20 de julio de 2009

Inspirándome en el "Nórdico". Un amigo.

El otro día leí, a mi pesar, esta frase que no es mía pero me atrae y me absorbe:

“Lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada”.


Esto lo dice un escritor atacando a los dictadores clásicos que existen todavía. Entiéndase por dictador clásico como el ser humano que usa el terror, la muerte, la violencia y la agresión, contra su propio pueblo, como herramientas con las que mantener su poder indefinidamente. Existen algunos todavía. Hablaré de ellos en cuanto me documente bien. Hablaré y escribiré en próximos artículos sobre un tal Teodoro.

Como dice me amigo “el Nórdico” llegará el día de la ira de los pacíficos.
Cuando llegue ese día no habrá más guerras que las dialécticas.
¡Ojalá llegue pronto!

Constantino Carenado. Un subalterno del vacío.