21 de octubre de 2009

Beca España. Un país con gónadas.

Esta es una carta ficticia al representante actual del pueblo. Hace unos días leí en la prensa gratuita que hay familias con descendencia donde los dos padres están parados y con las prestaciones, y /o ayudas, cercanas a su fin. Siento que este tipo de cosas puedan suceder cuando no hay trabajo en el mercado local.
¿Emigramos de nuevo?
Como hace años hicieron muchos vecinos de mi barrio que se fueron a Alemania (laboratorios, fundiciones, cadenas de montaje, etc.…)
No me parece una idea constructiva y explicaré la razón más adelante.
Desde esta bitácora en la red se me ha ocurrido una propuesta arriesgada y a medio plazo, en lugar de a corto plazo (visión corta de muchos políticos por el estrés del voto). No es una propuesta rara, anatural o inaceptable desde la perspectiva de la producción, pero puede soportarla un estado y sus contribuyentes si la racionalizan y la entienden.
Reconozco que me encanta escribir historias y, también, vivirlas en la seguridad del respeto a mi integridad psíquica y física.

Si desarrollasen esta propuesta, los que contribuyen dejarían de tener la sensación asfixiante e ilógica de que están ayudando con su dinero a un montón de vagos. Sensación que padezco hasta yo, que me considero una especie de paradoja sin serlo: Un escritor, bueno o malo, que dedica su tiempo a leer, pensar y escribir; repitiendo ese ciclo cada día desde esta extraña nube cómoda, pese a quien le pese. Y desde esta extraña nube de algodón dulce puedo hacer lo que me gusta y gozar con ello. También, desde este lugar paradójico, puedo ver lo que otros no tienen tiempo de observar, puedo sentir de donde viene el aire vicioso que nos está dando jaqueca. Ese dolor que invade a todo ser sensible que busca soluciones constructivas, entre gritos internos, para salir de los problemas propios y ajenos.

No es que me caracterice por mi pragmatismo vital pero si sé que cuando me hizo falta me fui a trabajar al campo. Como no tengo cargas familiares, ni hipoteca, me fui durante nueve meses a Moguer (Huelva). Me fui para conseguir pasta y me hubiese gustado seguir estudiando otra carrera con mis necesidades cubiertas, pero ya tenia terminados mis estudios y no encontraba trabajo en Sevilla.

Hoy tengo algo que me ha dicho la breve siesta de esta tarde, la lectura , la reflexión permanente, tortuosa, que mi mente desarrolla de manera limitada y ventosa (en múltiples sentidos). Algunos de ustedes pensareis que soy un neurótico o un desequilibrado; me da igual porque lo voy a decir con toda la intensidad que me permitan las letras en buena o mala secuencia. Mis palabras son como el viento que pasa y refresca en la niebla (vaya chorrada tan sincera me ha salido).

Conozco que el SAM (Servicio andaluz de empleo) y el INEM (Instituto Nacional de Empleo) dan cursos de formación para parados y les pagan por ello. Sé que muchos de esos cursos pretenden una formación rápida de una profesión.
Hoy, y ahora, le propongo algo nuevo y más espeso. Algo más allá de un parche que puede funcionar en profesiones sencillas que se perfeccionan con la práctica como cursos para mujeres electricistas. He trabajado con una mujer electricista que mejoraba día a día, digan lo que digan sus excompañeros .

Conozco además de ella, a estas alturas de mi vida, un montón de personas que si pudiesen se dedicarían a estudiar una carrera. Son personas que, por las razones temporales o circunstanciales que fuesen, no pudieron estudiar en su momento y ahora lo desearían. Quizás pueda ser su oportunidad. Esa oportunidad apoyada en la desesperación y deseos pasados que no pudieron ser.

¿No puede interpretar, el sistema, el rol de un padre que valora y apoya tu esfuerzo en el estudio de una carrera universitaria?
¿Ese padre, o madre, que no pudo estar para apoyarte; o que no lo hizo por qué eras un irresponsable?
¿No es ahora cuando hace falta algún tipo de formación permanente que aproveche el potencial creativo que tenemos en personas que ha desempeñado trabajos básicos?
Trabajos respetables pero que no pueden ofrecer el sustento a toda la población laboral.
¿No es quizás la educación junto a la investigación, el camino hacia el crecimiento del mañana? ¿El camino hacia el crecimiento de un pueblo?
No tengo nada en contra de mis amigos los electricistas, yo soy antenista, pero...

¿Que país puede crecer desde la profesionalización de un sistema de mercado sujeto tremendamente al ladrillo y sus empresas de “cartón piedra”?
¿No hacen falta expertos y gente emprendedora con conocimiento?
¿Por qué no formar a aquel que quiso y no pudo?
Tengo más preguntas para esta “perogrullada” de Educación Permanente Subvencionada que estoy apoyando ahora mismo.
¿Qué hay muchos titulados sin trabajo desarrollando tareas básicas?
¿Han probado, quizás, la fórmula de un currito metido en el consumo que se queda sin trabajo y siempre ha sobrevivido hasta ahora?
Ese currito con la alternativa de llevar dinero a su casa a cambio de estudiar esa carrera que no pudo ser…
¿No verá las cosas de forma diferente a como las ve el joven estudiante que realiza sus estudios gracias al apoyo de su familia?
Puedo garantizar que desde abajo las cosas se ven diferentes. Esto no es un ataque a los eruditos; si no una propuesta para aumentar ese nivel de eruditos en nuestro país. Aumentar la cantidad de gente formada que viene desde abajo con todo su conocimiento y experiencia personal; con todos sus conocimientos de experto.
Físicos, Ingenieros, Matemáticos, Historiadores,…Saliendo de su profesión y yendo, con toda su experiencia profesional y personal, hacia el conocimiento añorado y perdido para continuar sus sueños imposibles.

Como me encantan los ejemplos, esos en que siempre me amparo al razonar sobre algo, voy a hablaros de Poniente. Mi musa olvidada y breve que aparece por los documentos digitales de esta extraña bitácora.
A ella le hubiese gustado estudiar una carrera y no pudo ser. Desde su adolescencia se ha ganado la vida de manera honrada, y no pudo realizar su sueño por circunstancias personales.

¿Somos solo producción?
¿Por qué el sistema no puede formarla ahora?¿NO hay mercado?
¿Es tarde para siempre?
Nunca es tarde cuando el empuje de la creación se generaliza y tenemos personas formadas a medio plazo. Incluso pueden aparecer “listos perdidos” o "genios perdidos".

¡Esta es la idea que quiero expresar hoy!

Esta es mi propuesta absurda y descabellada amparada en que no podemos entrar, nuevamente, en esa burbuja inmobiliaria que solo se apoya en construir y construir para que nos volvamos a hipotecar y rehipotecar hasta el siguiente reventón. Vacas gordas de construcción = trabajo; vacas flacas = a tomar por saco. No me gusta esta fórmula ni su cadencia en W.
¿Qué industrias tenemos?
¿Qué investigación, que casi se recorta más, tenemos?
Mi última empresa dependía de la construcción de VPO y esta agonizante.
¿No podemos ver más allá de cuatro años?
¿Tenemos miedo al futuro?
Hay va mi propuesta rodeada de educación permanente para todo aquel que quiera formarse, educarse o crecer y no pudo hacerlo en su pasado…
De eso trata mi propuesta desde una visión extraña y dependiente como la mía. Una extraña visión desde una nube atacada por los argumentos normalizados. La visión de un chimpancé que eligió esa especie para ver de forma diferente (sin orgullo, sin vanidad y sin soberbia) a los homínidos que siempre ha tratado durante sus cuatro décadas de cavernas y cavernícolas.

Propuesta: Te pago estudios, techo, y comida hasta que termines y dos años después para que crees o busques un trabajo más cualificado.

La Beca de Formación Permanente para los quisieron y no pudieron.


¡Beca España!

¡Que estupidez! Diréis algunos.
Hay un montón de gente con título que tiene que trabajar en aquello que no ha estudiado.
¿Por qué dices esta gilipollez ahora?
No niego esta verdad pero muchas de esas personas, entre las que casualmente me encuentro, fuimos desde el sistema educativo universitario hacia el trabajo…

¡Pero en la historia de nuestras civilizaciones no ha ocurrido lo contrario nunca!

Al menos que yo sepa.
¡Jamás he leído algo parecido a este ejercicio inversor de la corriente del conocimiento!

Al menos, desde una visión estatal.
No incorporo aquí los cursos rápidos que dejan muchas lagunas conceptuales y experimentales. Esos parches, que si he conocido en terceros, sirven parcialmente para formar trabajadores. Pero…
¿Trabajadores para que tipo de empresa?
¿Constructoras y subcontratas de estas otra vez?
Ufff

Quizás la nueva ruta a seguir sea esta:
Desde el sistema laboral caótico y desmembrado; hacia la formación académica para hacer el futuro entre todos. Porque el futuro está en el conocimiento y el saber que apoyan a la industria.
¿Qué toca las pelotas a los que tienen esa carrera que pagaron sus padres con dinero y esfuerzo?
Es posible. Pero como hombre (o chimpancé)
que ha estado trabajando con muchas personas, de vidas tremendamente diferentes a la mía, puedo decir que:

La necesidad agudiza el ingenio. Quizás el aprendizaje , y hasta el acto creativo.

Si les comentase que muchos de mis compañeros han sido unos enredas, rumoreadores, manipuladores, chivatos, currantes, miedosos, envidiosos, salidos, etc.… a los que he apreciado intensamente durante las aventuras y desventuras en el trabajo…
¿Les estaría contando algo nuevo respecto a otros entornos laborales más elaborados o distintos?

Reconozco que mi visión de las cosas es, muchas veces, cruel. Pero igual que dije un día que de mis experiencias en las ONG’S (donde estuve más de diez años de mi vida) saqué que el recuerdo más intenso y doloroso es: soportar las luchas de poder entre amigos, y amigas, que los llevaban a diferencias y enfrentamientos interpersonales alejados de la tarea altruista.
¿Qué quiere que les cuente de mis compañeros de cuadrilla, de obra, de oficina,…?
¿Qué quiere que imagine de los que forman parte de ciertos grupos de poder y decisión?
Seguramente nada nuevo; solo algo más refinado y persuasivo.
Tengo que reconocer que en mi último trabajo, fuera parte de los problemas, abundaban el buen humor y el cariño. De esos acontecimientos vienen, lógicamente, los mejores recuerdos. Pero esos no hacen daño ni deterioran nada; son los aspectos negativos (que he dicho arriba) los que dañan el día a día en cualquier curro. Nada es perfecto, y eso que el último trabajo fue el mejor de los que he tenido. Imagínense los anteriores.
En fin… desde aquí ruego que en las altas esferas piensen en esta extraña beca experimental como un proyecto, como mínimo, de ocho años y con un número finito de alumnos vocacionales.

La Beca de Formación Permanente para los quisieron y no pudieron.
O
Beca España. Un país con gónadas.

“Te pago estudios, techo, y comida hasta que termines tus cursos universitarios y dos años después ,para que mejores tus sueños”.

Saludos sinceros a todos.


Posdata 1: Necesitaba transmitir estas neurosis de chimpancé. Me siento extraño diciendo lo que he dicho. Ahora me machacareis por defender este asistencialismo.
¿Podemos todos depender de la minería, agricultura, pesca, turismo, construcción e industria prestada?
Creo que no; y al deshacerse la “burbuja inmobiliaria” estamos como deberíamos estar antes de ella. Antes de esa falsa riqueza del endeudamiento fomentado, curiosamente, por los propios bancos que ahora pueden prestar pero no se fían por temor a la falta de liquidez del deudor. Muy curioso.
Y la alternadita de reducción de salarios y condiciones salariales, ya mermadas con el euro, no me gustan nada en absoluto.

Posdata 2: dejo varios enlaces que pueden estar relacionados con las ideas expresadas en este artículo:

Otro articulo de un servidor sobre la beca de “mantenimiento”:

Un artículo del blog de Mario Conde sobre “el milagro del euro”:

http://www.marioconde.org/blog/2009/09/los-riesgos-del-milagro-del-euro/comment-page-1/#comment-26876

Posdata 3: deberíamos negarnos a perder derechos ante los nuevos contratos que se avecinan.
¿La desesperación lleva al límite; y el límite al final de nuestros derechos laborales?
¿Estamos caminando hacia atrás?
¿Estamos perdiendo derechos adquiridos?
Me temo que sí. Cuando muchas familias lleguen al límite aceptarán lo que sea para tirar hacia el frente y firmarán contratos basura.
Es posible que volvamos al año 1950, cuando mi abuelo Ernesto trabajaba en el ferrocarril de lunes a sábado y más de doce horas diarias. Algunos domingos también trabajaba. El trabajo era la segunda mujer de mi abuelo; se llamaba locomotora. Si vuelve a suceder será un momento perfecto para todos…

¿Quién va a tener ganas de consumir en un tiempo libre inexistente?
¡Algunos empresarios estáis ciegos!

¿Quién va a viajar si no le van a dar vacaciones?
¡Algunos empresarios estáis cegados!

Y yo termino porque me estoy poniendo malo de darle vueltas al tarro.

"¡Psicólogo!
Venga a verme y hablamos mientras trabajo.
No me permiten ir a su consulta."

Posdata 4: ¿Serian los empresarios capaces de hacer exigencias temporales y darnos después, cuando todo mejore, nuestros derechos perdidos? ¿O todo es oportunismo?
¿Siempre tiene que haber un máximo beneficio posible?

¡Duplíquenme como a la oveja Dolly !
¡Dos Constantinos por el precio de uno!

Ambos montando antenas.
Uno de chimpancé en lo alto;
Y el otro de jefe, orientando.