2 de mayo de 2010

El chimpancé observador ,observado.

Cierto domingo de no hace mucho tiempo, o espacio-tiempo, me dirigía hacia el parque de las palomas que hay en el parque Maria Luisa (Sevilla). Había quedado con Jota. Mi amigo Jota en quien basé el personaje llamado Josquín.
Como todavía no me ha denunciado seguimos siendo amigos e , inevitablemente, continuaré hablando de él, sobre él y con él.
Sé desde hace tiempo que su mundo está lleno de música, corcheas y semicorcheas. Busca interpretar la Armonía. No sé si lo conseguirá algún día. Espero que así sea. Quizás el conquiste el mundo de la Armonía mientras esta, la Armonía, huye de mí. Un chimpancé no sabe lo que es eso, pero observa y escribe. Y como chimpancé escritor , patatero o no, relato lo que observé mientras llegaba al lugar acordado; y mientras esperaba a Joaquín , que llegó media hora después de lo pactado. No me importó la espera porque, curiosamente, no había prisa. Cuestión de coherencia.
Como observador en el camino y en mi espera conjugo aquí palabras de los visto y sentido. Palabras desde la percepción visual y emocional. Eso que les resulta imposible a las cámaras de vídeo y de fotografía. Esa sensibilidad emocional del que observa el mundo que le impregna. Un observador de su tiempo y de su historia. Cierta contemplación. Tarea solo posible cuando se esta en calma y se dispone de tiempo para disfrutar, sencillamente, de los otros. Para ver el mundo ,en mi caso, desde mi atalaya de anacoreta solitario cansado de tanta estupidez; cansado de tanto quinto (pobreza, paro,…) (leed si os apetece este artículo : http://www.constantinocarenado.info/2010/04/un-quinto.html )

Dentro del parque de Maria Luisa alquilan coches a pedales. Coches rojos. Como caminante sin parada fui acercándome al niño que pedaleaba dentro de su auto rojo. Daba bandazos a izquierda y derecha sin estar borracho. Quizás curveaba. Cuando casi llegué a su vera dijo con ímpetu:

- Guauuuu. ¡Soy el mejor!

Y se lo creía porque la emoción de su rostro lo expresaba a salivazos. Era consciente de que quería ser un triunfador y en ese momento se sentía así; se sentía el mejor. Era el mejor conduciendo. Era más y era mejor.
Mi mente desengrasada y pequeña vio su ilusión y vio, también, su parecido con los adultos a los que, precisamente, estaba imitando.
Los adultos no son tan diferentes a este pequeño. Todos quieren ganar. Todos quieren ser los mejores. Porque beben esa filosofía y la han bebido. Esa filosofía es la filosofía del cazador. Somos cazadores. Y, evidentemente, somos los mejores cazadores de todos los tiempos.
¿Sobreviviré como chimpancé, gorila o sencillo primate ante tanto cazador?

Que diga estas palabras no es nada triste ni absurdo porque el niño estaba pasándoselo pipa mientras el padre desde la distancia adecuada gritaba:

-¡Paco! No te alejes.

Y Paco seguía pedaleando a su ritmo y bola. Paco era el mejor. Él y el coche de pedales bailaban juntos sobre el asfalto del parque. Sobre el asfalto negro.

Sonriendo continué mi caminata hasta el mismísimo Parque de las Palomas , situado dentro del Parque de Maria Luisa, donde me senté en un banco vacío. Donde me senté a observar mientras esperaba. Y observé las personas y su tiempo desde mi tiempo.

Tres amigos chinos charlaban con el paquete de “comida para las palomas”. El paquete les decía:

- ¡Vaciadme!
- ¡Vaciadme! hacia las mal llamadas ratas del aire y, paralelamente, mensajeras de la paz.
Los datos de mi chimpancipesca observación indicaron que uno de ellos quería coger una paloma y los otros no le dejaban desde la distancia de su banco. Dejó de intentarlo entre risas sin complicidad. Un palomo negro no se fiaba de la guasa ,pero otro si lo hizo y comió tranquilo sus granos mientras los chicos chinos observaban. Los tres adolescentes chinos miraban las aves y charlaban, sin llamar mucho la atención, desde su banco. Dieron de comer ,todo el paquete, a las aves.

