23 de junio de 2010

Alf. Una víctima de los canallas.

Es curioso como la circunstancia de estar parado, que he abandonado temporalmente hace unos días, supone , sin lugar a dudas, una canallada.

En el curso de ofimática que realizo por las tardes, que es para desempleados en su comienzo, sigo notando un gran potencial. Noto, siento decirlo, una gran capacidad de crear, entre otras cosas.

Por concretar, con lo que supone de perdida de información valiosa, me apetece expresar unas palabras de mi compañero Alf.

Alf es un parado de larga duración al que tengo especial cariño. La razón , sencillamente, se ampara en que por lo que he vivido hasta el momento –lo cual es evidentemente una situación parcial y limitada- es una persona sin ninguna malicia. Un buen hombre. Una de estas personas que , basándome en mis sensaciones –pues no es otra cosa este texto-, fuera parte de gustarle las mujeres (lo cual no sé si es bueno o malo) tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Encima ese corazón es un corazón que siento bueno, sin malicia, hipocresía o complejidad insana.

Cuando era un obrero trabajaba en el control de calidad de una fábrica de piezas de ascensores. Dado su perfil, básicamente silencioso e introvertido, hacia su tarea y no se metía con nadie. Era ese tipo de compañero ideal que no se mete en tu trabajo y hace lo mejor que puede el suyo. Poco más sé de sus tareas fuera parte de que se fue por críticas desproporcionadas, para él, sobre la calidad de su trabajo. Solo se defendió con una frase:

- No soy una máquina.

Me apetece hablar de él porque, sinceramente, he tenido pocos compañeros de trabajo, a lo largo de mi vida laboral, que respetasen las normas del juego sin hacer “lazos, nudos y cuerdas”. El juego del respeto hacia el otro sin pisarlo, humillarlo o criticarlo con vileza.

No es que me esté quejando especialmente de mis últimos trabajos, no se trata de eso, si no de que Alf es muy noble aunque , posiblemente, sea putero (lo cual no critico especialmente para un hombre que vive sin pareja).

En estos momentos de su vida está claramente hundido. Muy hundido. Y es penoso que una persona sensible ,como es él, se encuentre peor que yo. Se encuentre hundiéndose o hundido como el Titanic (emulando una frase de mi amigo LL). Suele caminar como lo hacia mi amigo, o examigo, Sobrado (del que he escrito algo por este entorno marrón).

Deseo expresar, dada la libertad de expresión de este entorno libre de censura (que yo sepa u observe) , mi apoyo a todas esas personas nobles que han sido devoradas , en algún momento de su vida, por esos lobos sin ética que siguen cazando, cazaron y cazarán. Y que conste que no tengo nada en contra de los cánidos, pero forman parte de una antigua metáfora (el hombre es lobo para el hombre).

Que me gustaría que el mundo fuese de los justos y buenos de corazón. Pero nunca es el tiempo o el momento de los justos. Nunca lo es por muchas religiones que nos inventemos para llenar nuestro vacío interior; un vacío de carácter depredador antes que constructivo (construir es más difícil).

Esta vida es muy extraña. Tremendamente extraña. Es ese tipo de vida en que en un momento estas haciendo tus tareas para ganarte el pan, y follando con Medusa –por ejemplo-, y en otro , no muy distante en el tiempo , te encuentras en un barco tipo patera, agarrado el filo de la borda y metido en una tormenta Atlántica que juega con tu vida o , si quiera, con tu supervivencia.

Es penoso que este mundo sea de los injustos y de los lobos. Este sistema está tremendamente equivocado y desenfocado por los enfermos de la codicia.

¿Quién los diagnostica?

¿Quién los pone en tratamiento?

¿No deberían ser ellos los que se tomasen la pastilla que toma Alf?

¿Qué nos sucede?

¿Tenemos que emular la naturaleza Darvinista de la selección natural en nuestros entornos sociales?

Si es así. Están equivocados. Estáis equivocados. El futuro no puede basarse en las leyes animales de la supervivencia del más fuerte. Es un error porque así, así no hay auténtico crecimiento mental. Así solo hay mordiscos y dentelladas. Así solo hay crisis periódicas inmersas en planes que ululan dentro de otros planes…Todos ellos básicamente absurdos y falsamente racionalizados por los hombres grises (entiéndase lobos), esos hombres de la metáfora llamada MOMO (obra de Michael Ende).

¡Seguiremos siendo patatas bípedas!

Un saludo a Alf y otro a ustedes.

Por cierto ,en breve le llevaré a Alf todos los capítulos que tengo de la serie Cosmos (que me consiguieron ,en su momento, LL y Jota). No dejo de reconocer que a Alf y a mí nos une la curiosidad por nuestro universo espacial y especial (emulando palabras de Alf).

Y el universo, el universo;…está ahí afuera. Y para superar las “orillas del océano cósmico” tenemos que cambiar de actitud. Es el momento de estar por encima de nuestra naturaleza y superar el concepto del valor de las cosas.

¿Cuánto vale una vida?

¿Cuánto vale vuestra vida?

¿Y la vida de vuestros hijos?

Extrapolando estas preguntas, pregunto de nuevo:

¿Cuánto vale una vida?

¿Cuánto vale la vida de un parado?

¿Cuánto vale el concepto valor?


Atentamente, un chimpancé cósmico que escribe embriagado por dos sencillas cervezas y una frugal cena.


Posdata 1: un abrazo a Cris. Una mujer, por lo que he podido observar y conocer hasta el momento, con un gran corazón bajo su pecho. Suerte, amiga creadora. Crea como tu sabes hacer. Expresa las anécdotas de tu vida y el color. El color del todo.

Posdata 2: que halague a Cris solo pretende compararla, brevemente, con Alf. Y esta comparación no es mal intencionada. Además en la red hay mucha capacidad de crear y mucho artista de propia y ajena valía que las está pasando "putas" , con el desempleo y sus consecuencias, en estos momentos.