18 de agosto de 2010

Integrismo Neoliberal. Integrismos.

Me he encontrado este documento que olvidé y archivé el otro día. Es curioso como se me quedan algunos textos en el tintero. Debe ser la edad. La edad del chimpancé que escribe para sentirse libre. Simple romanticismo peludo. Pobrecito de mí.

Sniiffff

Aquí va el grito del otro día:

Yo no reniego de mi formación cristiana. No sé que sucede más allá del nuevo testamento; la auténtica clave de todo cristianismo que se preste. Lo ignoro y me gusta esa ignorancia. Todo lo que hay más allá del ideario del nuevo testamento es política y es mitología post-romana.

De todos los años en que estuve formándome como cristiano me quedo con ese ideario básico que me ayuda a superar mi aburrimiento y mi dolor en situaciones como:

El neoliberalismo atroz,

El consumismo desmedido,

El egocentrismo,

El insulto,

El debate aparente,

La superficialidad,

La hipocresía,

La política ególatra o no representativa,…

El control de mi frustrado ego que solo ansia el bien ajeno y el bien propio de forma paralela aunque , eso si, no de forma simétrica. El otro y yo estamos aquí y el equilibrio no es fácil desde la evidente diferencia entre todos.

Una sencilla reflexión:

Si Jesucristo dio la vida por nosotros…

¿Por qué la valoramos tan poco?

¿Por qué permitimos que valga más la vida de nuestro hijo que la del hijo “ajeno”?

¿Por qué permitimos que valga más nuestra vida que la vida “ajena”?

Y peor aún:

¿Por qué permitimos que valga más nuestra comodidad que la vida de otro?

Si se habla mucho de integrismo religioso.

¿Qué pasa con el integrismo neoliberal globalizador?

¿Por qué no se presenta , ante todos ,como un INTEGRISMO más ?

Mirad que bien suena:

¡Integrismo Neoliberal!

Es una palabra tan repugnante , en tiempos teóricos de libertad, en tiempos teóricos de paz, en tiempos teóricos de aprendizaje, en tiempos teóricos de democracia...

Observad que bien suena:

¡Integrismo Neoliberal!

¿Paparruchas?

¿Paparruchas otra vez?

¿Simplezas?

Ser cristiano no tiene nada de malo, como no tiene nada de malo ser islamista, budista, taoista, hinduista, animista, agnóstico, ateo,…

Me gustó ser cristiano y no los repudio. No estoy en la iglesia porque se han olvidado demasiado de los pobres. Terminad , por favor, vuestro endiosamiento. No sois dioses. Recordad ese “dios” que está en todos nosotros , ese “dios” cuyo nombre no recuerdo, cuyo nombre he olvidado. Mientras vea dolor ajeno y solo escuche verbo, seguiré en mis trece.


Ojalá todas las “religiones” cumplan pronto estos sencillos principios:

“Una igualdad real en el pueblo”

O

“Esos derechos llamados humanos

¡Qué bonitos!

Ya va siendo hora de superar mil millones de pobres. Ya va siendo hora.

Esta crisis de perdidas de derechos en casi todos los países mediterráneos corre paralela junto a manifestaciones en China que piden más derechos para los trabajadores chinos.

¿Equilibrio?

¿Hasta donde llegará ese equilibrio?

¿Llegará hasta hacernos más pobres ha todos?

¿Qué va ha consumir un pobre?

¿Qué estabilidad genera la pobreza?

¿Qué crecimiento?

Crecimiento cero.

¿Eso es lo que queremos por el simple capital y por el simple poder?

¿Por qué no hemos aprendido nada?


Posdata 1: disculpad si parezco un sacerdote dando un discurso. Lo pensé en su día pero muchas cosas no me cuadraban. Muchas cosas siguen sin cuadrarme. Siento que vivo en un mundo absurdo. Me duele el alma, si existe. Me duele el todo, si existe.

Me siento un grano de arena en una montaña de mierda. Lo siento. Con mi mente libre y casi sin compromisos siento que navego en un mar de mierda. Estoy cansado de tantas heces. Las palabras malsonantes y soeces son recurrentes.

Este mundo en que vivo es un mundo triste. No me sirve mi parcela de “felicidad”. Me aburre mi falta de miras. Sufro y doy por saco, o si lo preferís, por culo. Me gusta joder aunque lo haga poco.

Seguiré gritando como mi amigo Linden. A mi solo me persiguen mis fantasmas. Y tengo muchos. Los fantasmas de los que sufren. Con esos tengo suficiente. Mil millones de fantasmas son muchos.

