29 de septiembre de 2009

El sueño americano y la sanidad gratuita

El sueño americano ha muerto.
¿Por qué digo esto?
Porque no existe. Nunca ha existido ese sueño absurdo. Se trata de una variación del cuento de la cenicienta. Se trata de una gran mentira. Una mentira, como diría Nora, gigante. Me resulta curioso en estos momentos la lucha mediática del Sr. Obama (ole sus "guevos") por algo evidente y necesario, pero poco entendido en su país:

¡Asistencia sanitaria gratuita para todo ciudadano de EEUU!


¿Cómo es posible que los estadounidenses tengan problemas con este tipo de afirmaciones tan evidentes?

Porque están confundidos. Tienen problemas semánticos entre estas dos palabras tan simples y sinónimas (al menos para ellos):

Pobre = Vago.


Solo tengo que decir algo muy sencillo a todos los americanos que piensen en esta igualdad.

¡Sois tontos!

No os preocupéis porque estas palabras las dice un simple chimpancé sin pelo o con pelo, según se preste. Sé que no habrá represalias porque no soy nada ,ni nadie, para ustedes.
¡Menos mal!

No soy nadie porque no he conseguido eso que llamáis éxito.
¡Éxito!
Que falacia aparente e inoportuna.
¡Éxito!
¡La zanahoria que mueve al burro!


Y EEUU, en asuntos sanitarios, se parece a ese burro.
¡Pero hombres de dios!

¿Os habéis olvidado de estas palabras?
Solidaridad, mala suerte, ayuda, misericordia, compasión, fraternidad, frustración, hundimiento, pena, caos, injusticia…Generosidad.
¿Pensáis que todos podéis soportar el concepto perpetuo (he dicho perpetuo sin confundirme) de producción eficiente?


¡Pandilla de desaprensivos manipulados!

Estas palabras no las puede decir un político como ZP, Obama, etc.
¡Pero un chimpancé que escribe!

Un chimpancé…
¡Si puede hacerlo!
¡Por eso lo hago yo!

¡Señores equivocados!
¡Señores americanos de EEUU!
Decid basta a vuestra estupidez simplista de Pobre igual a Vago.
¡Se acabó!


Hay cosas y hechos más allá de la producción y el éxito económico.
¡Se os ha ido la pelota!
Y ya no sabéis establecer prioridades.
¿No recordáis a vuestro Charlie Chaplin?
A ese personaje que estaba en la miseria…
¿Cómo es posible que cien años después de esas tristes películas continuéis defendiendo una desigualdad tan básica?
¡Una desigualdad como la sanitaria!


¡Porque sois tontos!
¿Qué tenéis vuestros seguros privados y que paguen ellos los suyos?
¿Pero que pagar ni pagar?

Si el dinero lo inventamos para el intercambio y, en principio, no para la esclavitud o la exclusión social.

¿Qué puedo dar si no tengo nada?
¿Qué doy?
¡Eh!
¿Mi cuerpo de ciento setenta centímetros?


¡Solo tenéis paparruchas en vuestras mentes!
¿Qué va a costar dinero de las arcas del estado Norte Americano?
¡Pues claro!

¿Pero para qué queréis tanto dinero?
¿Para tener más?
¡Se os ha ido la pinza y no sabéis ver más allá del puro negocio!
¡Os habéis olvidado de las personas!

Y los fracasados y marginados son personas
Que os importan un rábano o dos.



¡Pandilla de manipulados por el capital!
¡El capital está para servirnos no para servirle!


¿No lo entendéis?

NO. No lo entendéis; y por eso tenéis a vuestro presidente, llamado Obama, luchando por el apoyo popular de una idea tan elemental y simple; al menos en Europa.


¿Y ustedes sois la primera potencia mundial?

¡Eso es mentira!

Realmente sois la cenicienta y fuisteis “princesas” durante una noche de la eternidad.
Si no apoyáis la iniciativa de:
¡Asistencia sanitaria gratuita para todo ciudadano de los EEUU de América!

Estais ciegos. Los estadounidenses habréis demostrado, solamente, que sois los señores de la guerra moderna…Los señores que permiten que el estado se gaste una millonada en defensa, y guerras preventivas, y no pueda hacerlo en ayudar a sus ciudadanos desgraciados o marginados.

¡No me digáis que se lo merecen!
¡Nadie se merece la miseria!
¿Conocéis los miserables que, en ocasiones, deciden por vosotros sin vosotros saberlo?
¿No es posible que haya miserables con capital?
¡Estáis equivocados!
¡Ayudad mañana a vuestros pobres!
A esos pobres, e inadaptados, de vuestro querido país pamplinoso.


Vuestras ideas de éxito están caducas. Lo estaban al principio y lo están ahora.

¿Este es el mundo que queremos?
¿Este es el mundo que dejaréis a vuestros hijos?
¡"Kobarde"! (como diría Chiquito de la Calzada)



Porque, señores americanos de EEUU, no entendéis que la desgracia llega a veces y no se marcha jamás. En ocasiones sucede eso. No entendéis que puede tener mucho sentido aquello que no produce algo mensurable o clasificado por otros. Lo “chungo” es que nos habéis transmitido unas ideas poco prácticas con una vida que no tenga que ver con la palabra “producir”.

¿O fueron los ingleses?

Me da igual…

¡Ayudad a vuestros conciudadanos que son pobres y no tienen seguro médico privado!
¡Ya!
Y poco importa que sean unos vagos, unos maleantes, o unos desgraciados desde el comienzo de su existencia, ahora o mañana.


¿Reconocéis la palabra “suerte”?

Ayudaos entre vosotros y a los pobres, vagos, desgraciados y maleantes. Facilitadles medios de formación. Seguramente os sorprenda su creatividad. Condición de cada humano; mal que os pese a muchos americanos de éxito que están buscando el sentido a su absurda vida. Solo hay un sentido, Sra. Madona,…el sentido está en los otros.
¡Nos necesitamos!
Y no nos hemos dado cuenta.

Un saludo de un Chimpancé que solo pide una cosa a los estadounidenses:

¡Ayudaos a vosotros mismos porque se os ha ido el norte!
¡La vida de los otros está por encima de vuestros propios intereses!
¿No habéis estudiado religión?
¿Sabéis lo que significa compasión?

¡Pandilla de niñatos con poder!

Así os veo. Asi os veo, amigos americanos de EEUU.