, eso. Desapareció.
- No entiendo.
- Se esfumó en el aire. Muchachito. Se...esfumó...en el aire.
- Vale. Vale. Muchas gracias. Y no me llame muchachito que tengo varias décadas.

Poco después pedí permiso en el trabajo, tomé café y fui andando hacia el antiguo Pabellón del Universo. Cruzando el puente de acceso a la gran paellera (entiéndase la parabólica) observé la palabra NISO. Un simple resultado del deterioro de la palabra UNIVERSO que aparece en la fachada del pabellón. Cosas del tiempo y de la dejadez. Mientras llegaba la hora de acercarme a la parabólica observé un grupo de perdices caminando por aceras abandonadas al tiempo y al espacio.  Lo que era un canal es un campo, y lo que eran aceras están plagadas de matorrales. Todo un ecosistema latente entre pabellones abandonados por el "terror" a la cultura del conocimiento de la Naturaleza y   del Universo. El fútbol es más importante.

Estando cerca la hora di los últimos pasos hacia la parabólica y comencé a hablar solo:

- Como me estén tomando el pelo los denuncio. Hacerme venir hasta aquí. "Cago en tooo".

Mientras esperaba en la base de la estructura busqué ,de nuevo, el grupo de perdices. Esperando, y esperando, me asustó un trueno interior, que no exterior. El ritmo cardiaco se me fue hacia las nubes y no había ventoseado. 
Con la cara descompuesta, estoy seguro, observé frente a mí a un niño con ropa de payaso, la mano en alto y saludándome. Mientras saludaba, con movimientos laterales y suaves de su mano elevada, se acercó a un metro de mí. Se acercó tranquilamente y me habló sonriendo.

-Hola "M".

A lo que no pude contestar en mi estado de piedra.

-Hola "M". Esperaré a que te calmes.

Y el niño quedó delante de mí un buen rato hasta que asumí que no quería correr, que estaba allí para algo, que el niño existía y que aún, pese al susto, sabia hablar e ,incluso, escribir.

-Continuará-




6 comentarios:

  1. ¿¿??????30/9/11 17:28

    ¿Seguro que sólo tomasteis cervezas?

    Por cierto, que a los del psoe también les puedes recetar subsidios ¿eh? Que no te va a pasar nada. A ver si es que las pobres criaturas no cobran sueldazos también.

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón pero observa esta frase:

    ":deje que la gente grite y sueñe con una democracia auténtica, más allá del endeudamiento de "los dioses representantes", sus despilfarros, y sus estafas.".

    Evidentemente afecta a toda la clase política (incluido un PSOE que ha perdido el control del gasto y, siendo de izquierdas, ha recortado y cambiado la constitución en dos dias porque lo ha ordenado Europa y el FMI).
    Un PSOE que ha olvidado al pueblo representado y, por ejemplo, solo ha buscado poder e, incluso , dinero cuando, sinceramente, su función era otra (sobre todo si se considera de izquierdas).
    No puede recortarse, ni debe, en asuntos sociales.Al final esto va a ser "una merienda de negros" o "salvese quien pueda", un caminar hacia atrás.

    Hemos sido estafados durante mucho tiempo y ahora se nota más la tomadura de pelo. Existe más que nunca esa palabra que tanto te gusta (si eres "LL"). Existe la palabra : BASTA.

    También elegiría al Chaves y , durante unos meses,le diría:

    -¡Apañátelas con 420 euros!

    Un abrazo.

    Por cierto, como bien sabes, no pienso votar a la dualidad. Ya veré que voto.

    ResponderEliminar
  3. En realidad trabajo en Plaza de Armas. Me disfrazo de negro mariquita sonriente para vender pañuelos.

    Es todo un honor ser el protagonista de uno de tus relatos.

    Un abrazo.m

    ResponderEliminar
  4. "-Continuará-"

    santo cielo...

    ResponderEliminar
  5. "...anoche vino por aquí un niño vestido de payaso"


    No era un niño, era Jiménez Losantos vestido de Agata Ruis de La Prada.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de bajón. Mi novia Cayetana me ha dejado por otro, y ahora no se que hacer con el traje de nóvio.

    ResponderEliminar