9 de junio de 2011

Helado en la Avenida de los Cisnes

En ocasiones cuando voy a la biblioteca pública a llevar o traer libros que leo parcial o completamente, según me permita mi tiempo desorganizado, puedo contemplar una de las mayores bellezas del Parque Maria Luisa.
Puedo observar y oler la belleza sin fronteras en la imaginación animal del que escribe. Es una belleza joven, juvenil y poderosa. Es una belleza dorada que es mejor contemplar a cierta distancia. Esa distancia aparente de la indiferencia que no lo es.
Se trata de un lugar mágico y recomendable. Un sitio muy próximo al estaque de los patos, o la fuente de las ranas. Un lugar próximo y de ensueño. Un lugar que te deja helado, que te bloquea las cuerdas vocales impidientote pedir, tan siquiera, un helado. 
Curiosamente ella siempre está acompañada por varones , uno como mínimo, al contrario que la heladera de la otra avenida que siempre tiene sus auriculares puestos o, por contra, está hablando por teléfono mientras te atiende con educación y respeto.

La heladera que me hiela es rubia y joven, condición suficiente aunque no necesaria. Es una heladera, a todas vistas, de segunda generación.

¡Viva la segunda generación!
O
¡Viva la tercera generación!
O
¡Viva la juventud!

La belleza helada nunca me ha visto ni sentido. Aunque si me han atendido, en otras ocasiones menos heladas para mí, otras mujeres de mayor edad que también llevan el negocio, seguramente, familiar.Me han atendido otras mujeres de mayor edad que no es lo mismo que viejas; el viejo soy yo.

Contemplar a la heladera requiere aproximadamente un minuto. El tiempo de ver a la derecha el kiosco de helados de la avenida de los Cisnes, sentirla en la distancia, girar la cabeza buscando su esplendor, disimular ante los presentes como el que mira los carteles de helados, remirar de reojo su trasero apoyado en la portezuela metálica y verde, observar hacia el frente para no tropezarme, girar a la derecha para contemplar su melena acariciada por el aire,continuar caminando con calma, girar el cuello para ver su perfil a unos veinte metros, disimular de nuevo ante los acompañantes mirando el poste que dicta: Avenida de los Cisnes...Mientras todo esto sucede sufro, por última vez, como apoya su brazo derecho sobre la mini-barra del verde kiosco.

¡Hufff!
¡Quiero un helado de chocolate!
¡Quiero un helado de oro!
Un helado del color de su pelo.

Helado por dentro ,y por fuera, me cuesta moverme. Todo se me hace más lento e intento activarme fuera de ese instante que ha terminado, hasta la próxima vez que pase. Hasta la próxima vez que la vea.

¡Ay heladera rubia!
¡Ay heladera guapa!
Para nada sirven estas palabras.
Para nada,...

Pero me permiten sentir la primavera.
Una primavera halada a veintidós grados.
Una primavera que acaba.


Atentamente: Constantino Carenado.

13 comentarios:

  1. Cuando el amor pica así de esa manera, es irresistible.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10/6/11 7:34

    Sobre todo donde le pica a éste...

    ResponderEliminar
  3. Gatoflauta10/6/11 10:38

    Cuidao Carenado a ver si la heladera de va a demandar por derretirle los helaos con el calentón

    ResponderEliminar
  4. perro-oboe10/6/11 10:41

    "puedo contemplar una de las mayores bellezas del Parque Maria Luisa."

    Y yo pensando que te referías a la estatua de la duquesa de Alba

    ResponderEliminar
  5. "Hufff!
    ¡Quiero un helado de chocolate!
    ¡Quiero un helado de oro!
    Un helado del color de su pelo."


    ...A VER SI TE VA A INVITAR A UN HELADO DE SPRAY DE PIMIENTA.

    ResponderEliminar
  6. "...girar la cabeza buscando su esplendor, disimular como el que mira los carteles de helados, remirar de reojo su trasero, observar hacia el frente, girar a la derecha para contemplar su melena,continuar caminando, girar el cuello para ver su perfil, disimular de nuevo el poste..."

    ...ESPEREMOS QUE NO TE MAREES Y TE CAIGAS EMPALMAO AL ESTANQUE DE LOS PATOS.

    ResponderEliminar
  7. "...ESPEREMOS QUE NO TE MAREES Y TE CAIGAS EMPALMAO AL ESTANQUE DE LOS PATOS. "

    Si cae boca arriba, la heladera le puede poner la bandera de Frigo y le hace publicidad flotante. Aunque los patos necesitarán asistencia psicológica.

    ResponderEliminar
  8. Si se cae boca abajo, también le pueden poner la bandera de Frigo, pero con un mástil. Eso sí, después de las sesiones de terápia en grupo, los patos ya nunca serán los mismos.

    ResponderEliminar
  9. "¡Viva la segunda generación!

    ¡Viva la tercera generación!"


    ¡Siii...viva el iphone!

    ResponderEliminar
  10. "Me han atendido otras mujeres de mayor edad que no es lo mismo que viejas; el viejo soy yo."

    Tú no eres viejo, es que naciste pronto.

    ResponderEliminar
  11. "Curiosamente ella siempre está acompañada por varones"

    TE HABRÁ VISTO CON LA GABARDINA ESCONDIDO DETRÁS DEL CARTEL DE LOS HELADOS, Y HA LLAMADO A LOS HERMANOS Y A LOS PRIMOS...

    ResponderEliminar
  12. A/a Jose Jaime

    Puede que sea amor o, sencillamente, naturaleza primaveral.

    Otro abrazo.

    A/a anónimos.

    Con los temas de siempre lo habéis bordado de nuevo.

    jajaja

    Anónimos,anónimos,... sois unos C.

    ResponderEliminar
  13. Plataforma de patos indignados13/6/11 8:53

    "...sois unos C"


    Desde chiquititos.

    ResponderEliminar