14 de septiembre de 2010

¿Vivimos en una auténtica Democracia?




Hace unos días un comentarista anónimo del artículo


Decía:

08/09/10 23:33
Je,je, que gracioso. Los partidos minoritarios prometen el oro y el moro porque no van a salir nunca. Si salieran me gustaría ver los milagros que iban a hacer.

El otro día me dieron la parada del autobús un panfleto de uno de estos partidos minoritarios que proponía la jubilación a los 60 y el salario mínimo en 1800 euros. ¿De donde se entienden que van a sacar el dinero? Hay que tener poca vergüenza y tomarte por gilipollas.

Para votar a los partidos minoritarios de vividores aficionados que los forman cuatro amiguetes, me quedo con los de los vividores profesionales.

Su argumento ha llamado  mi atención y le he respondido de esta manera:


A/A anónimo de 23:33

Sinceramente pienso que la solución pasa por  romper la dualidad política llamada:

PP/PSOE  (dualidad curiosamente distribuida en todos los países "democráticos")

Es tan necesario romper este esquema que, para mí, sería una de las medidas políticas más urgentes que necesitamos.

Estos dos entes endiosados a drede constituyen elementos manipulables desde intereses externos a los del pueblo.

La clave para una auténtica democracia pasa por la representación del pueblo.

¡Y el pueblo es diversidad!

El pueblo son reyezuelos y Reinos de Taifas.

¿Por qué vamos a luchar contra los Reinos de Taifas?

¡Hagamos que funcionen bien!
Evidentemente lo que no se puede permitir es la evidencia de dos dualidades políticas que al final son lo mismo.

¿No está tomando medidas, el queridísimo PSOE, que van contra los obreros?

¿No será su respuesta legislativa actual una opción impuesta desde fuera de la democracia?


Un saludo.
Subiré algo antes del 29 S HG

Comentario que he corregido para darle más coherencia al momento siguiente:

Pido disculpas.

Donde he dicho:

"Evidentemente lo que no se puede permitir es la evidencia de dos dualidades políticas que al final son lo mismo".

Quería decir:

Evidentemente lo que no se puede permitir es la evidencia de una dualidad política que al final es lo mismo (distinto perro con el mismo collar).

Saludos de nuevo.

Para terminar este artículo de hoy se me ocurre una pregunta final:

¿No será el sistema democrático actual una pantufla?

O, siendo más educado:

¿No será que ,en el fondo, no hay una auténtica democracia?

Esta última pregunta me aturde.