En ese momento apareció un grupo de jóvenes y “jovenas” hablando ingles. O eran ingleses o eran americanos (no lo sé). Evidentemente no querían pasar desapercibidos y no lo hicieron. Cerca de mi banco uno de los chavales iba dejando un camino de granos para que lo siguiesen las aves. Si quiera un camino corto y escaso para que durase el paquete. Los seis chavales del grupo tenían muy claros sus roles. Unos observaban y otros actuaban. Los observadores, dos en este caso, permanecían a la expectativa y reían las gracias de los demás compañeros que iban rotando, sus actos circenses, con las palomas y sin ellas. Un de ellos, quizás el protagonista, se sentó en el mismo banco en que observaba el chimpancé que escribe esto. Ya sentado el efebo (palabra que esta de moda) charlaron , se hicieron fotos y rieron juntos. Los chinos seguían callados. Uno de los observadores anglosajones, que no participaban del circo de dar de comer a las aves, soltó un comentario y rieron todos. Las palomas que estaban cerca emprendieron su vuelo.
Desde lejos un grupo de niñas de la misma edad, seguramente compañeras , rieron casi al unísono, y en el alboroto se produjo una estampida de palomas hacia las próximas palmeras. Algunas palomas pasaron rozando las cabezas de las niñas que hablaban ingles y una grito entre carcajadas:

-“¡Ohh May Godd! “

Y repitió junto a otras:

-“¡Ohh May Godd! “

Los del grupo, incluidos los efebos próximos, rieron juntos y una voz educada de adulto gritó camuflada:

-“Camend, camend. ¡Hey! Go. Go.”

Las niñas, a gritos, recordaban la anécdota del vuelo rasante de las palomas. Alguna de ellas se tapó la cabeza con el gorro de la cazadora y gritó, junto a otras:

-Ahhhhhh

-“¡May Goodd!”

Y se fueron riendo hacia otro destino mientras al mirar en otra dirección una mujer observaba al observador. El observador era observado. Me observaba y al percatarme, educadamente, ambos miramos hacia otro lugar. En esta coyuntura llegó Jota diciendo que se había perdido porque no se acordaba, exactamente, del sitio del Parque de las Palomas. Fuimos a tomar un café. Compartimos nuestro presente con nuestras aventuras y desventuras.
Mientras llegaba Jota, o no lo hacia, vi pequeñas tribus humanas hablando de respetar a los animales y jugando con la recurrente palabra llamada Dios. Ese al que muchos piden esa ayuda que nunca llega. Ese que deja que el mundo funcione como el culo. Ese que no entendemos y que no da muestras de existir o no existir. Mientras se demuestra su existencia o no existencia, que al final es cuestión de fe, escribiré como chimpancé agnóstico que reconoce su naturaleza animal. Soy un chimpancé y me estoy convirtiendo en un gorila.
Pensándolo con seriedad, esa tan poco frecuente en mi forma de escribir, me gusta ser más un chimpancé. Así tengo cuatro manos para escribir absurdos relatos como este. Relatos que hablan de ser el mejor y de Dios desde seres humanos pequeños y adolescentes.

Atentamente Constantino Carenado como observador observado que no cree en la existencia de Dios ; ni cree en la NO existencia de Dios –no sé y no contesto-. Un observador observado que solo quiere vivir y dejar vivir y , entre medias, pensar si le dejan. Cuanto más pienso más consciente soy de que no interesa que lo haga porque la tarea de pensar no supone un valor social remunerado (salvando a un puñado de hombres con suerte que he leído en los libros de filosofía).

Aún no comprendo la razón de la palabra producción; tampoco comprendo la palabra optimización y me cuesta mucho entender que es, realmente, ganarse la vida.
¿?¿?¿?
Me cuesta comprender que es la jerarquía y que significa representar a alguien antes que a uno mismo (nunca he visto ,ni sentido, esto de “la auténtica representación de los otros”). Solo veo un montón de mentirosos esperando su momento como los buitres de “cristal oscuro”. Un montón de mentirosos representándose a sí mismos ;o a su pequeña tribu de pocos miembros.

¿Qué vida es esta?
¿Una vida llena de hipócritas tomando decisiones que afectan a millones de personas?
¿Una vida llena de hipócritas con dinero tomando decisiones que afectan a millones de pobres que le importan un rábano porque no pertenecen a su “estatus”, o a su tribu?

Me gusta ser un chimpancé; exista Dios o no exista Dios. La cosa es que el hombre es un estúpido como especie global; y un genio como tribu que solo piensa en sus propias necesidades y las necesidades ajenas le importan un rábano (un genio interpretando o engañando para conseguir sus fines)-según Linden: homo-destructor-.

¡Paradoja entre paradojas!

Eso es el hombre moderno…
Que estuvo en las cavernas cientos de miles de años.

Un absurdo con capacidad de crear.

Pero no interesa crear, solo interesa producir; y si no producimos…

¡Nuestra mente está en peligro!

Espero que el futuro sea mejor al que observo desde esta caverna…

¡Pelos para los calvos!

¡Calvicie para los peludos!

¡Pelo ¡

Es cuestión de pelo ; o no pelo.

Yo tengo muchos en ciertos lugares.
A veces hasta me sobran.

¡Pelos!
Pelos de chimpancé.

