5 de enero de 2011

Celo y pesar

Los rumores del barrio son muy extraños y dolorosos. Cuentan ciertos invitadores que una vecina practica felaciones, o copula, a cambio de traerla, llevarla e invitarla a cubatas.
Ignoro quien es pero si es Medusa, evidentemente sigue igual y no valora lo que tiene en su casa. Medusa era una mujer que tomaba  malas decisiones y no creo que haya cambiado. A Oro Azul le pasaba lo mismo.
La identidad de esta vecina, que practica sexo con el invitador , no quiero saberla porque si es Medusa aún me dolería su actitud, una actitud que generó el proyecto esperpento y la disolución de nuestra amistad. También es posible que sea otra vecina pero, sinceramente, el invitador le hacia pequeños favores a Medusa desde hacia mucho tiempo.

¿A cambio de qué?

Nunca comprenderé como una mujer puede dar placer a otra persona que la trata con rudeza y argumentos tan duros como este:

-          Te traigo, te llevo e invito a copas si hay sexo; si no olvídate.

Y la mujer accede porque es “libre”.

Es posible que el vicio sea así y a través de él el placer lo tienen los que saben extorsionar con una frase tan sencilla como la de arriba.

Quizás muchos “Medusos” y “Medusas” mienten a las personas que los aman, o quieren, para estar con personas que solo solicitan estos trueques inmediatos:

Alcohol por sexo
O
Droga por sexo.
Y hasta luego.

Siempre me parecerá lamentable que funcione este intercambio tan provisional y caduco del placer sexual. Creo que el placer debe darse a las personas que quieres y no a las que no hacen nada por ti. Creo que el placer es una herramienta de origen natural que no reciben las personas que se lo merecen por sus actos; si no los oportunistas. Creo que el placer sexual no entiende de amor, cariño o atenciones duraderas. El placer sexual solo entiende de presente. Quizás sea eso lo que anima a mujeres y hombres como Medusa ; quizás sea eso lo que anima su hipocresía cuando tienen compromisos con terceras personas que los mantienen.

Si la invitada del invitador ha sido Medusa, me causa dolor porque el invitador, al que he tratado, es tremendamente pragmático y amigo de la juerga y del cachondeo. Un vecino evidentemente pragmático y utilitarista.

También me ha dolido ver el gesto del vecino cuando ha respondido que la que le ha tocado la flauta lo ha hecho muy bien. Creo que ha sido celo mezclado con pesar lo que me ha forzado a salir antes del bar. Medusa sigue presente en mi mente de primate, aunque todo se me pasa antes. Tras escribir esto estoy más tranquilo, más calmado, mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario