2 de agosto de 2010

Claes T.G. Linden grita

A duras penas llevo mi economía de una forma saludable (sin llegar a la pobreza del tapeo = 0 –casi mi único hedonismo que supone un costo-).

Linden, mi amigo el ermitaño , que vive en el campo de Gibraltar (concretamente Castellar de la Frontera), continúa enviándome mensajes de alarma o desesperación.

No soy quien para decir si son verdades como puños (lo cual me asusta más de lo que podría imaginar); o fantasías de un hombre desesperado por su fundación, su futuro y el futuro de nuestra especie.

Mensaje literal de Linden:

“Están de nuevo fumigándome con veneno para matarme u obligarme a irme de aquí. Quieren el terreno de mi vivero. Estoy enfermo, mis siete perros son enfermos, casi toda vida natural y normalmente abundante aquí ha desaparecido. Bajo los árboles no se ve más un insecto volador. Y todos los pequeños animales han desaparecido. Yo tengo dificultad de respirar y los médicos miden bajo nivel de oxigeno en mi sangre. Muy peligroso. La GC se niega ha hacer cualquier cosa contra los vecinos falangistas. No hay pruebas, dicen, aunque las pruebas son muy abundantes y el sargento jefe me llama de loco.

¿ La locura mata insectos y pequeños animales?

Simplemente no hay ley aquí. El falange hace lo que quieren aquí, construyen en una zona forestal no urbanizable, roban, destrozan, acosan y matan. No se pasa nada. Soy extranjero. Sería bien si puede ponerse en facebook o algo similar.

¡Saludos! “

Poco más puedo decir de él ,que no haya escrito el mismo vía sms (texto entre comillas expresado arriba).

Cortad y pegad este mensaje si podéis expandir su grito conforme a su deseo. Gracias.