7 de octubre de 2010

El Diario de Medusa.Cuarto día.Sevilla 9/07/1996.

Sevilla  9/7/96

Otro día triste, me peleé de madrugada con Cándido (mi marido) y para colmo es el entierro de mi tía Yeye, todo ha sido como es lo normal bastante gente, mucha tristeza y dos bandos tanto en la iglesia como en el cementerio, ya que desde que murió mi abuelo hubo jaleo de herencia y desde entonces se han separado las hermanas…
Estas vivían con mi abuela, claro se han quedado con toda la herencia, pero es una pena porque a mí en la vida no me gustaría solo tener dinero sin tener antes una familia, un amigo, un marido, etc…Pero allá ellas con sus vidas…
Nos hemos tenido que levantar muy temprano porque el entierro, vamos la misa, era a las diez de la mañana en Jerez de la Frontera, que por cierto he probado el coche nuevo que se ha comprado mi padre, creo que es un "M", es muy bonito y se va divinamente, pero sinceramente me gustaba más el otro que tenía, un  "S", ese si que era espacioso y cómodo. Bueno por hoy no tengo mucho más que contarte RATON ya que la verdad es un día triste  y estoy un poco cansada.

Fdo.Medusa mediante transcripción de Constantino Carenado.


Dado que me gusta hacerme la víctima tengo que expresar, en esta botella en medio de un mar de bytes entre bytes, que apenas puedo subir artículos desarrollados de los míos.
Desde que trabajo, nada es igual en esta bitácora. Nada ha vuelto ha ser tan intenso para mí como los primeros artículos de este entorno amarillo. Ese tiempo infinito que se agotó cuando comencé con los cursos de formación. Ese tiempo que ya no está. En aquel entonces podía escribir en mis proyectos literarios y en la red. Tenía tiempo hasta para comentar de manera intensa en muchas bitácoras. Ahora me resulta mucho más complicado.
En el momento presente, este que siempre me afecta quiéralo  o no, estoy preparando el registro de Enri y  “Esperpento”. Quiero registrar los relatos antes de que termine este año.
Para que este entorno tenga movimiento subo esta entrada en que Medusa , en su estado depresivo, relata brevemente un día de su vida.
Siempre diré que Medusa, pese a su promiscuidad, es y será una mujer sensible; incluso diré que es una artista perdida (de momento). No puedo negar la evidencia de su sensibilidad. Y esa evidencia debe darse a conocer como tantas otras vivencias en el tiempo de nuestra “ historia humana”. De nada me sirve que digáis que ella estaba, o está, enferma. De nada me sirve que digáis que yo estoy enfermo. Seguiré con mis proyectos.
Antes de juzgarme, juzgaros a vosotros mismos; o a vosotras mismas. Seguramente que os resulte complicado en un mundo que, en muchos sentidos, está enfermo. Quizás más enfermo que Medusa o que  yo mismo; y esto suponiendo que yo, o Medusa, estemos realmente enfermos. Para mí no está tan claro.

¿Qué es la salud mental?
¿Qué es la salud?
¿Quién juzga  qué es el equilibrio mental cuando solo hay decisiones libres que respetan la vida propia y la  vida ajena?
Aunque sean decisiones que buscan el “placer egoísta”...

Ni medusa se ha hecho daño a sí misma, ni se lo ha hecho a nadie. Lo mismo digo sobre mí. Además, no conozco a nadie, pero a nadie, que no tenga algún problema o dificultad en si día a día. A nadie.

¿Quién está enfermo?

¡Expresaros y dejaos de pantuflas!

Haced como Medusa.

Dadle a las teclas. 

Expresaos en la diversidad.

¡Hablad!

Escribid en libertad...

¿¡Pantuflos!?


Atentamente, el talludo de Constantino Carenado.

2 comentarios:

  1. Don Pantuflo7/10/10 16:24

    "...creo que es un "M", es muy bonito..."


    Es lo que tenemos los "M"...

    M

    ResponderEliminar
  2. Peleas,peleas,peleas.Todas por egoismo,dinero y poder.Que asco

    ResponderEliminar