28 de abril de 2011

Variaciones paranoicas XIV

Hay ombligos apestosos.

Cualquiera que no lo tenía,
puede tenerlo.

Cualquiera que lo tenía,
puede sanarlo.

¿Por qué hay ombligos apestosos?

No lo sé; tampoco lo sabré.
Solamente; los hay.
Los hay y huelen desde aquí.






Huffff

No hay comentarios:

Publicar un comentario