28 de septiembre de 2010

29 SEP H.G.3

Para terminar esta redundancia de hoy , sobre el 29 SEP, subo de nuevo este comunicado de UCAR que viene como “un anillo al dedo que permite entender el presente” (quizás sea como el anillo único de las historias de Tolkien). 


ANTE LA CRISIS

¡QUE NO NOS ENGAÑEN! 




ESTO EMPEZÓ EN 1994, CUANDO AÚN NO HABÍA CRISIS 



JUNIO DE 1994: El gobierno de Felipe González facilitó el despido y suprimió muchos aspectos del Estatuto de los Trabajadores. 

MAYO DE 1997: El PP creó un contrato indefinido con 33 días y otro con 20 días de indemnización por año. 

MAYO DE 2002: El “decretazo” del PP propició la última huelga general, gracias a la cual fue retirada la mayor parte de la reforma laboral que proponía el gobierno, aunque se mantuvo el despido improcedente inmediato depositando el empresario en un juzgado los 45 días de indemnización. 

DICIEMBRE DE 2006: Primera reforma laboral de Zapatero, en la que, por primera vez desde 1995, se bajaron las cotizaciones. 

JUNIO DE 2010: El gobierno del PSOE, apoyado por la banca y el capital, comienza a recortar a los trabajadores. 



PERO, HAY OTRAS MUCHAS FORMAS DE RECORTAR GASTOS: 



RECORTES EN LAS PARTIDAS MILITARES (sólo “recortes”) 3.100 Millns de € 

ELIMINACIÓN DEL FONDO DE AYUDA A LA BANCA 6.750 Millns de € 

ELIMINACIÓN DE AYUDAS A LA IGLESIA CATÓLICA (*) 7.100 Millns de € 

SUPRESIÓN DE LA EXENCIÓN DE LOS PREMIOS DE LOTERÍAS 1.165 Millns de € 

REDUCCIÓN DE CARGOS DE LIBRE DESIGNACIÓN (sólo “reducción”) 1.120 Millns de € 

RESTAURAR EL IMPUESTO DE PATRIMONIO (que suprimió Zapatero) 1.200 Millns de € 

ELIMINAR EL PRESUPUESTO DE LA CASA REAL 900 Millns de € 

TOTAL: 21.335 Mills de € 

(*) La Iglesia Católica se comprometió en el acuerdo preconstitucional del Concordato a “lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades”. Es decir, autofinanciarse. Ya han pasado 31 años y seguimos esperando. 


Y ESO, SIN CONTAR CON OTRAS MUCHAS MEDIDAS QUE, COMO LAS ANTERIORES, 

NI SIQUIERA SE PLANTEAN: 


● Gravar el IRPF a las rentas superiores a 8.000 € mensuales, subiéndolo al 50%. 

● Gravar las SICAV (Sociedades de Inversión de Grandes Fortunas) al 20% (en la actualidad cotizan al 1%). 

● Subir Impuesto Sociedades a Grandes Empresas (capital superior a 1.000 millones) al 35%. 

● Luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida lo que podría proporcionar alrededor de 40.000 millones de euros simplemente haciendo que estuvieran en los niveles de los países de nuestro entorno. 

● Imposición de la tasa Tobin a todas las transacciones financieras. 

● Suprimir algunos Ministerios, fusionar otros, revisar todas las subvenciones públicas y eliminar las que no estén justificadas… 

● Suprimir la Guardia Real (1.500 soldados). 


ENTONCES, ¿POR QUÉ SIEMPRE SE ADOPTAN ÚNICAMENTE MEDIDAS QUE PERJUDICAN A LOS TRABAJADORES? 


Porque la crisis es una maniobra del gran capital, del neoliberalismo, que comenzó hace más de veinte años con el objeto de aumentar cada vez más su poder y, a la vez, debilitar progresivamente a la clase trabajadora. Su finalidad: ganar cada vez más dinero. Para ello hay que ajustar los costes empresariales, ya sea reduciendo las cuotas a la S.S. o rebajando los salarios. Si no les autorizan lo primero las empresas se dedican a lo segundo, con un éxito más que notable. Un amplísimo número de sociedades está alcanzando acuerdos con sus trabajadores para que acepten una rebaja en sus nóminas a cambio de no ser despedidos. Pero nuestra propuesta tiene que ser recortar los beneficios. En este país los empresarios consideran ridículos márgenes de un 15%, que en cualquier país civilizado se considerarían una ganancia razonable. 


Las pésimas condiciones de los trabajadores en la actualidad eran impensables hace quince o veinte años, y lo más grave es, que si no hacemos algo, si permitimos que esto siga así, todo irá cada vez peor: peores contratos, menos seguridad en el empleo,… 


Es hora de levantarse y organizar la HUELGA GENERAL: Por los 4.500.000 parados, por las casi millón y medio de familias sin ningún salario, por la mayoría de los pensionistas con pensiones de subsistencia,... 



De la crisis,… ¡saldremos ciudadanos! 


Por cierto, como cobarde necesitado de transparencia y pan, aunque tengo derecho evidente a la Huelga no la voy a secundar. Razones importantes me impiden secundar esta iniciativa organizada por muchos sindicalistas que no pisan su curro o, entiéndase, están liberados. Esos sindicalistas, lo siento, no me sirven, como yo no sirvo para ser coherente. 

No puedo permitirme el lujo de ser coherente con mi ideología porque en el trabajo que tengo, donde he comenzado hace poco, supondría, como dice mi amigo “L”, “un expediente en la mancha”. 

No puedo permitirme ese lujo cuando siempre hay facturas que pagar que no dejan de reproducirse. 

Expreso claramente, y para evitar ambigüedades, que no he recibido amenaza ni nada por el estilo; simplemente no sería políticamente correcto para mí (vamos , que perjudica mis intereses particulares).

El sitio donde estoy es un buen lugar de trabajo y, en base a mi experiencia, no me interesa apoyar prácticamente una huelga donde se confunden populismo, demagogia y manipulación. He perdido mi fe en los sindicatos que tendrían que haber actuado hace tiempo. 

La franqueza, mi franqueza, es lo que tiene. Te lleva a lugares en que entras en contradicción contigo mismo. Si quiera; mi franqueza es así. Soy un cobarde y no me importa. Incluso soy un cobarde que escribe. Quizás por eso me autodegrado hacia cualquier primate (normalmente chimpancé) y no hacia burros, u otras especies con pezuñas, que no me interesan porque no tienen dedos para teclear. Evidentemente ,siendo un primate con dos o cuatro manos, según la especie que decida, puedo usar un teclado normalizado para comunicarme con el lector ,o la lectora, que pasa por estos renglones. 

Saludos sinceros y educados; gracias por estar aquí. Gracias por pasar por aquí; suerte y futuro.

Atentamente Constantino Carenado ; enfrentado a su franqueza y a su incoherencia natural.