5 de abril de 2009

Risas Perpetuas

ES PARA REIRSE ETERNAMENTE.

Vivimos tiempos de liberación. Liberación de la mujer entre otras teóricas liberaciones. Sinceramente tengo que reírme ante la expresión. Sé que esto que he dicho es políticamente incorrecto; y lo que voy a decir a continuación más aún. Sobre todo si es interpretado a conveniencia del que quiera, o la que quiera, criticarme o machacarme vilmente. Tienen mi permiso verbal. Me da igual lo que digan, pero tienen derecho a expresarse igual que estoy haciéndolo yo. Hablen, escriban, piensen…Por favor.
Expelo una gran carcajada cuando escucho la expresión: Liberación de la mujer.
¿Liberación?
Vuelvo a reírme. Porque es una pantomima. Habría que reflexionar sobre si la especie, no digo hombre porque me machacarían verbalmente de nuevo, esta liberada.
¿Esta ust@d liberado? (no se como se lee esto, así que no voy a utilizar la formula @ en más ocasiones)
¿Esta usted, persona humana independiente del sexo y de la condición social en que se encuentre, liberado? ¿Se ha planteado si es un esclavo? Un esclavo moderno que no ve las cadenas, no ve a los nuevos señores.
No ven ustedes que nos entretienen y el capital y el poder de decisión esta en mano de unos pocos. No ven ustedes que son libres los sinvergüenzas, los ladrones, los violadores,.. ¿No lo ven?
No observan que sigue habiendo unos mil millones de personas, seres humanos como usted y como yo, pasando necesidad, hambre y guerras (lo peor que podemos ofrecer y presentar como especie de carácter estupido).
¿Estamos liberados realmente? Vuelvo a reírme.
No observan que los sinvergüenzas toman decisiones que afectan a la comunidad. ¿No lo ven? No ven ustedes que los desvergonzados y egoístas amplifican su codicia sin límite usando el esquema de la máxima optimización de beneficios. ¿No lo ven? No ven que cuando una burbuja, que ha estado hinchándose muchos años, explota en la cara de los trabajadores y empresarios, los primeros se quedan sin trabajo y el empresario que ha estado ganando dinero se queda con lo suyo hasta que el terreno esta preparado otra vez para la siembra. No obstante, no puedo decir eso de todos los empresarios, seria injusto porque todos los empresarios no tienen éxito económico–creo que se dice así-.
No nos merecemos el calificativo de homo sapiens–sapiens. NO. El termino mas correcto para nuestra inteligente especie es el de homo-estupid .Ese es el mas apropiado y correcto. Solo somos capaces de ver nuestro ombligo; el de los demás nos importa un badajo (no se me ocurre un sinónimo apropiado).
Ahora voy al grano sencillamente con estas letras:
Ante esta crisis deberíamos plantearnos no mantener el sistema, sino reformarlo desde su base. Y ya. Es el momento de ejercitar nuestra inteligencia y libertad. ¡Ya! Y de una forma totalmente pacifica.

Primer paso….Especuladores a tomar por saco. A tareas que no afecten a la comunidad. A los otros; esos que están a diez metros, a dos mil kilómetros, o a cuarenta mil kilómetros de nosotros.

Segundo paso… demHipócritas y manipuladores a trabajar en tareas que no influyan en la vida de los demás seres queridos. O sea; todos los seres de este estupido planeta. Todos sin excepción. Porque a todos nos quiere alguien y todos somos importantes para alguien que, sencillamente, nos quiere o ama – a veces ciegamente (chungo, pero es otro tema muy estudiado por filósofos contemporáneos)-.

Tercer paso… Que los que decidan por los demás, los hombres “pospoliticos” y “posempresarios”, sean honrados, equilibrados, sensatos, sinceros y decididos. Esos son los lideres justos y necesarios. Los mejores lideres de si mismos y de nadie más. Hombres libres de políticas y de intereses de otros (y cuando digo intereses de otros me refiero a especulación).Hombres que existen y no quieren chupar del bote. Hombres sin ideología que limite sus actos volitivos.

Cuarto paso… Se acabaron los ídolos. Ya no hay ídolos. Todos son seres normales con una cualidad específica que les hace especiales para estar al servicio de la comunidad. Se acabo el concepto de éxito. Ha caducado. El hombre nuevo es él. Y tiene una capacidad de dialogo infinita.
Puede parecer comunista mi perspectiva. Un mojón para todos los comunistas. Es un grave error la ideología porque todos no somos iguales, tenemos que complementarnos no igualarnos porque no todos tenemos las mismas cualidades o, si prefieren, virtudes. Tienen que ser hombres libres de tópicos, o que intentan constantemente estar libres de ellos. Hombres sujetos a la ética, el respeto a la vida y multiculturales.

Quinto paso… Valoración del ser y desaceleración de la imagen física que es básicamente manipuladora. ¿No eran guapas las mujeres gordas hace cien años? …Con esto no niego el deporte ni el ejercicio físico. No me refiero a eso. Entiéndanme bien. Todos saben que se valora más la apariencia que la forma de ser. Mi idea va por ahí.

Sexto paso…Aquellos que no controlen la codicia y sean oportunistas y especuladores no deberían ser valorados socialmente ni tener el capital. Los “hombres buenos” están en desventaja total ante ellos. Los codiciosos, egoístas, mentirosos, especuladores…Todos aquellos que son “hombres normales” devoran sin piedad a “los buenos” machacándolos con su armamento desproporcionado y sin ética ni principios realmente loables (literalmente se los comen vivos). El “hombre bueno” piensa en los otros y el “hombre normal” (el que suele tener el poder de decisión sobre los otros seres humanos) solo piensa en sí mismo; en perpetuarse en el poder económico o político. El “hombre normal” no se acuerda de los demás a no ser que sean amigos, amantes o familiares. Y algunos “hombres normales” no se acuerdan ni de esos seres conocidos o queridos.
En fin, seguramente todo lo dicho es pura estupidez y muchos humanos
(homo sapiens-sapiens) han planteado argumentos parecidos a estos antes que yo.
Seguramente sigamos demostrando nuestra estupidez mucho tiempo.
Seguramente confirmemos al futuro que somos“homo-estupid “.
Ojalá nos demos cuenta pronto de que nos hemos equivocado al valorar socialmente más al ser humano instintivo y posesivo que al ético y racional.
El ético y racional es aquel que sopesa las propias necesidades y las de los demás; las de los otros; las de los conocidos y las de los desconocidos. Es el “hombre bueno”. ¡Busquémoslos! Porque hay muchos, y no me extrañaría que alguno de ellos sea un ermitaño o un misionero.

Pese a todo. Gracias por estar aquí.

N.B.
Lo de la liberación de la mujer, en este texto, era una simple provocación verbal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario