14 de mayo de 2010

Dolor desesperado.Verbo embriagado.Palabras

Prácticas de empresa , por las mañanas, y cursos de formación, como alumno, por las tardes me hacen imposible subir algo congruente a este triste espacio.
Es curioso como el agotamiento me impide desarrollar textos de queja y reclamación, digamos, social.
Como mi tiempo es limitado y mi corta lucidez es más reducida que antes no puedo expresar todo lo que me gustaría o, incluso, amaría.

Para comenzar puedo deletrear una palabra que me duele en el alma:

Estafa.

Esta es la palabra que me duele y la que siento.
Me siento estafado por un sistema cuya recuperación repercute en los que tienen menos poder adquisitivo.

Hace poco entendí y apoyé la subida del IVA, con condicionantes, pero…

¿Eliminar la ley de dependencia?

No saben ustedes que Linden, mi amigo Claes Linden, disfruta de esa ley para la organización de su invernadero y, además, necesitaría más ayuda para que compensase su falta de independencia o, sin animo de ofender, su falta de movimiento y auto cuidado por razones de edad y salud.

¿Dónde están los derechos fundamentales de los más frágiles?
¿Se van a tomar por saco?
¿Desde cuando las leyes sociales son de ida y vuelta?
¿Desde cuando son caducas y limitadas al electoralismo?
¿Esa es la manera de ahorrar y reducir gastos?

¡Qué curioso que el bozal "abrigue" a los de siempre!
¡Que asfixie a los de abajo!
Que ya están asfixiados por las razones que sean.
Curioso. Muy curioso. Demasiado curioso.

Para terminar este estúpido, e inútil, artículo de hoy expresar con furia que ahorren desde arriba y llamen a esos hombres, llamados españoles, que ganaron mucho dinero cuando las vacas eran gordas. Que los llamen y les digan:

- Tu capital es necesario ahora. Ya ganaste bastante. Ayuda.

Estoy cansado de que las vacas flacas las paguemos los más pobres ;y las vacas gordas las disfruten los de siempre.

Como me dijo un compañero de prácticas lleno de sabiduría y de prudencia:

“Todo cambia para que nada cambie”
Frase de un libro llamado: El gato pardo.
Autor: Un Italiano desconocido para mí.

Estoy cansado de gritar y hoy lo hago de nuevo con brevedad.

¡Justicia!
¡No a la estafa social!

Solo pido justicia social y menos estafa social.

¡Estoy cansado!
Con cuarenta y cuatro años…
Estoy cansado.

¿Por qué no arregláis los asuntos en la parte de arriba, en lugar de en la parte de abajo?

¿Por qué los platos rotos los pagan siempre los de abajo?

¿Por qué?

Me encuentro muy a gusto aquí abajo ; muy a gusto dentro de mi caverna de chimpancé triste y observador.
¡Las sombras Platónicas no me dejan ver el bosque Griego!
Un bosque que se ha puesto negro.

¿Qué sucede con tanta libertad y tanto liberalismo?

Sucede lo evidente…

Los representantes se representan a sí mismos y han olvidado su función.
Ser representante de otros es proyección del bien común y no proyección del propio interés.

¡Lo que ocurre no es democracia ni respeto a los derechos humanos!

Y más aún después de ayudar a los bancos para que el sistema no se hunda.

Encima se ha dicho hace poco. Se ha dicho… poco después de ayudar a los bancos con la “esperanza” de “refundar el capitalismo”:

No se puede refundar el capitalismo

Pero bien que se ha pagado a las entidades bancarias con el dinero del pueblo porque ese pueblo, precisamente, tenía su dinero en esas entidades con animo de lucro…

¿?¿?¿?¿?-sin palabras-



En el asunto Griego voy a ser muy breve.

Supongamos que el estado se ha estado endeudando sin control. Supongamos que no se han gestionado bien. Supongamos….

¿Qué tienen que ver con eso los jubilados a los que les han bajado lo pensión un 10 % anual (sus pagas extras)?

Estos señores jubilados pagaron sus seguros sociales mientras trabajaban…Pagaron sus impuestos...

¿Qué sucede?
¿Por qué?

Entiendo un IVA del 18 por ciento pero… ¿23 %?

Creo que ,en el fondo, es el concepto de estado funcionarial o político , cuyos actos repercuten sobre los “nominados”, el que está en quiebra

Si hay que buscar soluciones que no sean las que lapidan a los pobres, desgraciados,…a los de abajo.

¿Qué mundo es este?
¿No será un mojón sin olor?
¿No será una patata podrida?
¿No será un mundo obsesivo y falso como la mismísima Medusa?

SI a la justicia ;y NO a la estafa social.

Que los platos rotos los paguen los que más tienen o, si quiera, que paguen lo mismo (proporcionalmente) que los que menos tienen (eso incluye el pasado económico).
Y sobre los asuntos sociales…
¡Ni tocarlos!

Recortad por otros lugares; pero no recortéis por donde siempre. No lo hagáis por los de abajo. Por los que menos tienen. No recortéis por los pobres. Recortad por los ricos y por los codiciosos con éxito económico. Metedles las manos a ellos y haced que suelten lo que es necesario. Sobre todo encarcelad a los especuladores sin ética (ladrones) como encarcelaríais a los ladrones de “tres al cuarto”...

Justicia SI; y NO a la estafa social.

Siento estas palabras pero soy tonto. Yo, soy así. Soy un chimpancé que gustaría de desarrollar más, y otra vez, sus ideas sociales sobre el bien común. Que gustaría de desarrollar su verbo redundante y quijotesco hacia el silencio de la repetición eterna.

¡Hacia el presente que siempre es como el pasado!

Representantes que solo se representan a sí mismos.
Poderosos que solo quieren regodearse en el poder o conseguir más poder.
Señores tribales ególatras y egoístas que aman la hipocresía.
Falsos pretendientes de la justicia verborreica.
Eminencias amigas de su ego antes que de la sabiduría y de la humildad.
Egos aumentados.
Súper egos.
Dioses en vida y dioses del éxito que solo ven su ombligo.
Hombres del pasado en el presente y en el futuro.
¡Ídolos de pacotilla!
Los líderes ya no pueden ser así.
No pueden ser como han sido en los últimos dos mil años.
Los líderes ya no necesitan palacios.
Solo necesitan agua, algo de comida y una pequeña letrina en un mar de libertad
.

¡No al pensamiento tribal!
¡No a la estafa social !
¡No ha dañar a los dañados!

¿Qué los chinos se han llevado toda la industria por su optimización de todo y todos?

Cambiemos el sistema a mejor. Estemos por encima de los chinos sin violencia física.
Nuestros inventos sociales ,como el dinero o la propiedad, no pueden suponer perjuicios sociales. Eso no es de seres inteligentes , si no de seres estúpidos y animales (esto lo dice un primate de verdad).

¡Demostremos nuestra inteligencia de una vez!

Y la inteligencia comienza en el bien ajeno y, paralelamente, en el propio. Tenemos que ganar todos y no los que más arriesguen o especulen. Que la vida no es , precisamente, justa como para que nuestros sistemas sociales sean "más de lo mismo". Tenemos que estar por encima de nuestra naturaleza. Más allá de nuestras limitaciones.

¡Tenemos que superarnos como sociedad global y, a su vez, local!

¡Nuestra estructura social no tiene que ser darwinista!

Podemos hacer que sobrevivan y vivan los fuertes y los “débiles”.

Podemos.

Podemos si queremos.

¡Debemos!

Porque hay mucha capacidad de crear.
Una capacidad de crear, propia de cada humano, que se pierde frente al interés de unos pocos agraciados.

Tenemos que hacer que la suerte sea una casualidad, y no una alternativa de futuro.


Constantino Carenado. Perdedor del presente y perdedor del pasado. Chimpancé.