19 de diciembre de 2010

Si nada cambia,mi ego continuará.Lo siento.

 

En mi necedad desesperada de desempleado que palpa el absurdo, puedo expresar con enfado esta penosa reflexión de hoy.
El nórdico, amigo del que he hablado alguna vez en este entorno, se molesta puntualmente  porque tardo en leer los libros que me regala en su generosidad sin límites. No entiende, porque no lo ve, que es la prensa, la red y mis proyectos literarios los que aplastan gran parte de mi tiempo de lectura. Evidentemente, de esta manera, no puedo leer tantos libros interesantes como desearía; y elijo fundamentalmente la prensa para captar como nos manipulan, y como nos utilizan, básicamente, para el consumo y para el pago de impuestos. También utilizo la prensa que leo para reflexionar en este sitio amarillo. Expreso sin miedo que somos los esclavos del siglo XXI y no nos hemos dado cuenta porque gran parte de los que conocen nuestro funcionamiento “neuronal”, aprovechan “dicho funcionamiento” para su propio beneficio; los intereses de los demás les importan una “Torre Pelli”.

¿Por qué? (Aunque no le guste esta pregunta al c. del “supercopy” –dice que es una pregunta de carácter religioso)

Porque como dice Adela Cortina en un artículo de ABC 10 Diciembre de 2009 –pg110-:

Me temo que la crisis no hará que cambiemos”

Como experta en neurociencias responde a una entrevista con múltiples preguntas  por ser la gran defensora de los seres humanos:

Elijo las preguntas y respuestas que me resultan más interesantes para mi conclusión final (muy parecida a la de siempre). O la conclusión final de este penoso artículo escrito con pelos de primate sobre el teclado normalizado en negro.

Entrevistador: ¿La justicia y la democracia están en el cerebro?

Adela: Existen unos códigos en el cerebro, adquiridos por evolución, que promueven una justicia preocupada por los cercanos, por los que nos pueden devolver favores; unos códigos que rechazan a los diferentes. Parece que tenemos mucha tarea por delante para poner el cerebro a la altura de una justicia mundial.

Entrevistador: Pues frente al boom de corrupción sería un chollo fabricar en serie políticos honestos.

Adela: Los políticos tienen en su mano ser honestos o no, y ahí radica la grandeza del ser humano.

Y, por puro interés “chimpancipesco” expreso la última pregunta de la entrevista y parte de su respuesta. Una parte que resume todas las respuestas – al menos para mí-.

Entrevistador: ¿La crisis provocará cambios tangibles en los individuos o las burbujas descerebradas volverán a estallarnos en la cara?

Adela: …Ojalá aprendiéramos que debe ser así, pero nos tememos que vamos a seguir en lo mismo…

La encuesta es mucho más larga pero esta última respuesta me lleva a una de las frases más  amadas de mi “biografía literaria”; esa que expreso en una de las solapas del libro llamado Rosa.et:

…En el fondo me considero ciudadano del mundo y miembro de la especie mojonera llamada Homo Estupid, que llamo así por sus actos más que por su laureada y teórica inteligencia…

En resumen:

Habrá más crisis porque a nivel global (que no de globalización de mercados) somos evidentemente muy estúpidos y continuaremos siéndolo.
Yo mismo formo parte de ese paquete de estúpidos. No penséis nunca que soy un héroe o algo parecido. Pensad, más bien, que soy un esclavo toca huevos y cobarde. Entenderéis mejor mis textos de eunuco emocional que tiene que pagar facturas y para ganar dinero, cuando puede, se calla porque le interesa (es muy peligroso “escupir hacia arriba”).
Que escriba esto no supone nada porque, sencillamente, no soy nada ni nadie; solo soy un chimpancé que escribe y mi ego, aunque no lo parezca, está en el lugar correcto. No ha aumentando desde que está funcionando esta bitácora; él  solo se expresa en este entorno caduco. Aquí surgen frases e ideas que no puede expresar en otros lugares. Mi ego hace que me sienta un primate libre cuando tecleo, e incluso cuando intento escribir.

Como dice Adela Cortina:

Entrevistador:  ¿La crisis provocará cambios tangibles en los individuos o las burbujas descerebradas                 volverán a estallarnos en la cara?

Adela: …Ojalá aprendiéramos que debe ser así, pero nos tememos que vamos a seguir en lo mismo…

Y yo también voy a seguir en lo mismo; si quiera mientras me dejen en este entorno amarillo.

Seguiré gritando en mis textos las injusticias que capte. Me gusta gritar tecleando. Me gusta gritar con palabras. Hasta me gusta provocar y que me provoquen, mientras todo quede en la red o en el papel.

Debate y reflexión sin rencor; sin rencores. Palabras e ideas en libertad.

2 comentarios:

  1. Este no es un entorno amarillo, es más bien marrón como el fondo de los calzoncillos de su autor

    ResponderEliminar
  2. Llevo 50 entradas queriéndoselo decir....

    ResponderEliminar