23 de abril de 2011

Variaciones paranoicas XI


El absurdo caminante se miró al espejo y se vió por primera vez. 
Se vió y se dijo susurrando:
-Soy un animal.¿Se verán los otros así?
El absurdo caminante salió de su casa y se encontró con dos caminantes más. Se dirigió educadamente hacia uno de ellos y le preguntó susurrando:
-Hola. ¿Somos animales?
Y el otro caminante le dijo gritando:
-¿Pero qué dices? ¡Sómos dioses! El animal serás  tú ,que tienes la inteligencia de una lombriz.
El absurdo caminante continuó su camino y no volvió a preguntar. No entendía muy bien lo que estaba sucediendo en el camino. Quizás por eso su nombre de nacimiento fue Absurdo. Quizás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario