2 de febrero de 2011

YO soy más que tú; y no hablo de mí.



Se acerca un nuevo cumpleaños del chimpancé que escribe. Tal cual el chimpancé estadounidense que estuvo en órbita antes de los primeros hombres de estados unidos; así escribo esta corta reflexión de hoy. O mejor esta nueva y estúpida reflexión de hoy. La escribo desde mi órbita de “intelectual peludo”.

Es curioso como varios países árabes están solicitando un estado democrático. Es tan curioso que hasta me gusta. Por otra parte, lo cual también es curioso y no soy el primero en mentarlo, en nuestra madura democracia estamos pidiendo una auténtica representación soberana que no acaba de llegar.
Todo es muy curioso e incluso doloroso.

Así pues, como chimpancé amante de la palabra democracia y lo que implica,  tengo que escribir que me gusta la idea amparada en el concepto: DEMOCRACIA para todos los pueblos de nuestro “planeta azul”. Pero NO ME GUSTA una democracia NO REPRESENTATIVA del pueblo, como la que tenemos de facto en nuestra querida España.
Reclamo nuevamente, hoy, la necesidad urgente de una democracia madura, de verdad, que defienda los intereses del pueblo. También reclamo un esfuerzo crítico y formativo del pueblo para que sea capaz de no dejarse manipular, reclamar sus derechos  y pensar en sus razonables obligaciones.
Evidentemente solo se me ocurre una especie de poesía para definir mi interior confundido y caduco. Como represento un crítico peludo amante de la paz real y de la democracia real, no me queda otra que soltar estas palabras finales. Palabras finales de hoy. Un día de Febrero inmerso en una crisis pagada por quien no la generó. Daños colaterales. Peso de siempre en el inocente, incluso en el débil o, quizás, en el poco afortunado. Hipócrita realidad.

Yo soy más que tu
Yo valgo más que tu
Yo soy el mejor del mundo
Yo soy mejor que tú
Yo , antes yo y ,después, yo.
Yo.

Solo veo eso además de esto

Págame tú
Tú eres el culpable
Tú pagas los platos rotos
Tú eres un inútil
Tú deberías callarte
Tus estas a mi servicio

Y entiendo en mi locura que

El no es nadie
El es un loco
El es un desaliñado
El es un avinagrado
El está perdido;
No sabe lo que quiere.

Para terminar otras palabras:

Todos somos Medusa.
Aunque se acueste con quien quiera y cuando quiera
Está deprimida y  necesita placer,
Lo demás, lo demás no importa.

En resumen:
Las frases que nos afectan a casi todos en el momento presente son:


1- 
Yo soy más que tú.
Y su consecuencia:
Tú me importas una mierda.


2-
El poder es mío.
Y su consecuencia:
Tú me importas una mierda,

Si es necesario te confundiré,
No te mereces nada más
Porque estoy por encima de ti y de tus circunstancias.
Eres mi siervo y te mantendré entretenido
Para que no te reveles.
Yo soy Dios, aunque parezca un hombre.

3-
No hemos aprendido nada desde los egipcios.
Sigue habiendo faraones
Aunque su aspecto e imagen ha cambiado.

4- 
Realmente : YO soy más que tú.

5- 
Y yo respondo a ese YO:
Yo solo soy un chimpancé “tecleador”
¿Aguantarás mis teclas?



Posdata: la respuesta es evidente, la respuesta es la que tenemos. Poco ha cambiado desde los Egipcios y desde antes de los Egipcios. Somos auténticos animales cavernícolas y me duele en el alma tanta soberbia real. Y , respecto a mi soberbia , he de decir que solo es aparente; me defiendo como puedo, como sé, como me enseñaron.