11 comentarios:

  1. Herunter Bruteztraüssen3/5/10 16:19

    "-“¡Ohh May Godd! “

    Y repitió junto a otras:

    -“¡Ohh May Godd! “

    Los del grupo, incluidos los efebos próximos, rieron juntos y una voz educada de adulto gritó camuflada:

    -“Camend, camend. ¡Hey! Go. Go.”

    Ni Home English, ni Instituto Británico ni pollas. Para aprender inglés Carenado´s blog.

    ResponderEliminar
  2. Quetestrujenlalaringen, beoden3/5/10 16:22

    Macho, eres el único bloguero al que le salen las despedidas más largas que el propio artículo.

    ResponderEliminar
  3. Veteafreiresparraguen, burren3/5/10 16:30

    Pelos para los calvos!

    ¡Calvicie para los peludos!

    ¡Pelo ¡

    Es cuestión de pelo ; o no pelo.

    Yo tengo muchos en ciertos lugares.
    A veces hasta me sobran.

    ¡Pelos!
    Pelos de chimpancé.
    Publicado por Constantino Carenado en 23:58

    Lo sabía. Otra vez escribiendo trompa perdido al filo de la media noche.

    ResponderEliminar
  4. Simon & Telefunken3/5/10 17:41

    ¡Guten, Carenado, guten!. Ya puede doblar películas en inglés donde salgan espías alemanes.

    Se ha ganado a pulso los títulos de "canciller del metano" y "führer de los Lagares".

    ResponderEliminar
  5. Secta Pajinicaredoniana del Ultimo Dia Laboral3/5/10 21:47

    Carenado es una buena persona a pesar de sus fallos y pecados como todo bicho viviente del planeta Tierra

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3/5/10 23:40

    Que va. Es el Príncipe de las Tinieblas

    ResponderEliminar
  7. Buscamos un lider medioambiental que nos defienda de verdad

    ResponderEliminar
  8. Carenadoxilium Trankicarenade4/5/10 23:05

    Ya vamos en algunas provincias superando el 30% de paro.Estamos en la Champion league de la crisis total.Nos subiran impuestos y cada dia ganaremos menos,de las pensiones mejor olvidarse.Estado de suicidio colectivo.menos mal quetenemos nuestra dosis diaria de articulos carenados.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5/5/10 17:27

    Hable menos en inglés, Sr. Carenado, e ilumínenos sobre la crisis griega y la del final de la Palmera. ¿Tiene alguna arreglo? Díganos fur mine Gott si los griegos (y griegas) y las criaturitas ¿van a ver la luz al final del túnel, Sr. Republicano? Y extiendase en sus parrafadas...

    ResponderEliminar
  10. Este comentario es el mismo que he subido hace un momento al artículo sobre Medusa :

    Nada cambia. Todo sigue igual...

    "En breve subiré algo sobre Grecia y la crisis actual.

    La posdata de este artículo tan borde es propicia.

    Parece ser que viene de un libro de un italiano cuyo nombre, de momento, desconozco...

    "Todo cambia para que todo continue igual".

    En el caso de Medusa , y Oro Azul, todo continua como cuando las conocí.

    En el caso de esta crisis Griega me remito a un frase que me dijo un día mi amigo "LL" entre otros:

    ¡Cuando las barbas del vecino veas cortar;... pon las tuyas a remojar!

    Este sistema tan absurdo, que nos hizó ayudar a los bancos para que no se hundiera el propio sistema (con el dinero del pueblo o los ahorradores) ...
    quiere seguir igual que antes sin refundación del capitalismo "ni leches"...

    En realidad, mal que le pese a Oro Azul o Medusa, ...

    ¡Todo sigue igual!...

    Este simil de promiscuidad no es más que un reflejo de los tiempos que vivimos ( y que vivo aunque escriba desde mi hipotética caverna).

    ¿Quién va ha refundar el capitalismo?

    ¿Quién va ha regenerar un sistema desregulado desde hace décadas?
    (Usando las palabras de la portada del especial Negocios de el Pais (2 Mayo 2010).

    Medusa, que no debe sentirse ofendida, es un ejemplo de los tiempos que vivimos:

    Oportunismo, promiscuidad (los radicales hablarian de "putiferio", mentira, manipulación y goce del presente...

    Solo hace falta respetar a los que nos quieren y, francamente, pocos y pocas hacen eso.

    Subiré algo sobre Grecia porque necesito expresarme ante tanto absurdo.
    Como quiero copular con Medusa, otra vez, necesito expresarme para liberar mi frustración como hombre obseso (no peligroso para mí ni para nadie).

    El hombre del verbo. Eso soy yo. Solo palabras y frases junto a coherncia cuando puedo o pueda. Aunque no lo parezca.

    Saludos."

    Saludos y paciencia con vuestro amigo o, quizás, enemigo.

    ResponderEliminar
  11. Te acabo de denunciar...

    ResponderEliminar