2 de mayo de 2009

Vapuleando la Salud Mental.

A/A de los psicólogos y de los psiquiatras.

Hola señores expertos. Me dirijo a ustedes con la máxima educación posible. Educación y respeto a sus conocimientos. Este escrito ácido de hoy va dirigido a su excelencia o erudición. Normalmente ustedes diagnostican y resuelven problemas de salud mental. No pretendo ofenderles porque soy un profesor de escuela frustrado. Creo que llaman así a los que no hemos podido ejercer nuestros estudios. Tampoco me considero especialmente dotado para escribir estas estupideces. Pero me encanta hacerlo porque he decidido que no puedo hacer nada más. Así pues aquí va mi avalancha de preguntas y posiciones absurdas en las que creo. Desacredítenme cuando quieran, si es que tengo alguna acreditación. La verdad es que no lo se.

¿Quién determina que una persona esta enferma mentalmente hablando?
¿Ustedes?
¿Las familias de los afectados?
¿Las instituciones publicas?
¿Los juzgados?

Recuerdo el concepto de salud mental…
Y aún no se ponen deacuerdo sobre él.
Pero el más simple que recuerdo se apoyaba es la falta de enfermedad.
Y en no hacer mal a los demás, ni a uno mismo.

¿Están ustedes seguros de que los enfermos son los que son?¿Seguro?
¿Qué hacen como expertos cuando el enfermo tiene poder?
¿Cuándo es un hombre de la jerarquía estructural; y toma decisiones respecto a los otros?
¿Quién dictamina que un elegido mediante procesos democráticos es capaz de realizar su función?
¿Quién determina que la mentira y el engaño no son enfermedades mentales?
Bueno, perdón, actos de enfermos mentales
Actos apoyados en la no aceptación de un mismo
Y en la pretensión de ofrecer a los otros lo que quieren escuchar
Para evitar discusiones o diferencias.

¿Están ustedes seguros?
De que la mentira, el engaño, la codicia, la avaricia...
No son actos de enfermos mentales
Que están machacando a los demás
Por tener un ego desmesurado
Que solo se apoya en destacar en lugar de en SER.

¡Seguimos sin haber aprendido nada!

¿Quién evalúa la incompetencia para ser rico?
O la incompetencia para se un representante de la
democracia
El representante de la democracia lo hacen las urnasY los votantes que, normalmente, son manipulados con los medios de masas.
Pero al menos intervienen muchas personas.


Pero ¿Un rico es competente?
¿Quién evalúa su competencia como persona con poder?
¿No es un nuevo perfil de dictador camuflado?
¿O siempre han sido los dictadores?
Y, curiosamente, a todos nos gustaría serlo.
¿Curioso?

Saben que es lo que ocurre
Sres. Expertos…
Que nos han tomado el pelo.


¿Avaricia y codicia no son consideradas enfermedades mentales?
¿Y eso?
¿Un afán de posesión y lucro ilimitado no constituye una enfermedad?
Concho. No me había dado cuenta.
Que torpe soy.
Resulta que estoy loco.
Pobrecito de mí.

Resulta que tenemos mil millones de contemporáneos pasando hambre
Y necesidad…
Y en lugar de ayudarles a levantarse
Y a ganarse la vida dignamente.
Porque sus gobiernos, por las razones que sean (que son muchas),
Son incapaces de levantar a su país…

En lugar de eso…
¡Ayudamos a los bancos!
Para que continúe el sistema elegido.
Un sistema que está en crisis porque en el fondo
les interesa a muchos de los ricos
para bajar costes, por ejemplo, de mano de obra.
Encima no somos muy criticos con los ricos
porque nos han inoculado el mito de la riqueza.
¡Todos queremos ser ricos!
Casi todos...

Y el rico hace lo que le sale de los mismísimos…
Interesante…
La verdad es que estoy loco.
Pobrecito de mí.

Saben lo que les digo
Señores Psiquiatras y psicólogos…
Que solo tengo el verbo y las letras para patalear
Y es lo que voy a usar hasta que me callen o me silencien
O me desacrediten.
Lo cual les resultara muy facil.

¡Diagnostiquen y traten!
Hay una nueva enfermedad mental
Y se llama codicia.


Nadie había oído hablar de ella.
Nadie.