22 de junio de 2011

15 M y algunos Cristianos.

He recibido en estos momentos este correo electrónico de mi amigo "Ao". Por su intensidad, si quiera para mi, es como agua de Mayo. Es, sinceramente, un respiro teórico.
Me alegra que haya Cristianos que se plantean la participación en movilizaciones sociales, como la del 15M,  ante la que está cayendo y la que queda por caer.
Observad: 
-Hytasa cierra dentro de poco, siquiera  una de sus "subempresas". 
-La empresa instaladora donde puse antenas durante más de dos años y medio...también ha caído definitivamente tras dos años y medio de agonía. 
...
La perspectiva es turbia y todos los españoles, independientemente de su credo o "anticredo", deberíamos participar en todas las movilizaciones pacíficas que sean necesarias. 
¡Basta!
Que sigue recordándome este siglo al comienzo del pasado siglo. Espero que no cometamos los mismos errores que cometimos. Lo espero y lo deseo tan intensamente,  como copular todos los días.

Gracias a mi amigo "Ao" y gracias a sus amigos Cristianos.
Saludos.

------------   O   -----------


   LAS IGLESIAS   Y LAS ESPIRITUALIDADES ANTE EL 15M

Somos un pequeño grupo de cristianos católicos (no mas de 30) que llevamos unos años reuniéndonos con cierta frecuencia  para profundizar en nuestra fe (charlas, diálogos…) y celebrarla en la eucaristía. Nos ha parecido conveniente aportar tanto a la reflexión intraeclesial, como a la de otras iglesias u otras tradiciones espirituales no cristianas y a la opinión pública en general, algunas reflexiones en relación con las movilizaciones del 15 M

1) Nos parece que las diversas movilizaciones generadas por el 15 M , con las luces y sombras que todo movimiento ciudadano(incluido los religiosos o espirituales) pueden tener , es una novedosa oportunidad histórica de avance hacia modelos de convivencia humana más participativos y justos. Creemos  que la primera actitud cristiana y  espiritual ante esta oportunidad histórica es la de involucrarse activamente en ella, aportando, activa y críticamente, todo lo posible para su enriquecimiento y concreción. Los cristianos deberíamos  desechar esa cómoda y prepotente actitud de   ver los intentos de avance social del 15 M desde fuera o, peor aún,  analizando fríamente sus pasos y resaltando los fallos o errores que, como todo lo humano, pueden tener, sin resaltar los muchos aspectos positivos que confluyen en estas movilizaciones. Nos pocas veces en la historia los cristianos nos hemos autoerigidos prepotentemente en   jueces de los mejores hijos de la tierra en lugar de ser   humildes acompañantes en su  búsqueda de avance y transformaciones  sociales. Aunque tampoco debemos ser masoquistas  olvidando que otras veces si hemos sabido estar en el “tajo”, a la altura de lo que pedía la historia y nuestro Dios.   

2) Como cristianos católicos nos duele la ausencia de una palabra pública de cercanía, apoyo y reflexión crítica y  constructiva de nuestros   pastores. No comprendemos como puede haber tanta palabra pública de la autoridad eclesial española sobre otros temas de interés público, especialmente aquellos que se refieren a la familia, el aborto, la enseñanza etc y no tener una presencia similar en aquellos temas donde se   produce en estos momentos un debate público promovido por el 15 M sobre la participación ciudadana, la  profundización de la democracia, la justicia en la forma de afrontar la crisis etc . No comprendemos tampoco por qué no se nos anima a estar presentes como cristianos en este intento social de la misma manera que se nos anima para estar presente en los intentos de actuación y movilización pública sobre los temas arriba señalados. No comprendemos como se hace un enorme esfuerzo de movilización juvenil por la venida de  Papa y no se hace un esfuerzo similar por movilizar  a los jóvenes cristianos animándolos para sumarse a otros muchos jóvenes que manifiestan tener  esa “hambre y sed de justicia” de la que habla el evangelio. No vale, cristianamente hablando, la constatación de la parte de cizaña que puede haber en este u otros movimientos sociales como motivo para no comprometerse con  él. Ya lo dijo nuestro Maestro: “dejad crecer el trigo y la cizaña no sea que por eliminar esta eliminéis también  el trigo”. ¡Cuanta paciencia ha tenido Dios con la mucha cizaña que ha habido y hay en la iglesia para no eliminar su también numerosos trigo! Imitémosle  en las diferentes coyunturas históricas y ante los diversos movimientos sociales.

