20 de septiembre de 2009

Un vago que escribe para gritar

Poesía sobre las dualidades: trabajo/paro ; vago/paro ; vago/pobre.
Estas dualidades son auténtica ciencia ficción; por eso me gustan o encantan.


Piensan todos que es un vago
Quien no lo es.

Piensan todos que es un currante
Quien no lo es.

¿Cuál es el sentido de todo esto?
Solo Carecer de él.
No hay ningún sentido.

¿Cuál es el sentido de los problemas?
Que están en la realidad, o en la mente.

¿Cual es el sentido de la inconsciencia?
El sistema que padece esa enfermedad.

¿Y el sello de la inocencia?
La infancia que termina.
También.
La infancia olvidada.

Esta poesía, escrita por mí anoche con mi querida cerveza, solo quiere y desea cuestionar muchos prejuicios sobre: el parado, el pobre y el vago.
Cuando, muchas veces, lo único que hay detrás es envidia y orgullo, puede que hasta celo, resumibles en estas exclamaciones:
¡Que se busquen la vida!
¡Tienen lo que se merecen!
¡Los parados son unos vagos!
¡Los pobres son pobres porque no se integran al sistema!
¡Los pobres son unos vagos!
Etc. (hay muchas, quizás demasiadas exclamaciones parecidas a estas. Sencillamente crueles y desproporcionadas… ¿Por qué los americanos no desean una asistencia sanitaria gratuita para los "pobres" de su propio pais? …Subiré un artículo en breve.Un artículo cuya linea pueden intuir)

Susan Fiske (Catedrática de Pinceton (EEUU)) dice en una entrevista, realizada por el equipo de Muy Interesante en su número de Febrero de 2009):
-(entrevistador) Pero esos sentimientos de rechazo también hacen que nos sintamos culpables...
-(entrevistada) Las decisiones morales que tomamos dependen de nuestras consideraciones personales acerca de si esa persona es responsable de estar en su situación. Todo el mundo espera llegar a viejo, por lo tanto, no culpas a la gente mayor de serlo. En cambio, en lo que respecta a los pobres, la cosa cambia y depende, por ejemplo, de si consideramos que son vagos o trabajadores.”


Informe desde el barrio de Constantino Carenado (ficción):
Aquí informando sobre mí barrio. Aquí los parados son unos vagos. Cambio. Aquí los pobres y miserables, que viven a veinte minutos, son unos indeseables y, además de viciosos, supervagos. La palabra vago se queda corta. Cambio. Si papa estado no se interesase por “cargar” con los marginados y los pobres la cosa sería más nauseabunda y penosa, cambio. Doy gracias de que papa estado se hace cargo de: Parados, pobres y vagos. Gracias, Papa estado. Gracias por tu intervención. La protección social hace estas cosas. Los americanos no se han dado cuenta. Cambio.
¿Pero que sucede? Cambio. Alguien sabe ¿Por qué estamos aquí? Cambio. ¿Estamos para producir y si no lo hacemos somos estorbos? Tengo problemas de vocabulario. Cambio. ¿Qué es producir? ¿Para que sirve? ¿Es la auténtica prioridad? Cambio y corto.

Constantino Carenado, un chimpancé que escribe defendiendo a los pobres y parados. Un chimpancé que grita una sola frase:
¿Esto es lo qué tiene que ser?
Y otra segunda y última frase:
¿Vivimos, como dice Victoriano, en la “utopía” 1984 de Orwel?
Entonces, discúlpenme tengo tres palabras para todos ustedes:

Soy un salvaje.

Posdata: me da igual que el salvaje sea un personaje de Un Mundo Feliz. Sinceramente me la suda. Digo esto para los amantes de la "coerencia absoluta" en las citaciones y personajes de grandes novelas como son: Un Mundo Feliz y 1984. Novelas que no tienen porque convertirse en realidad. Si sucediese voy a escribir una...¡Anda! a ver si sucede lo mismo. ¡Cago en tooo!