19 de enero de 2011

4 AM

Hace unas semanas cenando con el “cpunto” del “Supercopy” charlamos como tantas veces. Si algo tiene este amigo es su franqueza, si quiera aparente e indigesta. Los dos somos francos pero, por lo demás, solo nos parecemos en el blanco de los ojos. Estoy seguro de que en otro momento histórico habríamos sido enemigos antes que amigos, pero nos conocimos en la madurez y eso ayuda bastante en las relaciones de amistad. No obstante, como en otras ocasiones, esto solo es un corolario típico de muchos de los malditos artículos de reflexión de este entorno; porque este texto no está dirigido hacia nuestras diferencias, si no hacia nuestras casualidades o, si quiera, hacia nuestras aparentes casualidades en nuestra vida pasada, o en nuestro pasado.

Dado que en este momento presente es uno de los amigos que más veo, junto a “L”, hablamos bastante y, en ocasiones, hablamos demasiado.
Esa noche tocó el asunto temeroso e incómodo de la muerte y la trascendencia , o no trascendencia , del alma –si es que existe-. 
Desde la conversación sobre las once dimensiones de la teoría de supercuerdas -una teoría física muy consolidada y popular por ser uno de los hilos conductores del humor en la serie The Big Bang Theory- derivamos en que:

Si existe el alma:

¿Hacia donde va cuando deja el cuerpo?
¿Irá hacia alguna de esas dimensiones  que no percibimos?
¿Atravesará la brana que nos sujeta a las cuatro dimensiones de nuestro universo detectado?

Nuestra discusión intentó responder a las dos primeras preguntas de una manera intuitiva, filosófica o, si lo preferís, demagógica, especulativa y para-científica. En mi caso he expresado muchas veces mi agnosticismo, y desde esta visión escéptica  puedo reflexionar con libertad. Este texto, nuevamente, va de eso; va de reflexión junto a un amigo. Es una sencilla paranoia realizada entre “cpunto supercopy” y el chimpancé peludo que escribe. Un tipo de reflexión comparable a la que se hacia sobre el sexo de los ángeles, o la sustancia que rellenaba el vacío entre los planetas y justificaba la transmisión de la luz. Temas de siempre en el presente.

Como seres del presente, mi amigo y yo compartimos un argumento que nos llevó a una duda metódica  e indemostrable; pero duda.
Le expresé un incidente pasado en que pacté con mi abuelo materno darnos algún indicio, el uno al otro, cuando faltásemos alguno de los dos. Este incidente lo he contado muchas veces a compañeros y amigos y el copy, sorprendentemente, me contó algo parecido. Conociendo su capacidad de mentir , soy escéptico respecto a la sincera casualidad de “nuestras” experiencias ; pero veo útil expresar las dos experiencias en este entorno lleno de reflexión y locura.

Acordé con mi abuelo que el que faltase antes diese un indicio de “algo más” al otro. Por razones de edad, antes que otras circunstancias que pueden extinguir la vida, a él le tocó marcharse antes. La noche del suceso él estaba en Huelva con mi madre y yo estaba en Sevilla pasando el fin de semana. No había móviles. Al levantarme por la mañana detecté que el reloj electrónico de pulsera  se había quedado sin batería a una hora que no recuerdo y, a los pocos minutos, sonó el teléfono fijo. Era mi tía diciéndome que mi abuelo había muerto y que iban a ir a recogerme para el velatorio.

Respecto al “copy”, esto fue lo que me contó con emotividad aunque no sé sin con sinceridad. Tengo que decirlo “copy”, no te enfades.

El copy estaba muy enamorado de su novia Mariam. Creo, desde mi empática visión , que jamás ha vuelto a enamorarse de esa manera. Cosas de la vida y del dolor, amigo copy. Esto no hay quien lo entienda ,pero hay que vivirlo cuando sucede.

La desgracia es que el treinta de noviembre , del año mil novecientos noventa y siete ,el reloj electrónico del “copy” se quedó parado a la 4 AM. A la mañana siguiente la madre de Mariam llamó al copy, el novio de su hija, para expresarle que Mariam había muerto durante la noche. La hora del fallecimiento oficial fue: 4 AM

Un saludo a todos los que leáis esta paranoia de hoy. El asunto de la muerte siempre estará presente en cualquier cultura, en cualquier momento histórico. La idea de trascender a ella tiene, y tendrá, un montón de enfoques. Cosas de religión, cosas de homínidos, cosas de temporalidad vital y de esperanza. Cosas de hoy y de siempre.

12 comentarios:

  1. em... ¿quedo muy mal si digo que no creo en el alma?

    ResponderEliminar
  2. En absoluto.
    Me alegra mucho leerte.
    Este entorno es de expresión libre. Tu postura es tremendamente respetable.

    Un beso agradecido.

    Por cierto, nunca ha surgido...

    ¿Eres atea, agnóstica, musulmana, cristiana,judia,budista,induista,animista,...?

    ResponderEliminar
  3. ¿Además de ser al hada de la bruma?

    ResponderEliminar
  4. Ya lo dijo Saavedra por boca de Don Quijote y creo que Shekspir también: "¿Follar o no follar?, esa es la cuestión".

    Ya seas atea, agnóstica, musulmana, cristiana,judia,budista,induista,animista o del Bétis,...lo importante es empujar Cris, hacer traca-traca todo lo que se pueda.

    Un abrazo agredecido, se feliz.

    ResponderEliminar
  5. a/a Constantino Carenardo

    Querido imitador, la próxima vez que vea a Cris me va ha recibir con spray de pimienta. Y usted será el culpable.

    Un saludo borde.

    ResponderEliminar
  6. Suplantador de Carenado21/1/11 18:05

    Ja,ja,ja...seguro que si es amiga suya tiene sentido del humor; pero por si acaso, cuando la vea póngase una coquillera.


    Un saludo Alberto.

    ResponderEliminar
  7. "Querido imitador, la próxima vez que vea a Cris me va ha recibir con spray de pimienta"

    Osea, como siempre.

    ResponderEliminar
  8. La mujer a la que acosa mandándole poemas y bombones del Mercadona ha pedido otra orden de alejamiento de 50 metros más. Si le añadimos la distancia de las otras órdenes, ya no puede pasar del paralelo 38.

    ¡Suerte!..y no olvide agachar la cabeza cuando pase delante de una estatua de Kim-Jong II.

    ResponderEliminar
  9. Carenado, le veo blogueristicamente poco dinámico.

    ResponderEliminar
  10. Es que tiene las dos manos ocupadas...

    ResponderEliminar
  11. A/a anónimo de las 16:24h

    Ando terminado el proyecto enri y el proyecto esperpento para registrar los dos relatos.

    Como no he descubierto la opción de la ubicuidad, subo menos entradas. Pero, si la vida me acompaña, esas entradas llegarán.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. "Ando terminado el proyecto enri y el proyecto esperpento para registrar los dos relatos".

    Sólo el "proyecto Manhattan" fue más letal para la humanidad.

    ResponderEliminar