2 de mayo de 2009

La Mofa me Provoca.

Hoy le toca el turno al orgullo, a la mofa y a la violencia verbal. En mi inútil pelea con el mundo y con el ansia desmedida de pataleo verbal, estoy teniendo enfrentamientos que no esperaba. Al menos en intensidad y magnitud. En mi ilusión egocéntrica esperaba que las palabras o actos referidos a una persona en concreto, en este caso J, pudiesen extenderse más allá de la mofa. Concepto del que había oído hablar pero del que desconocía su significado.
Hoy mismo con J, un vecino experto en la elocución y oratoria, he tenido un enfrentamiento. Queriendo hacer un chiste en una argumentación sobre la lealtad se ha ofendido, ha argumentado que si me estaba mofando de él y la conversación, algo elevada de tono por el perfil verbal de los dos, ha terminado con su orgullo dañado por su parte, cuando él ha expresado:
-¿Te estas mofando de mi?
También ha terminado en un acojonamiento por mi parte al ver que, nuevamente, estaba metiendo la pata hasta el corvejón. Pasándome unos cuantos puertos sin saberlo. Todo como consecuencia de una pregunta ácida y una broma.
Este ha sido el incidente verbal:

¿No piensas que tiene que haber conceptos situados por encima de la Lealtad? Y me alejo un metro de ti por si me pegas…

Reconozco que he querido hacer un chiste pero en mala hora; y en mal momento. En mala hora se me ha ocurrido porque la conversación era carismática e importante. J piensa, en su vejez y su pelea con el mundo, que el verbo y la palabra no sirven para nada ni van a cambiar nada. Me ha dado ejemplos de hombres con reconocimiento histórico que hablaban de nuestras contradicciones como humanos. Reconoce que esos eruditos del pasado ya sabían que el poder de nuestro mundo estaba en manos de avariciosos, ególatras, egoístas, pendencieros, envidiosos, y demás osos. Y, pese a lo que dijeron y escribieron esos visionarios, seguimos cometiendo los mismos errores y estupideces.O sea que no hemos aprendido nada con los milenios. Al menos a nivel humano.

Se entiende, entonces, que este pataleo verbal (que están ustedes leyendo) no va a servir absolutamente para nada. No servirá para nada, ni ahora, ni nunca. Somos lastimosos. Probablemente esto que escribo sea un nuevo mojón y una nueva pataleta verbal de un niño pequeño (o sea yo).Un niño que ha decidido expresar que las únicas soluciones para cambiar las cosas, son transformar nuestra propia conciencia y nuestra realidad.
Un niño pequeño que esta esparciendo la mierda para después tener que limpiarla él mismo; y poco más. Que esta moviendo las heces de nuestro mundo mental para, solamente, llenarse y tener que pagar las consecuencias en solitario.

Llamémosle, a lo que necesitamos, auto transformación. Pero, lo siento, eso nunca va a ocurrir. Porque somos “Homo Estupid” o , como dice mi vecino J, algo no funciona en nuestros cerebros.
Es cierto ¡Algo falla!
¡Algo falla!
¡Señores! , por ejemplo, se nos ha olvidado la ética.
Se nos ha olvidado el pensamiento crítico.
Se nos ha olvidado pensar más allá de nuestro ombligo.

Muchos de mis congéneres no saben lo que es el pensamiento crítico. A nadie le gusta que le rebatan las ideas que tiene firmemente asentadas por su experiencia y por sus decisiones ya tomadas. Ideas asentadas en el pasado.

¡Somos unos mojones con patas!
¡Señores!
¡Y el primer mojón!
¡Ese!
¡Ese soy yo!

Siento esta antiestética, en pos de una búsqueda de principios éticos que apoyen el bien de todos y no el bien de unos pocos.
No puedo renegar de mi especie. Pero me resulta lastimosa y apestosa. Viene a ser como vivir en una pocilga rodeado de congéneres, excrementos y vallas que, si las saltas, van a dar a una nueva pocilga con vallas y otros cerdos. Aunque puede ser que la nueva pocilga sea más grande aún y las vallas más altas…
¿Seremos capaces de evolucionar y ser auténticos de una vez por todas?

¡Ni de coña!

Mientras no seamos capaces de aceptar la verdad de los otros, respecto a nosotros, y de resolver las diferencias dialogando.

En estos momentos tengo miedo hasta de dialogar. Pueden producirse explosiones de orgullo y ofensa.
¿Orgullo?
¿Ofensa?
¿Eso que es?
¿Dignidad?
No entiendo nada...
Seguramente yo sea un estúpido elevado a alguna potencia de base diez.
¡Estamos perdidos en el estado actual!
¡Y yo estoy perdido pero grito!
¡Escribo para nada y para nadie!
Pero no tenemos remedio.
Llevamos muchos años de "aquesta" manera.
Llevamos mucho tiempo haciendo las mismas tonterías y dominados por los mismos principios de poder:

La razón es mía.
Ese tipo esta equivocado.
Aquel personaje es un estúpido o esta loco.
Esto, esto es mío y solo mío.
¡No me ofendas!
¡Tengo miedo!
Que cada uno se labre su campo
¡Que no falten los mitos!
¡Vivan los ídolos!

¡Los mitos deberíamos ser cada uno de nosotros!
¡Todos deberíamos ser importantes para Todos!


Sopesar
Ponderar
Dialogar y cambiar a mejor.


Acabaré siendo un ermitaño.
Y, seguramente, moriré solo
¡Que miedo!
¿Verdad?

Estar solo por decir lo que se piensa
Y por ser transparente.
Mediante las letras y los caracteres.

De todas formas; si hay un cambio respecto al pasado…
Creo que hay mayor número de personas que entienden que nos están estafando; pero, por el contrario, estamos más separados y atomizados que nunca. ¿Que curioso?
¿Cambiaremos algún día este mundo a mejor?
¿Haciéndolo más solidario?
Y dejando de fomentar la estupidez, apoyada en nuestros más bajos instintos del pasado biológico.
¿Fomentaremos nuestras cualidades más empáticas, apoyadas en la ética y lo mejor de cada persona y cultura ?
¿Para cambiar nuestra realidad más allá de la actual?

Y cuando digo realidad me refiero a la de todos.
Independientemente de la raza, del sexo, de la cultura,del lugar de nacimiento,...

¡Creo que no! No habrá cambios a mejor.

Desde hace más de dos mil años se han presentado fórmulas de mejora de nuestra condición de Homo Estupid.
¡Pero nunca conseguiremos dejar la estupidez atrás!
Nos persigue.

Lo siento. Me gustaría expresar lo contrario.
Pero lo dicho es lo que siento.

¡Este mundo no funciona!Hay que cambiarlo a mejor por las vías de la paz y del diálogo.

Quizás debamos mofarnos de nosotros mismos.
Porque esta vida, en muchos sentidos, es una comedia.

Constantino Carenado  ,un loco de las palabras.

N.B. Por cierto...Un par de horas después del incidente fui a hablar con J. ,el vecino, para disculparme. Aceptó las disculpas sin problemas y dijo: Esta actitud dice mucho de tí.
Le expliqué que suelo bromear mucho en conversaciónes carismáticas con mis amigos y que apliqué el mismo esquema con él. Es decir,que me equivoqué al bromear de esa manera.

1 comentario:

  1. EL VENGADOR LITERARIO23/5/09 13:33

    ¡PAZ Y AMOR!, ¡PAZ Y AMOR!...Y A ALBERTO REAL PÁSALO...POR LA QUILLA.

    ResponderEliminar