26 de junio de 2009

Sr.Ignacio Camacho.Su artículo es salvaje.

Hoy, dentro de mi “retórica facilona, perezosa, esquemática y autocomplaciente” voy a vapulear, si se deja, el agudo verbo escrito del Sr. Ignacio Camacho del diario ABC de Sevilla.
Discrepo intensamente sobre su artículo de opinión situado en la página 11 del diario susodicho. Artículo escrito por usted (Sr. Ignacio Camacho) y publicado por el periódico ABC el Jueves 25 de Junio del año en curso. El año 2009 de nuestra gloriosa época de “deseos individuales de mejorar, que hacen crecer a una nación”…Alucinante…en los tiempos que vivimos. Alucinante ahora y alucinante hace veinticinco años…
O si prefiere expreso otra de sus frases:
”…un clima resentido que culpabiliza de la desgracia de unos a la suerte de otros…”
Para ejecutar mi “dialéctica inadecuada” voy a compararle como un conocido al que admiro de verdad. Se llama Pepe Morales. Y es un padre Blanco Misionero de África.
Un Padre Blanco Misionero de África que expresó un día su rabia, antes de una conferencia sobre el conflicto bélico en los Grandes Lagos (África)…Dijo con desesperación contenida esto:

- ¡¿Por qué la gente es tan agarrada?!
Y dijo esto hace unos quince años; año más, año menos. Él era tremendamente prudente y le escuché en un momento de debilidad. Pero…
Yo no voy a ser prudente. Lo siento por usted, por mí y por todos los que me vais a tener que aguantar mientras me dejéis opinar y expresarme. Mientras me dejéis escribir hasta llegar a la censura que, inevitablemente, llegará algún día. Llegará algún día porque la verdad ofende y la mierda salpica –lo siento, era necesario-

Para poder construir estructuras mentales nobles y libres de polvo y paja.
Estructuras en el límite situado entre la mala y la buena educación, no tengo más herramientas en mi cognición que:
¡Las discusiones dialécticas!
Y
¡La provocación verbal!


Son las únicas herramientas reivindicativas que admito en el mundo que me ha tocado vivir
y, por pura coherencia pacífica y empática, voy a usar perpetuamente. Voy a usar en mis textos y en mi vida…

¡No voy a ser tan moderado como eran los Padres Blancos!
¡No voy a ser tan educado!
¡Y yo no represento sus opiniones! ¡Solo represento las mías!
¡Solo me represento a mí!
¡Estoy cansado!
Cansado de hombres como usted que justifican el estatus quo, y buscan culpables en algún lado por algún interés particular.
¡Harto!

Estoy cansado de la misma cantinela, lo suya es una de ellas, y de los juegos de “monopoly” con vidas humanas.

Evidentemente el problema viene de largo. Solo que ahora cuando se pide que suelten más pasta los que “teóricamente” ganan mas (detrás de los grandes empresarios intocables). Ahora es un tema inadecuado e incómodo.

Pepe Morales es un ser humano en condiciones; no usted que solo resulta un oportunista que quiere ganarse el favor de los profesionales libres, seguramente como usted, que se ven “ultrajados” por la nueva ley de la hacienda pública.
¡Muy ultrajados en sus bolsillos con un dinero justamente ganado!
¡Parte de un dinero que les va a quitar el fisco si no han podido evadirlo de alguna manera!
¡Pobrecitos!

Sr. Ignacio no es cuestión de derechas o de izquierdas; eso terminó hace tiempo. Sus argumentos si que son una dialéctica de oposición a una ley que, para mi, es necesaria en estos momentos. Una ley necesaria pero no suficiente.

Es cuestión de generosidad; o de no generosidad.
Es cuestión de dar; o de no dar cuando hace falta porque no hay…

Usted está expresando argumentos repugnantes para criticar la iniciativa de un gobierno que no marcha en condiciones.
Y al escribir lo que ha escrito se está olvidando del pueblo. Se está olvidando de los que no han tenido fortuna. Es usted un oportunista y un pendenciero.
Y eso, Sr.Ignacio, sucede. Todo el mundo, mal que le pese o incomode, no tiene la misma suerte. Puedo garantizárselo. Lo he observado en las carnes de otros.

¿Ha cruzado usted el estrecho en patera?

¿Conoce a alguien de “las Vegas” –la parte más chunga de las tres mil viviendas sevillanas- que haya tenido suerte de nacer y vivir allí de manera prospera?
Todo el que nace en ese lugar… ¡Ha tenido una suerte sorprendente! ¡Mucha suerte!
Y desde su nacimiento puede” afrontar perfectamente una auténtica posibilidad de mejorar y ascender en el sistema”…
¡No me cuente monsergas!
¡Déjese de cuentos infantiles!
Y Sr. Ignacio Camacho, tampoco me cuente historias de terror de que ahora los acaudalados son los malos de la película.
¡Grave error!

