29 de agosto de 2009

El último discurso (es una ficción)

Muy importante antes de leer este texto que sigue: ruego no leáis el discurso todas aquellas personas que seáis muy sensibles porque puedo ofenderos. Pido que se considere que mi estado mental, consciente y conocido, es de frustración por múltiples razones vitales:
- fracaso de la sociedad en que he nacido y frustración consecuente. He gritado en estos textos para patalear por el estúpido mundo en que vivo. Un mundo que solo comprendo desde un punto de vista animal y darwinista (supervivencia del “mejor” adaptado al medio y “fallecimiento” del que no lo hace)… ¿Los sistemas sociales tienen que ser necesariamente un reflejo de la naturaleza vista desde esta visión biológica de la selección natural?-existen otras visiones- ¿Solo somos animales con cerebro grande? ¿Solo eso?...Si es eso lo que pensáis, no habéis aprendido nada en absoluto pero no me queda más remedio que tolerar vuestros actos. Porque la paz social es la clave imprescindible de toda guerra dialéctica, o de las ideas, enfocada hacia el cambio positivo. Positivo, lógicamente, para la mayoría de seres humanos.
Por cierto… ¿No os molesta, a los que compartís la visión de “la supervivencia del más fuerte”, que diga estas cosas un chimpancé no cualificado?
- fracaso en las relaciones con el otro género y frustración consecuente. Un género que biológicamente me hace salivar y babear con frecuencia. Un género femenino con el que no engarzo por rebeldía, desidia e inadaptación a los requisitos del cortejo. No soy un pavo real. Si soy un chimpancé real.
- fracaso de las religiones concentradas en el análisis de su poder y posición en la fe; antes que concentradas en ayudar contundentemente a los pobres del mundo. Pobres que solo pueden dar agradecimiento y miseria. Las religiones se han presentado, ante mi experiencia vital de primate, como instituciones incapaces de resolver este puñetero problema del hambre y la pobreza. No comprendo como la iglesia cristiana, que estaba con los pobres, puede seguir actuando como lo hace. No entiendo nada. Solo veo un montón de paja (en forma de protocolos, rituales y jerarquía) que cubre mis dos ojos de agnóstico. Estoy cansado de que continúe habiendo personas pasando hambre y necesidad. Harto de que haya seres humanos con sentimientos, necesidades y potencial creativo en la más profunda de las miserias y en el olvido.
¿Por qué la iglesia cristiana se ha olvidado de ellos? Solo conozco unas “contadas” órdenes religiosas concentradas, con pocos recursos, en esa tarea. ¿Qué sucede? ¿Qué pasa? ¿No será que los pobres no tienen nada material que ofrecer? ¿No será que “el mercado de la fe” de los pobres no es muy interesante por su escaso poder económico o de decisión política?
- fracaso de mi ignorancia y frustración ante mi corto conocimiento, mi ansia de saber y mi escasez de tiempo para aprender, pensar o meditar… Sé poco de cómo funciona mi mundo pero conozco lo suficiente como para usar una frase de Cris:
Una frase oportuna en este momento:
“La ignorancia no se corta reclamando imposibles”
Como soy un ignorante que no se corta con las palabras escritas, no puedo dejar de reclamar a todos ustedes que lean este discurso con un sentido de amor enrabietado.
Es posible que esta presentación auto justificativa sea más larga que el propio discurso. Me río de mi literal verborrea y mis queridos tecleos del frenesí.

Ayer mismo leí un texto de una amiga en la red, que no conozco ni conoceré por tratarse de un fantasma en mi mente.
Aquí está el enlace de su artículo:
http://elfaroqueguiamivida.blogspot.com/2009/08/llueven-cenizas.html
El texto de esta ocasión es, nuevamente, un texto oscuro que me ha llevado a un discurso que voy a plasmar en estos momentos.
Su texto redundante en fatalidades e “ignorancia” me lleva a plasmar una idea sencilla para mí. Muy sencilla. Demasiado sencilla. Una nueva perogrullada.
Voy a pronunciar un discurso como si fuese mi último discurso. Como si se tratase del discurso final antes de mi muerte.
Es una ficción y espero vivir muchos años con calidad suficiente como para aprender todo lo que me queda por aprender del mundo y de los demás seres humanos. Al menos ese es mi deseo. Solo el destino con su tiempo establecerá lo que me queda por disfrutar y vivir en esta comedia vital.

Comienzo el discurso amparándome en mi ignorancia perpetua o, si lo prefieren, en mi pequeñez cerebral y estúpida:

Como “La ignorancia no se corta reclamando imposibles” (frase-repito-de Cris) inicio desde mi ignorancia permanente estas ideas ácidas y crueles:

Si necesitan creerse importantes, todos ustedes, cierren sus ojos y piensen en su reino del príncipe azul, o en su reino de la princesa cisne. Píenselo bien porque solo ahí serán importantes; porque aquí y ahora son chimpancés como yo. Me lo demuestran a diario mis vecinos, mis vecinas, mis amigos, mi familia…la prensa, la radio, la televisión, los eruditos y la red. No se ofendan amigos chimpancés pero creo que tengo que compartir con ustedes mi auto degradación voluntaria.
¿Por qué digo esta barbaridad?
Porque me la creo y voy a demostrarlo lo más brevemente posible.
En mi inevitable simplismo, amparado en la necesidad de liberar mi mundo interior, tengo que decir:
a) en el siglo veinte (aprox.), en la parte del mundo en que me ha tocado vivir, aparece la clase media que se acerca a los señores del capital y/o la nobleza. Una clase media que deja de ser sierva parte de su tiempo y de su vida. Una clase media que puede acceder a muchos lujos que antes eran exclusivos de los señores. Un avance. Bravo.
b) en el siglo veintiuno (aprox.), en la parte del mundo en que me ha tocado vivir, todos queremos ser señores. Y los señores de siempre, me parece, quieren recuperar el terreno perdido. Se produce el absurdo. Surge nuestro absurdo. Reaparece nuestra autentica naturaleza interior. Esa que nadie quiere dominar para poder dominar a los otros. Del puñetero dominio se trata. De la selección natural darwinista llevada a la vida social. Un absurdo antropocéntrico. Por eso todos sois unos chimpancés sin pelo, o con poco pelo.

En base a estas dos sensaciones que abarcan doscientos años de historia local (única de la que me atrevo a hablar) no hemos demostrado más que muchas de las siguientes ideas que voy a pronunciar de nuevo. Ideas y reflexiones que he ido presentando en este blog a lo largo de los meses que tiene. En ocasiones temiendo, como hoy, que me cierren el blog por mal educado, provocador y salvaje. Las ideas que quiero repetir hoy dentro de mi estupidez, reconocida y querida, son las que siguen:

Amados y queridos tontos. No me estoy equivocando al decir “tontos” en lugar de “todos”. Como hoy es mi último día quiero quedarme tranquilo antes de marcharme para siempre. Como os quiero y amo tengo que hablaros con cruda franqueza y total sinceridad. Lo siento.
Muchos me han tachado de loco pero no lo estoy aún. Solo sucede que sois, sinceramente, estúpidos al creeros lo que dicen “algunos” expertos sobre mí y sobre mi condición.
¡Vamos a ver!
Si hay alimentos para todos los seres humanos. Si sobran verduras, cereales, etc.…en muchas ocasiones porque se ha producido más de la cuenta.
¿Cómo puede haber hambre si hay alimentos para todos?

¡Porque sois tontos!

Si inventasteis el mercadeo, el capitalismo y el neocapitalismo para intercambiar valores más allá de la moneda y el trueque.
¿Por qué hay personas a las que les sobran recursos económicos; y otras personas están en la más profunda de las miserias?

¡Porque sois tontos!

Si inventasteis las crueles guerras para resolver las diferencias de intereses entre vuestros pueblos o líderes. Si cada vez que terminaba una guerra descubríais que no merecía la pena, "para la mayoría", por la crueldad del asesinato, la agresión y la violencia desmedida. Si cada vez que terminaba una guerra sabíais que había sido un gran error, una gran estupidez, o una jilipollez – preguntádselo a mi abuelo-,…

¿Por qué seguimos practicando la guerra entre nosotros?

¡Porque somos tontos!

Tengo una furgoneta baja y, al principio, me he dado algún que otro golpe en la cabeza al levantarme con fulgor. Ya no me golpeo tras darme el segundo golpe.
Supongamos, por un momento, que el personaje fuese “la sociedad de consumo” que conozco y, supongamos, que le ocurriese lo mismo dentro de la furgoneta. Estoy seguro que tendría la cabeza deformada, o rota, de tanto golpe.
¿Por qué sucede esto?
¡Porque “la sociedad de consumo” es tonta”! - evidentemente-

Si un acto se demuestra que es un error sistemático y con soluciones alternativas…

¿Por qué “la sociedad de consumo” no corrige sus actos?

Las respuestas son varias y diversas. Son casi constantes y continuas:


Primero: “mis amados eruditos sin escrúpulos” tienen miedo a perder su posición de poder económico, social,político,religioso... (para la que han “sufrido” tanto). No les atrae la idea de que su proyecto fracase. Se encargan de distraer la atención de su soberbia desde su alta butaca.
Un ejemplo:
¿Es posible que todos los proyectos tengan éxito?
Cuando hay mucho dinero en juego parece que si. No hay hueco para el fracaso.
¿Qué curioso?
Alimentamos el éxito artificial y huimos del fracaso inminente.
¿Cómo aprendemos entonces?
¡Aprendiendo de nuestros errores!
Entonces…
¿Qué es esta puñetera crisis económica?
¿Una nueva estafa?
Si el proyecto “mercado global” no funciona, creando diferencias abismales en la distribución de riquezas, cargándose el mercado del crédito… Pues a cambiar el “proyecto mojón”. Cambiarlo hoy mismo. ¡Ya!

¿No será el momento de disolver las bolsas y establecer prostíbulos para hombres, mujeres y homosexuales?
Por lo menos lo pasaremos mejor. Y tanto mejor si los servicios están bien de precio.


Segundo: a muchos de los congéneres con los que comparto mi naturaleza biológica, incluso mi vida diaria, les faltan varias “cositas” en distintos órdenes de magnitud:

- ¡Son unos agarrados! Y desconocen el significado de la palabra generosidad.
Son unos agarrados y unos egoístas inviolables.

- ¡El centro del mundo es su ombligo! Y esta es su frase favorita:
Yo, solo yo y, después, yo.

- Piensan que es una estupidez ayudar al vecino. Hasta yo he pensado eso en ocasiones.


- No quieren conocer sus talones de Aquiles ni domarlos para que no ultrajen más su naturaleza pacifica, racional y creativa. Sus prioridades son confusas. No entienden que todos, con esfuerzo voluntario, tenemos algo de genios. Me amparo en nuestra singularidad o, si prefieren, individualidad. Dejad que un gran número de personas participe del acto de crear, saber y conocer aunque su creación sea un falo de barro incombustible. Muchas mentes creando en lugar de “vagueando” (este tema de los vagos lo trataré en breve pues no es tan fácil localizar a un vago de verdad; ni es fácil localizar el autentico significado de esta ominosa palabra) o anuladas por el hambre, la pobreza y la incomunicación.
- Les falta coherencia por un tubo. En lugar de faltarles solo un poco de coherencia, como a mi.
Un triste ejemplo: muchos incoherentes se confiesan creyentes… ¿En que creen? ¿Creen en el nuevo ornamento para la imagen de Jesús o Alá? ¿Seguro? ¿Son fieles a sus compromisos o, por el contrario, son unos oportunistas amigos del poder y del prestigio en la “tribu”, o “hermandad”, de las imágenes u “objetos sagrados”? ¿Fe y fiesta hasta donde? ¿Cuál es el límite de la hipocresía? Y que conste que me encantan las fiestas.

- ¿Qué vais a hacer con vuestra codicia ilimitada? ¿No será una enfermedad no diagnosticada aún? Recuerdo una definición de salud que decía: ausencia de enfermedad física o mental. ¿Esta menos enfermo un codicioso ilimitado, que yo al escribir esto llamándoos chimpancés sin pelo a tooodos?

Podría seguir escribiendo hasta la eternidad pero las palabras de siempre perderían su escaso sentido. Serían más absurdas, irreales y monótonas de lo aconsejable.
Absurdas palabras para un artículo mojonero de un hombre que esta largando su último discurso. Un discurso final destinado a plasmar vuestra estupidez consagrada. Una metáfora imaginaria de la trágica vida de muchos coetáneos.

¡Fin al hambre!
¡Fin a la pobreza!
¡Honrad toda mente como fuente potencial de nuevo saber y experiencia!
Toda mente del género humano.


He dicho:
¡Género humano!
O, si no se me entiende,
¡TODOS!

¡Olvidaos de conservar vuestro “status” con tanto miedo a perder!
¡Con tanta obsesión por pertenecer a una casta, clase, etc. Superior!
¡Mojoneros!

Por no decir tontos de “glúteos perfectos”…
¿Habéis contemplado alguna vez vuestro culo?
Muchas veces se parece al de los babuinos.
Es rojo y feo –que me disculpen los monos -.

Me he vuelto a quedar tranquilo antes de marcharme para siempre.
Mi último deseo antes de irme:


¡Os quiero!
Y en mi amor enrabietado os he dejado mi enfado.


Mi auténtico deseo fue, es y sería:
¡Veros crecer!

Hacedlo ya de una “p” vez.
¡No seáis tan miopes!
¡Usad los telescopios y mirad lejos!
¡Mirad a los otros, como a vosotros mismos!

Constantino Carenado, comportándose como un auténtico chimpancé durante el último discurso de su vida (ficción).

Posdata 1:
Quien se sienta aludido/a que se rasque con un rascador de madera de pino; porque puede que al usar las manos se manche de heces multicolores originadas por él mismo, o por otros que le han salpicado en algún momento.

Posdata 2:Este discurso es un ejercicio dialéctico. Quien no entienda eso no me conoce. No obstante entenderé casi cualquier actitud respecto a este texto tan burdo y bruto.

17 comentarios:

  1. Que gran prosa rayana en la locura...genial, D Alberto,...genial...oh que gran vasallo si tuviere una Dulcinea a su medida; Ergo in vino veritas...

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí no me parece tan burdo y bruto. Me parece bastante ajustado a la realidad, fíjate. No se me ocurre ni qué añadir...

    Te acabo de crear un enlace a este discurso en mi columnita derecha. Que lo sepas...

    ResponderEliminar
  3. Comparto la opinión de Cris.
    Las palabras directas y sobre todo coherentes no me parecen brutas ni burdas. Al pan, pan y al vino vino.

    Lo del fantasma ya me lo explicaras...

    Por cierto el nombre de Eloy me encanta :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. a/a anónimo.
    Gracias. Este puñetero discurso me ha costado varios dias y variaciones. Me estoy desentrenando ,o he perdido frescura.
    Si puedo decirte que me he quedado muy tranquilo.

    a/a Cris.
    No era necesario el enlace. Te he avisado para que supieras que ya habia usado tu frase. He intentado sacarle todo el jugo a tu metáfora. Lógicamente a mi manera. Creo que se nota que me ha gustado tu expresión.
    Insisto en la necesaria humildad permanente del que aprende algo, sobre todo para poder reclamar sueños,utopias, etc...;para poder reclamar cambios interesantes en su mundo.En el mundo en que vive y quiere mejorar.
    También añado que nadie debe cortar (o coartar) su opinión por muy sencilla que parezca a la "vista" de otros. Una idea sencilla puede ser muy interesante. Quizás más que una "madeja liada de proposiciones".

    Un beso y buenos deseos.Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto... ya me explicaras que quieres decir con eso de "Su texto redundante en fatalidades e “ignorancia”", que no se muy bien que quieres decir.

    ResponderEliminar
  6. a/a Anna.
    Cuando digo "Su texto redundante en fatalidades e “ignorancia” me lleva a plasmar una idea sencilla para mí...."
    Solo quiero expresar lo que he sentido al leerlo..."La fatalidad que acecha al protagonista en la ignorancia de lo que le espera entre cenizas".
    Mis tiros van por ahí. Me parecia más interesante lo que he dicho para provocar algo de polémica e interes por lo que has contado tu, y ha provocado mi discurso.
    Porque la sensación al leerlo me llevó a hacer algo al respecto. Por tu discurso me he colocado en una posición de: "último discurso que escribiria" si fuese a morir.

    REspecto a lo de fantasma...
    "Ayer mismo leí un texto de una amiga en la red, que no conozco ni conoceré por tratarse de un fantasma en mi mente..."

    Para mi eres un "fantasma en mi mente". Cuando chateaba en la red, sobre el año 2000, tenia una sensación extraña al relacionarme mediante textos, frases,etc. En mi mente toda relación que solo pertenece a la red es, en cierta forma, fantasma. Porque no tienes una idea tangible de como es la sonrisa de la otra persona, que cara pone al enfadarse, en que posición escribe, como acaricia a su hijo,como es su carcajada, no conoces ni su tono voz... En esto de la red ,y eso incluye el mundo de los blogs, uno pierde parte de la información "natural" y se queda con las ideas del otro (o de la otra). Es una relación, en ocasiones, "fantasma" o "mental" si lo prefieres.
    A veces en mi imaginación creo que la mayoría de los "blogueros" (o blogueras) no son lo que dicen ser. Pero esto último es una de mis queridas y animosas fantasias. Fantasias amparadas en los mentirosos ,o mentirosas, que hay en todo entorno social. Y este entorno "fantasma" no deja de ser un mundo de ideas y relaciones marcado por pautas parecidas al mundo "exterior".
    Un beso. Espero haber sido conciso y claro.

    ResponderEliminar
  7. Una idea sencilla puede dar mucho de sí. Por eso se hacen lluvias de ideas como primer paso de una técnica de resolución de conflictos.

    Y ya sé que no me estabas pidiendo que te enlazara. Te he enlazado porque, en mi primate cabezonería, me ha dado la gana. XD

    ResponderEliminar
  8. Eres el mejor analista independiente que conozco,has superado a federico jimenezlosantos que empezo criticando al psoe luego al pp y luego a la iglesia.Campeon de independencia sin rival Alberto real

    ResponderEliminar
  9. Muy, pero que muy conciso y sobre todo claro. Así me gusta, como siempre.

    Solo te puedo asegurar que lo que ves es lo que soy. No hay más, ni para bien ni para mal.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. a/a Anna
    Esperaba una respuesta parecida. Concuerda con mis sensaciones al leer tu bitácora(blog).
    Quierete siempre,nunca te olvides de eso.
    Eres una mujer sensible. Eso es muy bueno para este mundo en que vivimos.Aporta cosas constructivas.

    a/a Cris.
    Gracias por tu cabezoneria. :)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2/9/09 0:19

    Que se besen, que se besen...

    ResponderEliminar
  12. Españoles ante la grave situación que estaís pasando,espero no defraudeis a los que ya no estamos presentes.Apoyad a Constantino que es la reserva espiritual del mundo occidental connlas tradicionales relaciones de amistad con el oriental.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo2/9/09 22:25

    Cras no le des al crack

    ResponderEliminar
  14. Pourlond2/9/09 22:28

    Para seguir tu legado ya está el pp Paquito, que no te enteras.

    ResponderEliminar
  15. El pp son unos traidores que defienden principios liberales y son como el psoe pero vestido de azul.
    Algunas de mis ideas las siguen algunos partidos sin representación parlamentaria.Votalos

    ResponderEliminar
  16. Se que no tengo soluciones pero espero vuestros votos.je,je,je

    ResponderEliminar
  17. Pourlond4/9/09 0:12

    Errr..si Paquito, a ver si Ynestrillas se desengancha de la coca (coca de España, eso si) y se presenta.

    ResponderEliminar