30 de junio de 2009

Me he sentido manipulado y escuece mucho.

Hoy voy a liberarme de una vez por todas. Voy a seguir diciendo lo que pienso pese a quien le pese. Opine quien opine. Lo diga quien lo diga; y lo exprese quien lo exprese.
¡Me va a dar igual!
He decidido ser un “salvaje” y puede que un “troll de las conciencias comunes”.
¡Me la rempanfinfla y la rempanfinflará!
Porque seguiré siendo un sano descarado. Si. Continuaré mi ejercicio hasta saciarme de franqueza, hasta cansarme de verdad, hasta que llegue ese momento en que me diga a mi mismo:
¡Ya lo has escrito todo! ¡Déjalo!
Seguramente no leáis muchas personas este texto de hoy, pero hay que transmitir estas historias y pensamientos como amigo de Don Quijote de la macha y enemigo de los molinos de viento.
Hoy voy a colmarme de verdad en mi rabia ante la manipulación. Si. He dicho manipulación. Repito. Rabia ante la manipulación.
Como en toda historia corta o larga hay que empezar por algún sitio. Voy a comenzar por la liberación de la mujer. La liberación de la mujer otra vez. Me río del concepto.Miren mi rostro en estos momentos. Miren como se expresa y se relaja a carcajadas.
Me jacto de la frase. Me hincha las gónadas. Me río de lo que no es y parece ser.
¡La mujer no se ha liberado mentalmente!
¡Aún no!

¡Solo es una liberación sobre el papel!
¡Estoy cansado de ser una herramienta, y no un ser humano!
¡Cansado!
¡Tan cansado de esto y de otras cosas por el estilo!

Las mujeres tienen la mente muy prieta. Demasiado sujeta. Muy agarrada al pasado. No creo que se trate de un tema genético. Negativo. Se trata de un tema cultural, educativo.
El mundo de las mujeres sigue moviéndose entre la sutileza, la manipulación, cierta gracia, un pequeño comentario, una atención, prudencia, otra vez prudencia, incisión, nuevamente incisión, agudeza, cálculos sobre cálculos, miedo al que dirán, miedo a sufrir, miedo a que la hagan daño, muchos miedos…estatus de defensiva, estatus de orgullo, estatus de reserva, estatus de precaución, estatus de espera paciente y sufrida, estatus de desesperación porque el varón que te gusta no toma la iniciativa…espera.

¡Estáis encerradas en vosotras mismas por miedo al daño!
Siento decirlo y también afirmarlo.
Sé que hay unas normas de comportamiento establecidas.
¿Establecidas por quien?
¿Por el pasado biológico?
¿Por la cultura?
Sé que hay unos procedimientos de conquista.
Sé que hay cursos hasta para eso.

Señores y señoras
¡Puro teatro!
¡Interpretación y circo!
¡No tenemos gónadas para ir directos al grano!
¡Somos unos mojoneros!


Y que psicólogos y psiquiatras entiendan esto como les plazca. Me da igual. Me resbala por todo el cuerpo ,y lo que no es el cuerpo. Sencillamente me resbala. Seguro que alguno me diría muy serio…tienes que adaptarte, es como un juego. Tiene mucho encanto. Se trata de algo parecido a un juego de “cartas”…
¡Pues no me gustan las “cartas”!
Ala.
¿Por qué lo complicamos todo tanto?
¿Por qué?
¿Las mujeres han estado muchos años en la sombra y siendo utilizadas?
¿Estas herramientas sutiles son la herencia de esa historia “secundaria”?
¿Son, casi todas, las mujeres unas manipuladoras en potencia?

Observen mi pequeña historia, una de tantas que me han pasado y pasarán. Observen por favor. Viene al caso de todo lo contado arriba; y de lo que cuento debajo de este párrafo. Un anticipo de mi enfado emocional y sano. Solamente enfado y cierto sabor profundamente amargo. Nada de odio ni de venganza ruge en mí. Esos sentimientos no van conmigo. Pasé de ellos hace tiempo. No sirven para nada…ni el odio, ni la venganza. Voy con la historia, pues me estoy marchando del asunto principal como casi siempre.


A musa de Poniente…
¿Por qué no se lo dijiste directamente?
¿Por qué me usaste para acercarte a él impregnándome con tu esencia?
Volviéndome loco con tu pelo, tu sonrisa y tu rítmica carcajada.
¿Por qué?
¿Por qué…si quieres llama a tu amigo porque siempre estáis muy unidos…jajaja?

Y tu.Pequeña y aguda Car.
¿Por qué usaste un procedimiento tan refinado y calculado (incluso tradicional)?
¿Por qué?
¿Tienes realmente dieciséis años? ¿Eres quien dices ser? Puedo decirte que llegarás lejos por tus habilidades sociales. Estudia Psicología, no dejes de hacerlo te lo pido por favor; estoy dispuesto a financiarte parte de tus estudios si mi bolsillo lo permite en un futuro. Me has dejado impresionado y, a la vez, dolido.
Te pido que no manipules demasiado las circunstancias en el futuro porque puede que algún día las circunstancias te manipulen a ti. En ocasiones hay efectos colaterales indeseados; ojo con ellos. En este caso todo ha ido bien porque no estoy muy pillado por Poniente (tu hermana)…si lo hubiese estado habría sufrido mucho más.
¿Merece la pena?
En este caso puntual te doy un catorce sobre diez, pero no uses mucho estos métodos. Lo has bordado. No los uses Car. No es el camino que yo querría para ti. Está demasiado cerca de la mentira y el engaño. No obstante tu andarás tu camino y esto que hay aquí solo son letras de un lunático de las palabras y del verbo. Un lunático enfadado.
Car, eres muy inteligente dando informaciones puntuales de control y analizando respuestas:
- no hay justicia.
- dame un abrazo (de clara despedida que agradezco y me recuerda “abrazos” recientes –una “tipología” de abrazos que inspirarán una historia en breve ,si las circunstancias lo permiten-)
Solo decirte que eres muy lista y lo has demostrado. Estoy impresionado contigo.

¿Por qué no llamaste directamente a “LL”?
Tenías su teléfono…
¿Por qué?
Desde el miércoles pasado era viable y, poco después, le di el teléfono de Poniente a “LL”.
¿Por qué lo has hecho así?
¿No controlabas todas las variables?

¿Por qué seguir usándome? ¿Por qué?
¿Qué sentido tenía yo en una esfera, donde yo solo era una anécdota y una herramienta?
¿Qué sentido tenía que nos viésemos el domingo pasado?
Ha merecido la pena porque aprecio un montón a mi amigo “LL”. Y le deseo lo mejor.
Es lo único positivo. Pero yo, Poniente y Car. Yo estoy “jodido”. Estoy enfadado. Se me pasará.


A Poniente y Car (su gran hermana, su hermanísima…)
Se me pasará el enfado, pero no pretendáis que aparezca porque cuando una musa es mi musa siempre forma parte de mi deseo y de mi mente. Siempre desearé el pelo, la “guitarra” y profundizar en la mente de Poniente. Mi corta musa Poniente que no me pondrá más los pelos de punta; ni me pondrá más la piel al revés al observarla petrificado desde un vacío atemporal.
Eso, es así.
Así es mi deseo hacia Poniente: poseerla y que me posea. Actos y convivencia imposibles por falta de correspondencia.
Eso…es así…No hay justicia.

A la pequeña Car.
Sé que llegarás lejos con un poco de esfuerzo y voluntad. Tienes un montón de cualidades. Eres, ahora mismo, una gran mujer de inteligencia brillante. Pero no uses la manipulación como herramienta habitual. Es un útil demasiado interesado y poco ético.
Usa otros recursos, tienes muchos.

Por mi parte deciros a las hermanas que he aprendido una nueva lección. No usaré vuestros procedimientos mientras pueda evitarlo. Ejercitaré la franqueza hasta donde pueda. Seré sincero, descarado y libre. Continuaré mi sendero sincero y desenfadado . Solo me queda resolver vuestra necesidad, la necesidad de las mujeres, para poder irme a la montaña y desde allí hablar con Zaratrusta…
Las emociones hacia las mujeres siguen siendo mi asignatura pendiente. Y comparto esto en mi blog porque no tengo miedo. No me dais miedo ni me lo daréis hasta que me agredáis o me quitéis el blog, los cuadernos y la vida (me he pasado). Ustedes mismos; usdedes mismas.
Si alguno, o alguna, usa la violencia o la agresión contra mi tengo que decirle ahora, en este momento, que es un ¡Auténtico pobre y un desgraciado! ¡Un mojón de verdad!
Bajo cualquier circunstancia la violencia debe acercarse a cero, y la agresión también.
No tengo miedo a gente civilizada y razonable como vosotras dos.
No tengo miedo a personas que resuelven todo mediante la dialéctica, el discurso y el diálogo. Aunque usen instrumentos como la mentira y la manipulación; porque son herramientas normales que no admito pero tolero.
¡Que remedio!
Muchas personas usan vuestros instrumentos. Creo que hasta más personas y entidades de las que puedo imaginar e, incluso, considerar en mis reflexiones de topo (acabo de recordar que me llamaban así en las “tres mil”-que bonito-).
Pero yo…
¡Yo no!
¡Me da igual!

Últimas letras a los grandes manipuladores.

Estas últimas palabras no van por Poniente ni por Car; pero surgen de ellas. Surgen de su actitud “necesitada” de manipular. Y surgen de mi enfado –a que negarlo-.

A los que llevan el cotarro de otras vidas de este mundo; cuya posición social y/o económica es conocida o desconocida por el “pueblo”:


¡Manipuladores y mentirosos!
No sois los malos ni los buenos; eso acabó hace tiempo.
Solo sois personas con un problema…
¡No sabéis quienes sois al final del camino!
¡Ni tan siquiera al principio del camino!
Estáis perdidos entre las ramas e hilos de las posibilidades y los intereses propios.
Acabáis perdiendo el sur, el norte, el este y el oeste.
Desconocéis el concepto “generosidad”
Y se os ha olvidado la palabra “afecto sincero”.
Habéis olvidado el termino “amor”
No sabéis lo que es, ni lo que significa.
Sois, en el fondo unos pobres hombres.

Puede que haya grandes manipuladores de otros manipuladores que solo quieren poder. Estos grandes manipuladores son solo unos lacayos de su ego aumentado; unos desgraciados de sí mismos. Esclavos de su propia “mojonería”; o sus propios mojones.¡Buscad lo auténtico!
¡No busquéis el control!
La libertad vuestra, y la libertad de los otros es un gran principio.
No la olvidéis ni la manipuléis en demasía.
Y la libertad esta muy cerca de las necesidades.

¡No juzguéis a la gente sencilla por su aparente ignorancia!
Ni por su pereza sujeta a la falta de motivación.
Porque estáis equivocados en vuestro ególatra juicio.
Las personas sencillas valen más de lo que pensáis y suponéis.
No las manipuléis tanto porque “la mierda salpica”.

¡No sabéis quienes sois porqué os consideráis especiales!
¡Estáis perdidos!
¡Estúpidos manipuladores!¡No sabéis donde estáis ni quienes sois!

Sois unos desgraciados que solo generáis desgracias.

¡Todo un desacierto!
Un desacierto tras otro.
En el fondo sois los grandes fracasados de mi especie.
¡Unos pobres hombres y unas pobres mujeres!
Que se han olvidado de los otros.


Constantino Carenado. Un manipulado más por circunstancias temporales. Al menos que yo sepa; o tenga constancia y conciencia.

Posdata para Poniente y Car. Gracias por estar aquí.