17 de septiembre de 2010

Corán SI;Corán NO.Corán.



Primera tensión o I

Hace uno días, nuevamente, alguien me pidió que escribiese sobre el Corán. Ahora me dispongo ha hacerlo. Cuando ha pasado la euforia de los medios de comunicación de masas. Cuando todo está más tranquilo, más calmado…cuando casi ha llegado el olvido de nuestra memoria de pez.

Mirad lo que opino del Corán:

“El Corán es un libro que habla de PAZ y de cómo conservarla”

Incluso añado:

“Está lleno de buenos consejos”

En alguna ocasión he discutido sobre estos asuntos largo y tendido en los comentarios. Incluso me he documentado con el Corán que tengo en mi casa. Un Corán que deje hace poco a una amiga para que lo leyese.

Como antiguo cristiano también tengo una frase para el Nuevo Testamento, porque el Antiguo Testamento no llama tanto mi atención.

“El Nuevo Testamento es un libro que habla de AMOR”

Podría expresar frases, dentro y fuera de mi estupidez, que definiesen otras religiones. Pero desconozco sus libros sagrados. Libros que , estoy seguro, existen , orientan y desorientan.

Algo que aprecio de esa especie de la que estoy tan cerca e “idolatro” (entiéndase la especie humana) es la diversidad.

¡Viva la diversidad!

La diversidad es cultura del pueblo; de todos los pueblos. Es cultura del pasado y del presente. Y la riqueza de todos los pueblos debe ser valorada. El dinero me importa un rábano, más allá de cubrir mis necesidades básicas y consumeristas. El dinero se ha convertido en un fin máximo antes que en un simple medio para favorecer el intercambio de cosas y servicios entre los seres humanos (esos de los que me he alejado hace muchos años).

¿Demostraremos la estupidez mucho tiempo?

Bueno, mejor aún:

¿Demostrareis la estupidez mucho tiempo?

Porqué, evidentemente, soy un primate básico que teclea con frenesí y no entiende de cosas evidentes que hacen los seres humanos. Me falta lucidez.

Al respecto de la construcción de una Mezquita en la zona cero…Pues que lo hagan o no lo hagan. Que realicen aquello que sea más políticamente correcto. Pues no se trata de otra cosa.

Evidentemente la violencia física nunca es una opción ; y la falta de respeto hacia la diversidad cultural tampoco es otra opción.


Segunda tensión o II

Si me asusta , mucho más , algo que se hace muy palpable en estos tiempos de crisis…

¿Para qué ha servido la globalización?

La globalización, que veo como un comecocos gigante (ñaca,ñaca,ñaca,..) , si me asusta porque solo ha servido, desde que tengo uso de razón, para que ganen más dinero los de siempre. Temo que poco a poco muera la democracia, si no lo ha hecho ya. El interés propio tiene que evolucionar…

¡Mi interés tiene que ser tu interés y viceversa!

Trabajemos juntos para todos.

Y me suda un elemento fusiforme la religión que practiques mientras permita el diálogo entre culturas y sea constructiva. Y el Corán bien entendido es un documento histórico , sagrado y constructivo que tiene buenas intenciones. Mis más profundos respetos hacia ese documento religioso. Tantos respetos como hacia el Nuevo Testamento.

Sobre este asunto de la auténtica diversidad religiosa, o diversidad en la calle y en la convivencia diaria, contacté el otro día con un hermano, de una hermandad Sevillana, que argumenta que los cristianos contemplan la Caridad y los Musulmanes no. Profundizaré en este asunto más adelante pues tengo que documentarme como hice al comprar el Corán y comprender un poco, desde mi visión, esa religión llamada Islam. Una religión muy respetable de la que tanto se habla para lo malo antes que para lo bueno. Grave error.


Tensión rota o III

En fin, cambiando de tercio:

¿Para qué ha servido la globalización?

Para demostrar que hay personas , y personajes, que demuestran continuamente su estupidez.Una estupidez que nos afecta sin merecerlo (si alguien merece la pobreza).


¡Ya está bien!
¡Fin a los mil millones!
¡Mil millones de pobres!
¡Basta de cifras absurdas!

Fin al olvido del obrero y del pobre.
¡Abajo el neoliberalismo!
¡Qué le den!

Despedida de hoy o IV

Simples gritos de un chimpancé;
Estúpidos gritos peludos.
¡Gritos degradados!

Cuatrocientos gramos…
Gramos vacíos.