26 de mayo de 2011

Éxito Eliseo

Eliseo se incorporó dolorido por la caída. Había sido un gran vuelo. El mejor vuelo de toda la historia de sus congéneres. Ya en tierra pensó para sí que ahora que era grande, que ahora que era importante...
¿Ahora que iba a hacer para no aburrirse? 
Pensó, sin lugar a dudas, que quería pertenecer a la élite, a los seres especiales. Quería pertenecer a los "dioses". Quería ser más "Dios" aún.Quería parecerse a los políticos democráticos y no democráticos. Poco le importaban las miserias de los miserables y de los no miserables. Ese problema era suyo. Que el pobre se  esforzase  para salir de la mierda; como hizo su abuelo paterno.
Él sería un gran homínido y, si era posible, quería ser "un gran homínido especial". Y cuando llegase a lo máximo se inventaría algo para ser más aún respecto a los otros. Allá cada cual con sus problemas buscados y encontrados. Que se jodan.
Eliseo tenía claro que él era más y los otros eran menos (indudablemente). Solo se trataba de expresar lo aprendido. Su exitoso experimento le haría grande entre los homínidos.

Mientras tanto el Sol seguía radiando y en su conciencia calurosa expresaba: 
Me encuentro solo ¿Habrá alguien inteligente, como yo, entre tanto vacío?

Y su ego fluía en forma de calor.

3 comentarios:

  1. Normal que se encuentre solo, si se creo lo más de lo más. Buen relato.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. a/a Jose Jaime
    La soledad acompaña a los superiores y a los inferiores. No es cuestión de nivel. Siquiera para mi.
    Un saludo.

    ResponderEliminar