No hay malos de la película sino personas con éxito económico (muy pocas) y personas con fracaso económico (muchas-que curioso-). Y hay que buscar el equilibrio. Que los que tienen más, den más. No queda otra. O que, como mínimo, los que tienen más den proporcionalmente lo mismo…me atrevería a decir hasta esto:

-Proporcionalmente lo mismo…

Y en tiempos de crisis el que tiene más euros o dólares debe rascarse más los bolsillos para que a mi vecina del cuarto, una señora jubilada que se llama Luisa (encantadora y que no hace daño a nadie), no se quede sin la pensión de 380 euros que recibe.
O para que un parado como yo (he dicho parado) pueda teclear estas ácidas palabras desde su “demagogia simplista” de la “demonización del progreso económico”.
¿Demonización del progreso económico?
¡Por favor! Sr. Ignacio…piensa que estoy diciendo que los malos son los ricos.
¡Por favor!
Solo digo que los ricos suelten la pasta. ¡Que paguen cuando hace falta!
¡Es su obligación!
¿Se nos ha olvidado la ética del bien común?
No estoy hablando de buenos o malos. No enrede la madeja.
Solo estoy hablando de soltar pasta porque hace falta en las arcas del estado.
Y como mínimo de forma equiparable a la que retiran al currante de su nómina.

¿Envidia?
¿No será que hay mucho agarrado?

Sr. Ignacio Camacho… ¡A pagar!

Estoy deacuerdo con usted que en España tributa "la clase media, porque el IRPF no es un impuesto sobre la renta, sino sobre el salario." En esto comparto su visión.

Respecto a los plutócratas y a los ricos que son "impermeables al sistema impositivo…"
¿Quién defiende los intereses de estos señores para que paguen menos o para que no lo hagan?
Me parece que son…
¿Los profesionales libres?...
¿Los ejecutivos medios?...
¡Vaya hombre!
Pero esta relación es otra historia que ahora no viene al caso. Por supuesto.

Estos señores plutócratas y ricos tendrían que pagar de manera proporcional a lo que pagan los que están bajo nómina. Pagar el mismo porcentaje como mínimo.
¡A pagar también!
Es cierto que esto no está legislado todavía ni se va a legislar…Sabe ¿Por qué?
Porque el rico no se caracteriza precisamente por su generosidad; porque si fuese generoso de verdad no sería rico.
¿Simplismo?
Sr. Ignacio Camacho…
¡Si!
Todo es más simple de lo que parece.

¡Los árboles no le dejan ver el bosque!
¡Todo es sofismo, relativismo y perspectiva!Hay mucho burócrata que tiene que justificar su trabajo.
¿Qué hace usted?
Usted critica.
¿No está ejerciendo la dialéctica?
Siga haciéndolo, lo hace muy bien, pensando en la mayoría de las personas o seres humanos. No piense solamente en la élite que se le ocurra o le interese.
¿Qué tienen que pagar más los profesionales liberales?
¡Pues venga!
¿Qué tienen que pagar los plutócratas?
¡Póngale usted el collar al perro!

Nuevamente se mueve con monsergas y verborrea. Yo también lo hago. Aunque yo uso y usaré mi propio y ácido estilo. El estilo de un chimpancé peludo. Especie en la que me encuentro más cómodo; en la que respiro mejor.

La perspectiva del que posee más recursos materiales tiene que cambiar. Y el que más tiene solo posee normalmente una ideología :“lo mío es mío y de nadie más”. Una ideología que se mezcla con esta otra ideología: “quiero más”… Y el dinero llama al dinero…
Sr. Ignacio Camacho…el sistema no funciona.

¡Todos a pagar!
¡Todos!

Y déme una idea práctica de cómo hacer que los ricos paguen cuando están asesorados, precisamente, por muchos profesionales libres o ejecutivos medios.

¡Dígame como!
Exprésemelo y le invito a un café con tostadas.

Otra cosa es como lo está haciendo el ejecutivo. Otra cosa es como está llevando la crisis económica y las decisiones que está tomando a partir del asesoramiento de “especialistas” liberales…para esto necesitaría demasiados folios y algunas lágrimas.

Creo que debería centrarse, si es un ser humano en condiciones, en presionar a los ricos para que paguen de una vez.
Y no solo los ricos españoles, sino los ricos de todo este mundo que funciona como una cloaca.


Leerle me ha puesto la piel al revés. Ha sido una sensación semejante a la que uno siente cuando alguien piensa que otra persona es una cucaracha porque “no ha estudiado”,”es gitano”,”nació pobre”,”su madre es una irresponsable”…Y he dicho cucaracha por mencionar a alguna especie de nuestro mundo.
Hoy doy gracias a que me he declarado siempre un chimpancé con pelo o sin pelo; porque después de lo que ha escrito usted, con toda su libertad, voy a seguir considerándome un chimpancé para ser menos “responsable” de las opiniones de los otros. Para ser menos “responsable” de las sandeces que dicen señores como usted al defender posiciones egocéntricas. Para ser menos “responsable” de las barbaridades que he dicho en este texto y en los textos pasados. Para ser menos “responsable” de lo que diga en los textos futuros.

Constantino Carenado un chimpancé con pelo o sin pelo, como prefiera.

Un abrazo. Me encanta que sea directo y agudo.

5 comentarios:

  1. Verdades como puños.Estoy de acuerdo con usted señor Real.

    ResponderEliminar
  2. Esta tarde apoya y acude a las manifestaciones del colectivo gay.Si eres heterosexual apoyanos y acude habra regalitos

    ResponderEliminar
  3. ¡Bien escrito!

    ResponderEliminar
  4. Ignacio Camacho es un paniaguado de la clase pudiente. Como tantos otros, solo le interesa que las cosas no cambien, y si se puede volver atras, mucho mejor.

    ResponderEliminar
  5. Tengo entendido que la nueva ley de los 60000 euros anuales no salió al final.
    ¿Alguien puede averiguarlo?
    No he visto nada en la red ; solo tengo un rumor de esto último.
    Saludos.

    ResponderEliminar