17 de octubre de 2010

Tiempos de Lobos. 1ª Parte de dos.

    Foto realizada por Medusa en Diciembre del año 2008.

MUY IMPORTANTE: ruego que aquellas personas auténticamente sensibles no continúen leyendo este texto intoxicado. También ruego que no se molesten los homosexuales. Mis letras no van en su contra. No tengo nada en contra de los homosexuales pero es tentador usar la metáfora del “hombre sensible” para desarrollar este artículo. Para mí la clave es que las personas amen y desarrollen su placer recíproco con quien les plazca (mientras sean mayores de edad –para los menores poseo mis discrepancias pero ese no es el asunto de este artículo-).
En fin, si sois personas auténticamente sensibles no os recomiendo las letras que siguen. Estáis avisados. Gracias.

 --------------------------------------- O ---------------------------------------------------------


Pobre Lobo. Pobre cuadrúpedo tan temido. Pobre símbolo humano de tí salido; cuando solo eres una especie carnívora más; cuando solo eres un precioso animal.

La dualidad Lobo/Cordero siempre te ha perjudicado en la historia del hombre; en el estúpido mundo del hombre. Que cierta es esa frase que surge de tí:

“El hombre es un lobo para el hombre”.

Pobre Lobo, pobre cuadrúpedo.
Pobre hombre. Pobre lobo depredador de corderos.

¡Vivimos los tiempos del lobo!

Del lobo fino; del lobo amariconado; del lobo sutil; del lobo-hombre.

Lo del lobo amariconado, sin tener nada en contra de los homosexuales, es recurrente en el sentido del lobo “sensible” o “artista”. No pretendo ofender. Solo quiero transmitir que hay lobos que son artistas y sensibles. Lobos “amariconados” que tienen tanto peligro como los lobos antiguos que embestían tal cual toros de lidia. Estos lobos “sensibles” son los antiguos lobos con piel de cordero. Son los que no se ven venir hasta que los tienes encima. Cada vez existen más. Además, estos lobos “amariconados”, piensan que no son lobos. Suelen engañarse a sí mismos con nuevos artificios y costumbres.

Mirad como el lobo-hombre actúa y crece. Observad estos siete puntos de un chimpancé tecleador que se siente amenazado por los nuevos "lobo-hombre" (que no "hombre-lobo"):

1 – Primer mandoble en la frente del pueblo:

Hemos ayudado a los bancos para que no caiga este "precioso" sistema financiero. Y hemos ayudado, precisamente, con el dinero del pueblo….  ¿?¿?¿?¿?¿?¿?

2- Segundo  impacto en la frente del pueblo: 

Antiguos presidentes están editando libros en que reflexionan sobre el momento actual. 
¿Por qué?

El año pasado el Sr. Aznar presentó su libro:

“España puede salir de la crisis” y comentó en una entrevista en TV:

-         La libertad tiene un precio. (¿?¿?¿?¿)
(este enlace os puede resultar de recordatorio: 
http://www.constantinocarenado.info/2009/07/sobre-el-titulo-del-libro-del-sraznar.html )

Este año el Sr. González presenta y publicita su libro:

“Mi idea de Europa”.

Una Europa que intentó dañar nuestros derechos con un “Tratado para una Constitución para Europa” que fue parada por estados más reflexivos que el nuestro. Un “Tratado” donde el liberalismo era una pancarta total y exclusiva.

¡Esa no es la Europa que quiero!

Yo quiero una Europa social que respete los estados, nacionalismos e idiomas representados.

Si ya, de por sí, muchos estados pierden la visión del pueblo al que representan…

¿No la perderá un “Macroestado” gobernado por una “élite” carnívora de lobos-hombre?

Dado como gobiernan los lobos reinantes, no me gusta un pelo el concepto “Macro estado”. Más bien me da miedo que los "lobos" adquieran más poder.

¡Hay demasiados Lobos con piel de cordero!

Y hay demasiados corderos que no perciben como disminuye su redil o, mejor, que no perciben como disminuye el tamaño de su jaula.

3- Tercer golpe en la frente del pueblo:

Felipe González, europeísta y “socialista” donde los haya, defiende las perdidas de derechos de los españoles para poder enfrentarnos a la crisis actual y salir de ella. Encima esta actitud, claramente neoliberal, la plantea como obligación más allá del socialismo.
Sinceramente, no entiendo nada.
¿Más allá del socialismo?
Más allá del socialismo están los otros. Están las personas que pertenecen, en su diversidad, a este mundo.
Más allá del socialismo nunca podrá estar el capital. Ese “postsocialismo” no es más que un régimen bien conocido:

Fascismo.

Fascismo del capital.

O, si lo prefiere,

Fascismo de los intereses de las minorías.

No nos tome el pelo con su impresionante oratoria.

4- Cuarta en la frente del pueblo:

Somos tan cómodos y cobardes que no hemos apoyado la HG (yo mismo no me manifesté) con la excusa de que los sindicalistas liberados, y pagados por el estado, no representan realmente a los trabajadores.
Curioso. Muy curioso. Demasiado curioso…



-Mañana continuaré con los cuatro puntos restantes que constituyen este artículo:

Un documento escrito con una jarra de cerveza y algo de mal humor. En una noche maltrecha de  un bar de Nervión...

No me apetece soltar una parrafada enfadada de más de dos páginas; siquiera esta noche dominguera que termina.-