¿Empatía?

Supongo que sí. Y participar en una ONG, con todo mi respeto hacia ellas, me parece una chapuza. No reniego de ellas pero no quiero participar de su buena y limitada política. Deberíamos estar por encima de las ONG, más allá de ellas. Deberíamos estar por encima de las multinacionales, más allá de ellas. Deberíamos, sencillamente, ser con los demás.

¿Quiénes sois?

Posdata 2:

Atentamente un chimpancé integrista de las letras. Un chimpancé que teclea en libertad. Un chimpancé que se expresa ante la continua hipocresía y sus mentiras.Un chimpancé cansado de tanta manipulación interesada.

10 comentarios:

  1. Anónimo19/8/10 0:34

    A ver si escribes algún dia criticando el neoliberalismo y dejas de alinearte con la Gran Banca.So capitalista.

    ResponderEliminar
  2. Director del Banco Jeando19/8/10 0:36

    Yo soy neoliberal. Neo que es bueno, y liberal que es cosa.

    ResponderEliminar
  3. Gerente del Bank of Jaen Limited19/8/10 0:39

    Acabo de anular mi envio de 2 toneladas de plátanos a la reserva de simios de Alaska. Anarquista.

    ResponderEliminar
  4. Funcionario del Pentágono19/8/10 0:43

    No se extrañe Carenado si en los próximos días una bomba JDAM guiada por laser se le cuela por la ventana del water. No va a quedar ni el canuto del papel higiénico.

    ResponderEliminar
  5. Prof. Claes TG Linden19/8/10 0:51

    Errres un pelmazo, ja. Menos eskrribirrr siemprre misma rrollo y más darrrme título prrropietarrio casa tuya. Y telefono medussa, gutten. Dammkoft idiot!

    ResponderEliminar
  6. Prof. Claes TG LInden19/8/10 16:47

    Porrr cierrrta, no haberrr falangistas en tu bloque,nicht wahr????

    ResponderEliminar
  7. La iglesia o las iglesias solo sirven como herramienta de colocación de algunas personas.Es empleo fijo como en el ejercito.Hay ersonas buenas y personas lamentables como en cualquier sitio,pero todos miran por sus intereses personales primero.

    ResponderEliminar
  8. Los amigos de linden se van a presentar a las municipales en algunas ciudades entre ellas la de carenado.linden votalos

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que no entiendo los mensajes que han sido enviados en esta página, ya que si nos metemos a comentar el artículo uno no puede estar más deacuerdo.
    El género humano al que pertenezco no me genera ninguna confianza, o me tiene profundamente decepcionado, los humanos somos tremendamente egoistas, ese mismo egoismo al que el Hungido de los textos del Nuevo Testamento calificaba como estupidez y a sus contrarios, la solidaridad y el altruismo los definía como la exencia de la inteligencia humana, con lo que no distinguía a los humanos entre buenos y malos, sino entre estúpidos e inteligentes, de esa forma al que no obraba de manera justa y compartía con los demás, era un estúpido, así es más entendible que fuese alguíen al que hay que comparecer y no al que hay que envidiar y odiar a partes iguales.
    Lo dicho, pobre Humanidad tan estúpida.

    ResponderEliminar
  10. A/A DE anónimo 22:22h 17/12/2010

    Es cierto. Los humanos somos tremendamente egoístas y , en consecuencia, estúpidos a nivel ,digamos, global.

    En mi caso , a mi pesar, cada día que pasa me siento más y más estúpido.Cosas de la adaptación.

    ¿Por qué?
    Porque la solidaridad y el altruismo no me ayudan a pagar las facturas. En el fondo soy un esclavo y cuando era altruista y solidario...era un idealista que cobraba algunos trabajos y otros no (lo dejaba a gusto del otro o la otra).

    Reconozco que también estoy decepcionado con mi humanidad. Como hombre de paz tengo que reconocer que hay que manifestarse y gritar, porque no dispongo de otros recursos reivindicativos. Poco a poco, con esta crisis, saltarán desequilibrados (evidentemente) que tomen iniciativas aisladas clasificables como "locura transitoria".

    Solo sucede algo muy sencillo, hemos perdido cohesión social. Nos hemos vuelto huraños y más desconfiados que nunca.Así siento mi momento presente. Evidentemente he sido manipulado y grito solo porque ya no sé gritar de otra manera. No tengo ganas, curiosamente, de participar de las luchas de poder, prestigio, envidias y celos que acompañan, inevitablemente, a todo grupo altruista o no altruista.

    Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar