12 de agosto de 2009

Perogrullada exhibicionista.

En este momento quiero ser breve y conciso. No sé si lo conseguiré pero voy a intentarlo. Voy a intentarlo hoy para no ser muy pesado en la parrafada de caracteres espesos y dolorosos.

Conozco a muchas personas aunque tengo pocos amigos o amigas.Creo que a muchos seres humanos les sucede lo mismo.
Hoy, mal que les pese a algunos y algunas, necesito desprestigiar a ciertos examigos o examigas que han elegido caminos de diversión próximos a la esclavitud; primos hermanos de la esclavitud; y hermanos (o hermanas) de la estupidez concentrada.

Hoy en día no existen cadenas como las de antaño, eso terminó. Todo se ha convertido en algo más sutil e indirecto. Todo se ha transformado en algo más, digamos, oculto.Los esclavos y las esclavas de nuestros tiempos modernos cumplen ciertos requisitos, que relataré tras esta parrafada. Condiciones que les llevan (o las llevan) a situaciones aparentes de felicidad, bienestar y goce. Pero en el fondo solo se trata de una huida hacia el absurdo y hacia la dependencia.

Los requisitos del esclavo moderno, o la esclava moderna, se apoyan en una vida aburrida, falta de motivación, hipócrita con su pareja o seres queridos(a los que necesitas; más que aportas o quieres de verdad).
Siempre es complicado no ver los defectos en la propia visión de las cosas. Me achacan, últimamente mucho, esta condición de egocéntrico desde que he decidido lanzar andanadas de heces a todos, amigos y enemigos, los que se sientan aludidos por las verdades de Perogrullo que voy soltando bastamente. Unas verdades que pueden resultar ofensivas. Hoy voy a caer en el mismo error de forma, nuevamente, intencionada.
Hoy voy a poner verde a estas examigas de las que he hablado en más de una ocasión .En esta ocasión voy a añadir a un amigo al que aprecio… porque estoy cansado de tanta estupidez, esclavitud y desenfoque.
Lo que voy a decir es una triste opción de algunos de mis examigos y examinas.

Voy a hablar de amigos y examigas que son drogadictos y no lo saben; o no quieren saberlo. Para no molestar a nadie voy a expresar sus seudónimos. Sé que si doy sus nombres y apellidos agrediría su intimidad y podrían denunciarme.
También tengo que reconocer que ignoro si algún día se pasarán por este entorno digital .Es muy probable que su mundo no pertenezca a las bases de datos y a los bytes.

La idea de este enfadado texto comenzó ayer noche. Una de las examinas a las que aprecio, mal que me pese, me vio , en mi soledad, tomando una cerveza anoche y me dictó ,con cierta ironía, estas cortas frases:

¡Que! Estas solo. Verdad. (Rompí relaciones hace un tiempo y en el momento de la ruptura expresó un mal augurio…: Como sigas así te vas a quedar solo-dijo-)

Francamente me alegré del comentario antes que ofenderme. He detectado una tendencia muy extendida que quiero resumir brevemente: los problemas ajenos solo son visibles desde la propia visión de la realidad. Una visión muy “personal” de la situación de la persona cuyos actos se juzgan desde fuera en lugar de desde dentro. Es ver las cosas que les suceden a los otros colocándonos nosotros en su lugar o posición.
Y sucede que muchas veces las piezas no encajan…
¿Merece la pena un amigo o amiga drogadicto?
¿Cuándo un amigo o amiga es incapaz de buscar otras alternativas a la distracción, evasión o entretenimiento?
¿Merece la pena aguantar el caos?


Merece la pena en la distancia física. Pero cuando se vive cerca…NO.
Porque el toxicómano o la toxicómana suele ser muy pesado o pesada…

Y, siento decir esto, de poco sirve hablar con ellos o ellas. Van a seguir cometiendo su estupidez porque constituye un hábito muy profundo. Son, sencillamente, esclavos.

¿Quién puede luchar contra los esclavos modernos que no quieren desprenderse de sus cadenas?
¡Solamente ellos!

Cuando toman conciencia y son aislados (o aisladas) en un centro que les ayuda a eliminar su dependencia. Entones hay algo de futuro…Entonces hay posibilidades.

Estos amigos y examigas…
No tienen proyectos vitales y necesitan evadirse de sus mentiras y problemas existenciales de la manera “más cómoda” posible. De la manera “mas perezosa posible”. Y usan inevitablemente las puñeteras drogas.

Estos amigos y examigas caen, a su pesar, en la dependencia del producto. Y estoy hablando de los siguientes productos:

Gachís (o como se escriba), Cocaína, Marihuana y Alcohol. Productos que algunas mezclan con antidepresivos…

¡Toma cóctel!

No hay que negar el vicio del alcohol. Yo mismo consumo entre medio litro y un litro de cerveza diarios. Hace poco renuncié temporalmente al consumo, por una medicación, y he echado de menos el nectar amarillo. No puedo negarlo.
Sé que en estos asuntos hay que hablar de grados de dependencia…Deacuerdo. Es una visión razonable…

Pero ahora quiero castigar por escrito a todos y todas estas personas queridas, con las que ya no mantengo –prácticamente- relación de amistad.Personas que recurren a estos “artefactos de consumo marginal” para buscar la evasión y hallar la diversión sintética e incluso sexual. Para encontrar el caos redundante. Pues no es otra cosa o mundo.

Estas son las personas, a mí entender, que están en zona de riesgo de drogadicción a fecha de hoy:
Oro Azul: muy racional e inteligente (su memoria es impresionante) pero muy cómoda e, incluso, perezosa. Llena de miedos y temores cuyo origen solo conoce ella (Personaje de esperpento).

Medusa: mi querida Medusa. Sé que consume todos los productos mencionados. Siempre ha negado el consumo de cocaína pero no es así. En varias ocasiones ha realizado espectáculos circenses para ocultar su consumo junto a “O”. Medusa es la protagonista del proyecto esperpento junto a mí. ”O” es una de sus amigas y confidente de coartadas.

“O”: una vecina con la que no conseguí amistad por prejuicios iniciales –no puedo negarlo-.Fue generosa conmigo pero casi me denuncia por una propuesta desesperada y razonable (leer el cerdo y su pocilga ;y el cerdo pide perdón). Apenas aparece en el proyecto esperpento.

“J.C.”: un amigo al que veo poco y que esta completamente refugiado en el gachís y la cocaína. También consume marihuana. Es fontanero y no tiene nada que ver con el nórdico. Con el nórdico solo coincide en las iniciales de su nombre. El nórdico si es una persona en condiciones; pero J.C. esta en decadencia.
Actualmente mantengo contactos puntuales con él aunque esté en decadencia. Ignoro cual será su futuro. He hablado el tema ,pero no me escucha. Cada vez se refugia más en las drogas . Aparece muy poco en el proyecto esperpento.

Constantino Carenado, el exhibicionista amigo de las perogrulladas. No es muy ético denunciar a los amigos y examinas. En este caso el seudónimo preserva su intimidad. Solo ellos deben cambiar su actitud. Yo ya no puedo hacer nada. Tengo que decir NO. Algo que ocasionalmente resulta difícil y complicado.
Hoy he dicho NO de nuevo. Hoy he delatado mundos personales donde ya no quiero entrar. He tenido bastante con esperpento. Suficiente. Quizás demasiado para mí.

Buen destino a todos.
La libertad no es algo que pueda conseguirse con facilidad.
¡Olvidaos de las drogas!

Solo son una nueva configuración de las cadenas de la esclavitud.
Pocas personas entienden esto.Y cada vez menos cuando se trata de definir la palabra: DIVERSIÓN.
Diversión amparada en las drogas y el sexo. Mala combinación. Es lo que tristemente pienso.
No dejo de escuchar historias parecidas a las de estas cuatro personas.
Estas son mis cortas historias. Las de personas a las que aprecio y no puedo cambiar.