Todo esto lo decimos constructivamente, sin acritud. No queremos recrearnos en la crítica sino animar a que nuestros pastores tomen una postura  activa ante un fenómeno social que tanta esperanza está levantando en no pocos ciudadanos dentro y fuera de España. Todavía están y estamos a tiempo de involucrarnos o involucrarnos más

3) No es el objetivo de este artículo hacer un análisis pormenorizado del 15 M. Pero al menos queremos hacer algunas pocas observaciones desde la perspectiva ético-espiritual:
31. Ante la crítica que se suele oír en algunos sectores sociales en el sentido de que al 15M le falta concreción y ofrecer alternativas mas claras, decimos que, a veces, el señalar el camino es tan importante como señalar la meta a la que se quiere llegar. El aglutinar a una parte importante de la sociedad española en el convencimiento de que es irrenunciable el principio de que las medidas a tomar en tiempo de crisis nunca deben ser en perjuicio de los mas afectados  por esa misma crisis producida por otros que, sin embargo, no han perdido su status y privilegios, es ya un logro social del 15 M que compensa sus esfuerzos. Por otro lado, el abrir un amplio debate en mil formas de participación ciudadana sobre cuales han de ser esas alternativas concretas es otro logro muy estimable .Las alternativas no surgirán de ningún guru o grupo  social sino de un proceso amplio y asambleario que el mismo 15 M se esfuerza en mantener, ampliar y perfeccionar. 
3. 2. No obstante, también pensamos que l5 M debe evitar cualquier tipo de maniqueísmo social en el sentido  de un simplificador análisis de “buenos” y “malos”. Los “malos” y responsables de esta situación de deterioro económico , social, cultural  y político  no son solo “políticos y banqueros” aunque ellos tienen una clara y mayor responsabilidad sino también todos nosotros, ciudadanos de a pie, que en nuestros estilos de vida, criterios y prácticas de actuación social hemos interiorizado y practicado a nuestra propia escala los valores y prácticas de este depredador e insolidario sistema de vida propiciado  por el capitalismo salvaje del actual neoliberalismo dominante. Se hace imprescindible un esfuerzo de reflexión y coherencia colectiva sobre cual ha de ser ese código ético coherente  o esas líneas de actuación ética ciudadana que estén en consonancia  con los objetivos que pretendemos y que además son condición “sine qua non” para que nuestra lucha sea eficaz y armada de autoridad moral. 

4. Por todo lo dicho hasta aquí, nos parece que la iniciativa que se acaba de tomar convocando a la ciudadanía y, especialmente a los colectivos que se autodefinen por objetivos espirituales, para una asamblea el 22 de Junio, Miércoles, a las 19.00 en el salón de actos de la facultad de Psicología  sobre el papel de la espiritualidad y la ética en el 15 M, es una iniciativa muy acertada a la que tanto los cristianos como los miembros de otras tradiciones espirituales y los ciudadanos en general deberíamos apoyar con decisión. 
-----------   O   -----------


5 comentarios:

  1. Ya verás lo que tardan estas organizaciones en salir por la otra puerta...si el 15 M es lo que es, y sólo hay que darle tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
  2. "Que sigue recordándome este siglo al comienzo del pasado siglo. Espero que no cometamos los mismos errores que cometimos"

    ¡DESDE LUEGO!...ESTA VEZ NO PIENSO MONTARME EN EL TITANIC NI VOLAR EN EL HINDENBURG.

    ResponderEliminar
  3. a/a M-30

    Jajajaja

    No sabía que fueses tan longevo.

    Un saludo.

    a/a 14M
    El tiempo lo dirá.
    No obstante era ,y es, necesario que la población se rebelelase ante la que "caía y cae". Solo pretendía, y pretende, dejar que la clase política continuase, y continúe, "haciendo de las suyas" ...(recuerda que independientemente de la ideología que los impulse...recuerda que quieren poder...PODER antes que representar a nadie -siempre ha sido así porque somos homínidos-)
    En mi barrio y en Madrid algunas personas, en frío y en teoría, argumentan que habría que tomar medidas menos pacifistas.
    En la última manifestación uno de los participantes estaba lleno de rabia. Dijo en un momento:
    - si pudiera me subía encima de la estación del tranvía (íbamos por la Avda.Constitución).
    Y después grito múltiples veces, con las venas de 'a cuarto' en su cuello,...Y mientras gritaba se extendía su rabia; se solidificaba en mi mente. Aún lo veo al contraluz.

    ResponderEliminar
  4. Hupss error.

    Quiero decir:

    Solo pretendía, y pretende, NO DEJAR que la clase política continuase, y continúe, "haciendo de las suyas" ...(recuerda que independientemente de la ideología que los impulse...recuerda que quieren poder...PODER antes que representar a nadie -siempre ha sido así porque somos homínidos-)

    ResponderEliminar
  5. SI, ES QUE SOY MARUJITA DÍAZ.

    ResponderEliminar